Celebrada con gran éxito la asamblea informativa de la Plataforma en Defensa del Hospital Público de Móstoles


Más de medio millar de vecinos acuden a la asamblea informativa de la Plataforma en Defensa del Hospital Público de Móstoles de la que forman parte activa los compañeros de la Agrupación Republicana de Móstoles (ARM) y de Socialismo Mostoleño (SOMOS)

Cuando la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid (PP) anunció su intención de convertir 130 camas del Hospital Universitario de Móstoles en camas de media y larga estancia no contaba con la naturaleza y tradición combativa del pueblo mostoleño. Ahora empieza a ser consciente de ello.

El pasado 28 de abril, nada más conocerse la pretensión de la Consejería, cerca de mil personas acudieron a la llamada lanzada desde la Plataforma en Defensa del Hospital Público de Móstoles (formada por los profesionales del centro, vecinos/as y organizaciones externas) dando un ejemplo de respuesta unánime, firme y contundente que no pasó desapercibida. Tampoco faltaron a la cita los representantes institucionales de los partidos de gobierno local, algunos diputados, así como el Alcalde de Arroyomolinos, municipio igualmente afectado por la maniobra del PP.

Y es que la decisión anunciada no implica únicamente una transformación de buena parte de las camas disponibles en el hospital público en camas de larga ocupación, sino que implica una apuesta decidida por convertirlo en una residencia hospitalaria destinada a pacientes “poco rentables” desde el punto de vista económico, desviando los casos menores, con ingreso y salida rápidos, al Hospital Rey Juan Carlos, de gestión privada para mejorar su imagen ante la población (más agilidad en la gestión de pacientes, menos lista de espera) lo que, acompañado de una mayor inversión, permiten convertir el Hospital Rey Juan Carlos en una empresa muy rentable (ya que a mayor demanda, mayor beneficio económico podrá percibir la empresa gestora de parte de la Consejería y el Ministerio de Sanidad) que es el verdadero objetivo del PP.

La concentración del día 28 de abril no pasó desapercibida por la Consejería de Sanidad que, viendo la masiva movilización popular, anunció la paralización del proyecto de las 130 camas. Así lo proclamó el Alcalde de Móstoles desde el balcón del Ayuntamiento durante el pregón de fiestas del 2 de Mayo, siendo entendido esto como una victoria por la mayoría de la población.

Sin embargo el anuncio no se traduce en el abandono de las intenciones de perjudicar la sanidad pública para desviar recursos a la privada, y la Plataforma en Defensa del Hospital se vió obligada a convocar una asamblea informativa para exponer ante el pueblo de Móstoles que el ataque a su sanidad sigue, quizás de forma más sutil y menos evidente, pero la lucha ha de continuar.

Para ello, se convocó un acto informativo en el Teatro de El Bosque de Móstoles, recogiendo el ofrecimiento del Alcalde de Móstoles, el día 17 de Mayo, con la participación de los profesionales de la Plataforma y el apoyo político del gobierno local y los grupos parlamentarios de PSOE y Podemos en el Congreso y en la Asamblea de Madrid.

Las expectativas de la convocatoria se quedaron pequeñas. El teatro más grande de Móstoles también. A pesar de que la convocatoria sólo había sido difundida a través del boca a boca y redes sociales, más de 600 personas abarrotaron las butacas, pasillos y escaleras del espacio al grito de SANIDAD PÚBLICA. Gritos que se convirtieron en silencioso asombro cuando las profesionales hospitalarias fueron desgranando los datos que demuestran el plan de arruinar el hospital público para que la empresa gestora del Rey Juan Carlos (la alemana Helius Fresenius) pueda mejorar sus beneficios económicos.

Pero tras las exposiciones de datos por parte de la Plataforma, se dió paso a los políticos invitados al acto que no dudaron en convertir la asamblea informativa en un verdadero mitin electoral en el que PSOE y Podemos pasaron de dar su apoyo a la Plataforma a cargar contra PP y Ciudadanos, señalando su culpabilidad pero también presentándose a sí mismos como solucionadores. Y es que, aunque la presencia política sobre el escenario fue reducida previamente al acto al mínimo por parte de la Plataforma, los intentos y presiones del gobierno de Móstoles porque se diera visibilidad al tripartito local fueron constantes hasta el último momento, a pesar de haber sido informado de la decisión soberana de la misma.

No contentos con la cesión de un primer turno de palabra específico para los políticos situados en la primera fila del teatro, como gesto de apoyo al movimiento, tanto los concejales municipales de Móstoles como sus invitados (diputados de Podemos) convirtieron el evento en un acto electoral que no tardó en cansar y aburrir a buena parte del público que venía a ser informado y a expresarse y no a escuchar discursos. Algunos de estos discursos terminaron derivando en propuestas tan peregrinas como la organización de una carrera popular o un partido de fútbol benéfico, tratando de desviar la lucha popular hacia posiciones poco menos que folclóricas, sin profundidad política ni objetivos claros.  Para cuando al fin pudieron tomar la palabra los vecinos y vecinas de Móstoles  habían pasado dos horas desde el inicio del acto y buena parte del auditorio había desaparecido. Los roces y llamamientos a la censura por parte del moderador a las intervenciones de algunos asistentes no mejoraron esa sangría de asistentes.

Sin dejar de felicitar por el inmenso éxito de convocatoria, quienes participamos en la Plataforma de forma constructiva para dotarla de contenido político verdaderamente popular y transformador, hacemos de la autocrítica una seña de identidad y anunciamos que nuestros esfuerzos se redoblarán en las próximas convocatorias (la primera el Abrazo al hospital público de la Princesa el 21 de mayo a las 12 hrs ) para que el protagonismo de la defensa de la sanidad pública de Móstoles no sea ningunas siglas políticas o sindicales concretas sino del pueblo trabajador, unido por una causa digna.

Quienes sabemos que el problema no termina con la salvación del Hospital Público de Móstoles, sino que es necesaria una limpieza general de las instituciones de este régimen monárquico decadente, empezando por la jefatura del estado, no podemos dejar de animar a la participación de organizaciones y colectivos transformadores en plataformas como la que defiende nuestro hospital, para entrelazar las distintas luchas parciales, las mareas aisladas, en una corriente de agitación y lucha popular unida, sin distinción de sectores, porque el ataque al pueblo también es uniforme y el pueblo es consciente de que ya no sirven reformas parciales.

Por la sanidad pública. Por los servicios públicos de calidad. Sin ruptura, sin República, no habrá cambio.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.