Más de 600 familias de Móstoles sufren las consecuencias de la venta de sus viviendas a fondos buitre


Los vecinos están viendo alteradas las condiciones iniciales de arrendamiento o compra

Protesta por la venta de sus viviendas a fondos buitre / Plataforma de afectados por Testa de la Calle Cefeo de Móstoles
Protesta por la venta de sus viviendas a fondos buitre / Plataforma de afectados por Testa de la Calle Cefeo de Móstoles

Más de 600 familias del municipio de Móstoles que tienen una vivienda de alquiler con opción a compra en el PAU-4, sufren las consecuencias de la venta de sus viviendas a fondos buitre. Los vecinos están viendo alteradas las condiciones iniciales de arrendamiento o de compra.

Incluso algunas familias se han agrupado ya en una plataforma de afectados, como los afectados por Testa y es que están viendo como sus condiciones iniciales de arrendamiento están siendo modificadas, pasando de 400 a 700 o 750 euros el alquiler. Nos lo cuenta el concejal de urbanismo y vivienda del Ayuntamiento de Móstoles, Eduardo Gutiérrez.

Algunos de estos vecinos que quieren ahora ejercer el derecho a compra, ya que eran viviendas con opción a compra y firmaron el contrato por 7 años y finaliza ahora, no van a poder hacerlo por el elevado coeficiente de actualización que dispara el precio. Es decir, el precio que se ha trasladado a los residentes para ejercitar la opción a compra es de aproximadamente 150.000 euros, por viviendas de alrededor de 58 metros cuadros. A este precio se llega después de multiplicar el precio inicial por el llamado “coeficiente de actualización dos” aprobado por normativa de la Comunidad de Madrid. De acuerdo con ese baremo el precio de estas viviendas estaría entorno a los 2.600 euros por metro cuadrado, muy por encima del valor de mercado en la actualidad que aproximadamente se puede estimar entre los 1.800 euros y los 2.000 euros por metro cuadrado.

Ante esta situación, el equipo de gobierno de Móstoles se ha comprometido a mediar y a defender los intereses de los vecinos de Móstoles, prestándoles asesoramiento para revisar los contratos y mediando para exigir a la empresa el cumplimiento de sus obligaciones y a la Comunidad de Madrid para tome cartas en el asunto.

El equipo de gobierno ha acordado instar a las mercantiles Testa, Encasa Cibeles y Fidere a iniciar un procedimiento de negociación junto con los inquilinos de las viviendas de las que son propietarios en Móstoles para lograr una solución que permita a los mismos continuar en sus casas, bien como propietarios bien como inquilinos.

Además, en el pleno se aprobó instar a las mercantiles citadas tanto a ampliar el actual plazo de dos meses fijados para el ejercicio de la opción de compra “por entenderlo insuficiente, fijando el de seis meses para tal fin”, como a mantener las condiciones de los contratos de alquiler a quienes no ejerzan la opción a compra.

El Ayuntamiento instará a la Comunidad de Madrid a eliminar el coeficiente de actualización que se aplica para fijar el precio de la compra de estas viviendas, de forma que se apliquen precios ajustados al mercado real y actual de la vivienda en Móstoles.

cadena SER