VENTA DE LA CÁRCEL DE SAN ANTÓN (CARTAGENA). UN ESPACIO PÚBLICO PARA LA MEMORIA


sin-titulo-1

CARTA AL ALCALDE DE CARTAGENA

EN RELACION CON SU ACTITUD INSTITUCIONAL ANTIMEMORIALISTA Y SUS DECLARACIONES  ANTE LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN EN RELACIÓN  CON LA VENTA DE LA CÁRCEL DE SAN ANTÓN

Sr. Alcalde.

Sus recientes declaraciones en relación con las demandas de la Plataforma “LA CÁRCEL NO SE VENDE”, planteadas al Ayuntamiento para la conservación, rehabilitación y proyección de la antigua Cárcel de San Antón, como espacio cultural abierto de titularidad municipal, con un espacio dedicado –sin cuantificar- a la Memoria Democrática, han sido respondidas por usted ante los medios de comunicación, de forma incompatible con los principios elementales de veracidad, ecuanimidad y racionalidad, que cabe esperar de una persona que ostenta la máxima representación local.

Carga usted públicamente contra la Asociación Memoria Histórica de Cartagena (MHC), atribuyéndole la intención de convertir la Cárcel en un museo de la Memoria Histórica. Y eso no es así, por cuanto la pretensión documental y corporativamente expresada ante usted por la Plataforma “La Cárcel no se vende”, de la que forma parte MHC, es que el Ayuntamiento no enajene a beneficio de intereses privados, una parte tan relevante del Patrimonio Histórico de la ciudad, y que éste pase a ser disfrutado por la ciudadanía como un espacio común para el enriquecimiento compartido entre las asociaciones, los vecinos y, cómo no, reservando un espacio para el conocimiento y divulgación de la Memoria Democrática de Cartagena, tan importante.

Desde la Federación de Asociaciones de Memoria Histórica, sentimos estupor e indignación por la forma injusta con la que usted se dirige a MHC en medios públicos, llegando su actitud a incurrir en un auténtico insulto descarnado a la memoria de los cartageneros y cartageneras perseguidos, encarcelados y asesinados por el franquismo, al referirse de forma ignominiosa a que “dejemos en paz a sus muertos”, cuya interpretación despectiva no precisa de mayor explicación.

La Cárcel de San Antón, como Espacio de Memoria Democrática, debe tener un uso público también, digno y acorde con su pasado. Un uso cultural, social, pedagógico, de homenaje y reivindicación de los Derechos Humanos y democráticos. Para todos los cartageneros y cartageneras, para todas las personas que visitan esta ciudad.  Este edificio, Patrimonio Público, es del común acervo histórico y cultural de las democracias occidentales, que han sufrido a lo largo del siglo XX la dominación y la ocupación de regímenes totalitarios, y solo hay que visitar  ciudades como Berlín, París, Amsterdam o Bruselas, para tomar conciencia de ello.

Al contrario que hace usted, las corporaciones municipales de estos y otros países europeos, presididas por personas concienciadas en el valor de la lucha por los valores democráticos han sabido poner en valor este patrimonio y revertir hacia la sociedad su legado.

Su actitud personal en cuanto al significado de la Memoria Democrática, invade su acción institucional, llevándole a proclamar sin ningún reparo su oposición a cuanto aquella representa,  en un país en el que todavía no se ha resuelto ni con Verdad, ni con Justicia ni con Reparación, las consecuencias de la Guerra Civil y de la posterior Dictadura, un país en el que la impunidad de aquellos crímenes es materia de crítica severa por las Naciones Unidas.

Lamentamos tener que elevarle con este escrito nuestra más enérgica protesta y decepción, ya que confiábamos que el espíritu de renovación democrática, con el que se han proclamado recientemente los Ayuntamientos, estuviese representado y liderado por sus alcaldes, pero por desgracia para Cartagena, en esta materia usted no es uno de ellos, al menos mientras mantenga una actitud de hostilidad manifiesta hacia lo que representa la movilización popular cartagenera en la defensa de su patrimonio inmobiliario, histórico y cultural, y la exigencia de conservar en la Cárcel de San Antón, un espacio para recordar y difundir la Memoria Democrática que usted elude.

Esta Federación, se solidariza con la asociación MHC, con la Plataforma “La Cárcel no se vende” y con los movimientos ciudadanos cartageneros, en su demanda para que no se expolie el Patrimonio Público en beneficio de entidades privadas, porque no hay mayor rentabilidad social que convertir a los ciudadanos de Cartagena en  beneficiarios exclusivos de los bienes públicos, que usted  como Alcalde de Cartagena, debería garantizar y promover.

 Murcia, a 2 de febrero de 2017