La Fundación de la ONCE despide a todas sus mediadoras de sordoceguera para mantener la «viabilidad económica»


La Fundación ONCE para la atención a personas con sordoceguera ha despedido esta semana a todas las mediadoras que prestaban servicios en España. Un total de unas 90 personas trabajadoras.

Esta medida, además, deja sin atención a más de 500 personas sordociegas y a sus familias, que dependen necesariamente de esta labor para hacer sus tareas cotidianas.

La decisión fue trasladada a través de un comunicado por correo electrónico durante las vacaciones de Semana Santa. En el comunicado se decía literalmente que «la realidad que estamos viviendo hace inviable mantener una situación que, de prolongarse en el tiempo, pondría en peligro nuestra estabilidad económica y, por ende, la continuidad de nuestra Fundación».

Dan por cerrado el curso escolar a pesar de que no se ha dado ninguna directriz desde las instituciones gubernamentales al respecto.

La empresa establece la finalización de los contratos a partir del día 15 sin ningún compromiso firme ni por escrito que garantice a estas profesionales recuperar sus puestos de trabajo en septiembre, cuando se supone que comenzará el nuevo curso escolar.

Sindicatos como CGT han denunciado esta decisión y lo han manifestado a través de este comunicado.

Diario16