Ian Gibson: “Una república federal sería lo más idóneo”


El escritor e hispanista, Ian Gibson, presenta su libro Aventuras Ibéricas

El hispanista y experto en historia contemporánea Ian Gibson rememora sus recuerdos y sus años en España en el volumen Aventuras ibéricas (Ediciones B), un repaso a las cuestiones sobre las que ha reflexionado desde 1957, año en el que el autor de origen irlandés llegó por primera vez al país.

“Una república federal ibérica sería lo más idóneo para la península, que tiene una maravillosa mezcla de sangres, etnias y culturas, y no explotarlo sería un error”, sentencia Gibson durante una entrevista concedida a Europa Press con motivo de la publicación de este libro.

“Me gustaría que la gente leyera a Pessoa en portugués, porque Portugal está a dos pasos, e igualmente a Josep Pla. Sería interesante que se conocieran los idiomas del Estado, porque nadie sabe nada de catalán en Madrid, pero es un error porque también Catalunya tiene su historia”, señala.

Este es uno de los asuntos sobre los que este hispanista medita en Aventuras ibéricas, que según apunta no es una biografía ni un libro de viajes, sino “un cajón desastre” que aborda los asuntos que más le han atraído en lugares como los escenarios del Quijote, la desembocadura del Tajo en Lisboa, el Museo Arqueológico Nacional (MAN) o la Granada de Lorca.

Tal y como señala Gibson, llegó a España con 18 años, cuando estaba en la universidad de Dublín, con el objetivo de aprender español. Nunca había estado en un país con dictadura y lo que recuerda era el “miedo a los grises” así como la intervención de la censura en la llegada de la prensa británica al país. Finalmente, se mudó a España con su mujer y sus hijos en 1978, después de haber publicado La muerte de Lorca, que estuvo prohibido en España y no apareció en las librerías hasta la llegada de la democracia.

A su juicio, el cambio que experimentó el país desde entonces fue “tremendo”, porque pasó de sentir “vergüenza” sobre la dictadura a vivir en una “España democrática”. Además, señala que la entrada en Europa “cambió la mentalidad de la gente”, al pasar de un clima de “cierta timidez” y de “complejo” en el aprendizaje de inglés y francés, a uno de “confianza”.

En este sentido, señala que le horroriza el brexit, lo que considera “un error garrafal” y “una torpeza”, y celebra que en España nadie hable de abandonar la UE, sino que, al contrario, todo el mundo quiere permanecer y participar. Preguntado por sus ánimos para continuar escribiendo sobre Lorca, señala que todos los días “afloran” sus versos, pero no se ve “capaz” para iniciar nuevas líneas de investigación.

Gibson no se plantea “en absoluto” abandonar España, un país que le fascina por la “variedad de climas y culturas” y del que le queda “mucho por descubrir”. Sin embargo, admite que aún hay aspectos que le cuestan, como la incapacidad de los españoles para escuchar. “Hace falta más diálogo y menos algarabía, porque una conversación sirve también para aprender”.

Noticias de Gipuzkoa