Miles de madrileños esperan 7 horas por una bolsa de comida: “Esto es peor que en 2008”


Foto: Vecinos hacen cola en Aluche para recibir bolsas de comida. (AV Aluche)
Vecinos hacen cola en Aluche para recibir bolsas de comida. (AV Aluche)

Los barrios más pobres de la ciudad entran en situación crítica mientras Madrid tiene garantizados 10 días más de aislamiento estricto

La madrugada del sábado, miles de vecinos de Aluche, un barrio del sur de Madrid, desafiaron el confinamiento y se plantaron en mitad de la calle. Los primeros llegaron a las 4 de la mañana y no se fueron a casa hasta pasadas las 11. Siete horas de cola para recibir una bolsa con arroz, aceite, huevos, harina y un puñado de judías verdes y manzanas. Solo los 400 primeros tendrán, además, un kilo de pollo. Y para los que tienen niños un botecito de Nesquik o Nutella. La comida para toda la semana.

Los reparte la Asociación de Vecinos de Aluche, que se ha tenido que movilizar porque la situación de muchas familias de Aluche es crítica: “Nosotros somos una asociación de vecinos normal, organizamos actividades, charlas y cursos para mayores, así que cuando empezó el confinamiento cerramos, no tenía sentido seguir abiertos”, dice Ana del Rincón, miembro de la junta directiva. “Pero a partir del día 12 de marzo empezaron a llegarnos correos preguntando dónde se podía recoger comida, porque este es un barrio obrero y muchas personas trabajan limpiando en casas o cuidando ancianos o niños, sin contrato“, dice. “Son gente que vive al día y que de la noche a la mañana se han visto con 0 euros de ingresos y una familia que alimentar”.

La fila de vecinos en la calle Quero.
La fila de vecinos en la calle Quero.

Como ya hicieran en la crisis de 2008, Del Rincón y el resto de la asociación empezaron a moverse para recolectar comida y repartirla entre los vecinos durante los fines de semana: “Esperábamos 40 ó 50 familias, pero la situación nos ha desbordado. La primera semana repartimos 263 bolsas, una por familia, la segunda 416 y la tercera 520“, dicen desde la asociación.

Para el cuarto reparto de comida, el pasado sábado, las más de 700 familias formando una cola interminable alertaron al barrio. La mayoría se tapan la cara con gafas de sol y gorras para paliar la vergüenza de no tener para comer. “Estará contento El Coletas, estamos en Aluche pero esto ya parece Venezuela“, dice un vecino que grabó un vídeo de la situación que se ha vuelto viral. “No conocemos a la persona que lo ha grabado, pero lo que se ve es totalmente real y le agradecemos que nos haya ayudado a hacer visible esta situación”, dice Ana del Rincón, “esta situación es mucho peor que la de 2008. Aquella fue una crisis que no le tocó a todo el mundo, y se resintió sobre todo el consumo, pero esta afecta a todo el mundo y es una crisis de hambre“.

Estamos viendo todos los sábados a ancianos, de más de 80 años, aguantar horas de pie por una bolsa de comida, muertos de vergüenza. Es dramático, la sociedad no es consciente de que esto está sucediendo ya”, dice Ana del Rincón.

Desde Aluche denuncian que han intentado en varias ocasiones que el ayuntamiento les echase una mano, pero que no han recibido respuesta hasta esta tarde, cuando el vídeo ha empezado a correr por WhatsApp. “Les pedimos que nos dejaran usar el gimnasio de un colegio que tenemos al lado para almacenar alimentos y no quisieron, porque dicen que van a hacer obras en julio. Después les pedimos ayuda, del tipo que fuese, y tampoco respondieron. Lo que sí hicieron, por cierto, fue derivarnos a 26 familias a través de los servicios sociales, porque ellos también están desbordados”.

Sin embargo, la solidaridad ha llegado por otras vías. Mercamadrid les sirve productos perecederos todos los viernes y el Banco de Alimentos les dona lo que puede. Además, cientos de vecinos se han lanzado a donar y, en solo una semana, la asociación ha recibido 24.000 euros. “Es una barbaridad, estamos impresionados con la movilización de nuestros vecinos. Nunca habíamos tenido tanto dinero, pero estamos gastando más de 7.000 euros cada semana, aguantaremos hasta junio”, dice la vecina de Aluche. Han abierto una cuenta para ingresos y también reciben alimentos no perecederos.

Del Rincón denuncia que las instituciones “se han puesto de lado” ante esta crisis y que están actuando como si el problema no existiese. “Esta gente es pobre y no tiene voz. Además, a ellos les da vergüenza protestar, lo pasan muy mal porque es un trago amargo salir en los medios a reconocer que no tienes qué darle de comer a tu bebé, como nos está pasando últimamente. Pero son nuestros vecinos y no vamos a dejar que pasen hambre mientras podamos”, dice Del Rincón.

El contenido de las bolsas que se reparten en Aluche.
El contenido de las bolsas que se reparten en Aluche.

Desde el ayuntamiento explican que el 23 de marzo se habilitó una partida presupuestaria de 230.000 euros para repartir comida entre los más mayores hasta junio, además de otra de medio millón vinculada a la duración del estado de alarma. También quieren responder a las acusaciones de Del Rincón: “La Asociación de Vecinos de Aluche solicitó un local para almacenar alimentos y se les concedió un aula del Centro Cultural Fernando de los Rios, actualmente cerrado pero con personal que lo puede abrir. Dijeron que ese centro no les venía bien y proponían el gimnasio del Colegio Aluche pero tiene obras previstas de forma inmediata. Siguen teniendo a su disposición el local del CC Fdo de los Ríos. Además, de forma reiterada el concejal le ha pedido a esta asociación que le hiciera llegar el listado de personas a las que están atendiendo para hacerlo desde el distrito porque hay recursos para ello y se han negado”, indican fuentes municipales.

Empiezan a caer los barrios obreros

No solo en Aluche comienzan a perder pie. En otros barrios obreros de la capital, como VallecasOrcasitasCampamento o Lavapiés, las asociaciones de vecinos también han tenido que ponerse manos a la obra ante la inacción municipal. Cáritas, a través de las parroquias, y el Banco de Alimentoshan notado un repunte del 30% en las peticiones de alimentos y, si no reciben ayuda institucional, pronto se verán colapsados.

El PSOE y Más Madrid han solicitado la creación urgente de una Mesa de Emergencia Alimentaria para coordinar el movimiento vecinal de apoyo. Si bien no se esperan movimientos hasta el 18 de mayo, fecha en la que se reanudan los plenos municipales, la difusión de estos vídeos podría servir para movilizar recursos en los próximos días. Según una reciente encuesta realizada por el Ayuntamiento de Madrid, el 38% de las familias madrileñas ha visto sus ingresos reducirse durante el encierro y se prevé que una de cada cuatro se vea obligada a solicitar ayudas sociales en los próximos meses.

El Confidencial