Por qué la República en el Congreso del PSOE


Los socialistas, de nuevo, “republicanos de corazón, pero monárquicos de razón”

Campaña de Juventudes Socialistas a favor de la Tercera República. | Fuente Juventudes Socialistas.

Ha vuelto a triunfar la posición del PSOE según la cual el partido se autodientifica como: “republicano de corazón, pero monárquico de razón”. Pero sin ninguna duda, la cuestión de la República ha sido uno de los temas más controvertidos en el Congreso.

La famosa enmienda procedía del PSOE-M y de las Juventudes socialistas de Madrid, pero más concretamente, de una pequeña agrupación de barrio, la de Puente de Vallecas. Esta enmienda fue defendida con éxito por las compañeras y compañeros de Madrid en cada uno de los congresos hasta llegar al federal. ¿Pero qué sucedió el sábado por la noche? ¿Cuál es el motivo de que esta enmienda que, por el procedimiento habitual debía llevarse a plenario no llegara? ¿Quiénes negociaron y si estaban legitimados para aceptar una transaccional, siendo los representantes, pero en absoluto soberanos en la toma de decisiones? Todas estas preguntas seguramente jamás serán contestadas, pero lo que sí podemos afirmar es que la famosa enmienda de la República ha triunfado.

Ha vuelto a triunfar la posición del PSOE según la cual el partido se autodientifica como: “republicano de corazón, pero monárquico de razón”. Pero sin ninguna duda, la cuestión de la República ha sido uno de los temas más controvertidos en el Congreso.

La famosa enmienda procedía del PSOE-M y de las Juventudes socialistas de Madrid, pero más concretamente, de una pequeña agrupación de barrio, la de Puente de Vallecas. Esta enmienda fue defendida con éxito por las compañeras y compañeros de Madrid en cada uno de los congresos hasta llegar al federal. ¿Pero qué sucedió el sábado por la noche? ¿Cuál es el motivo de que esta enmienda que, por el procedimiento habitual debía llevarse a plenario no llegara? ¿Quiénes negociaron y si estaban legitimados para aceptar una transaccional, siendo los representantes, pero en absoluto soberanos en la toma de decisiones? Todas estas preguntas seguramente jamás serán contestadas, pero lo que sí podemos afirmar es que la famosa enmienda de la República ha triunfado.

El Plural