Carmena se desmarca de Ahora Madrid y vota con el PP y C’s una propuesta sobre Venezuela


La alcaldesa de Madrid se ha mostrado a favor de recibir a la familia del opositor Leopoldo López en contra de la opinión de su grupo

Carmena se desmarca de Ahora Madrid y vota con el PP y C's una propuesta sobre Venezuela EL MUNDO
Carmena se desmarca de Ahora Madrid y vota con el PP y C’s una propuesta sobre Venezuela EL MUNDO

La alcaldesa de Madrid se ha desmarcado este martes de su grupo en una votación en el Pleno de la capital sobre Venezuela. En concreto, Manuela Carmena se ha mostrado a favor de recibir a la esposa y los padres del opositor Leopoldo López en contra de la opinión generalizada de Ahora Madrid, cuyos miembros mayoritariamente se han abstenido o han votado en contra.

Así, en una escena inédita hasta la fecha, la primera edil se ha alineado con el PP -el partido que ha llevado la propuesta a la Cámara de Cibeles- y Ciudadanos.

En la bancada auspiciada por Podemos sólo ha levantado la mano junto a la regidora su ‘número 2’, Marta Higueras, que no simpatiza públicamente con ninguna de las familias que componen la formación para la que trabaja.

Ésta es la tercera vez en lo que va de legislatura que, a instancias del PP, se vota en el Pleno de la capital una propuesta relativa a la situación política venezolana. Como en las anteriores ocasiones, en uno de los puntos a debate seis concejales de Ahora Madrid (Mauricio Valiente, Carlos Sánchez Mato, Montserrat Galcerán, Pablo Carmona, Rommy Arce y Yolanda Rodríguez) han manifestado una opción distinta a la de los otros 14 concejales de su grupo.

En concreto, los ediles tradicionalmente ‘díscolos’ han votado en contra de exigir a las autoridades del país latinoamericano la liberación de López, Antonio Ledezma y de “todos los demás presos políticos”. Sus compañeros, al igual que el resto de la Corporación local, en cambio, se han mostrado a favor.

La sorpresa ha llegado en el momento de posicionarse sobre la invitación de los allegados del líder opositor “a una recepción con la alcaldesa y representantes de todos los grupos municipales en la que se les mostrará la solidaridad de los madrileños” con su familiar encarcelado. Ahí ha sido cuando Carmena e Higueras se han distanciado por primera vez de su partido para alinearse con los representantes del PP y de Ciudadanos en bloque.

En ese punto, el delegado de Salud, Seguridad y Emergencias, Javier Barbero, se ha sumado al grupo de los seis díscolos de su partido para posicionarse en contra de ese encuentro. Los otros 11 concejales de Ahora Madrid y el PSOE se han abstenido.

La votación que ha desgajado más que nunca al partido de Gobierno municipal ha venido precedida de un tenso debate en el que los representantes cada formación ha defendido con firmeza sus posturas. En el PP han querido denunciar “la vulneración de los derechos en Venezuela” para comprobar si Manuela Carmena, al igual que cuando en este mismo foro comparó a Donald Trump con Adolf Hitler, sigue pensando que “el silencio a veces es culpable”.

“El líder de Podemos dice que pedir la liberación de López es echar leña al fuego y el líder de IU dice que López está en la cárcel por ser partidario de la sangre y por golpista. Mientras, ambos llaman demócrata a Arnaldo Otegi y piden la liberación de violentos machistas como Andrés Bódalo”, ha defendido el ‘popular’ Percival Manglano.

En su turno de palabra, Rita Maestre, en representación de Ahora Madrid, ha pedido al PP que “sea coherente y que utilice la misma vara de medir” en todos los casos. “Los derechos humanos no sirven sólo para los que no nos gustan, tienen que servir como un elemento que nos vincule a todas las instituciones, gobierne quien gobierne. Nosotros nos aplicamos el cuento; espero que ustedes también lo hagan”, ha remarcado.

Sin embargo, la visión oficial del grupo se ha resquebrajado en el momento de la votación. Aunque habitualmente son los portavoces de cada partido los que se manifiestan en representación de los suyos (no hay voto individual), cualquiera de los miembros de la Corporación local puede solicitar que el proceso se haga a mano alzada, una posibilidad por la que opta la oposición cuando quiere evidenciar las fracturas ideológicas del equipo de Gobierno. Y en esta ocasión las heridas han supurado más que nunca.

El Mundo