Miles de rifeños protestan en Alhucemas en medio de gran represión policial


Alhucemas (Marruecos), 20 jul (EFE).- Las autoridades marroquíes abortaron hoy con un gran dispositivo policial una protesta pacífica en la ciudad rifeña de Alhucemas, en el norte del país, pero miles de personas llegaron a tomar las calles en diferentes partes de la ciudad.

Las excepcionales medidas de seguridad impidieron que se celebre en la céntrica plaza Mohamed VI esta gran manifestación, convocada desde hace meses por el líder del movimiento social rifeño Al Hirak al Shaabi (movimiento popular), Naser Zafzafi, antes de su detención.

Pese a este gran despliegue policial, miles de manifestantes protestaron en distintas concentraciones en las calles céntricas de Mohamed V y Abdelkrim al Jatabi, y en el barrio popular de Sidi Abid.

“Lo que importa a la policía es evitar que las protestas se celebren en la plaza Mohamed V. Es ridículo. Nosotros ya hemos logrado nuestro objetivo de unirnos y de expresar nuestras demandas. No importa el lugar”, dijo a Efe uno de los manifestantes.

Los participantes en las protestas lanzaron consignas en las que pidieron ante todo la liberación de casi 200 activistas rifeños detenidos desde el estallido de las revueltas sociales en el Rif a finales de octubre pasado.

En las protestas, la policía dispersó por la fuerza cualquier intento de agrupación de los manifestantes mediante el uso de material antidisturbios (porras y gases lacrimógenos), lo que causó varios heridos y personas con síntomas de asfixia que fueron más tarde atendidos por ambulancias.

“Este régimen es dictador. Viva el Rif, viva el Rif”, gritó uno de los manifestantes mientras limpiaba sus lágrimas provocadas por las gases empleadas por la policía.

La policía también arrestó a un número indeterminado de personas, entre ellas el destacado periodista Hamid Mehdaui, conocido por su activismo a favor de las protestas rifeñas, acusándole de incitar a los ciudadanos a manifestarse.

Algunas de estas protestas degeneraron en choques entre las fuerzas de seguridad y manifestantes que lanzaron piedras como reacción a la represión policial tanto en la ciudad como en las localidades aledañas de Axdir y Bukidaren, al sur de la ciudad.

La prefectura de Alhucemas anunció en un comunicado que los enfrentamientos causaron un total de 72 heridos de diferentes grados entre las fuerzas del orden y otros diez entre los manifestantes, que presentaban síntomas de asfixia por el uso de gases lacrimógenos.

Añadió que dos vehículos de las fuerzas del orden fueron quemados y destrozados por los manifestantes en la localidad de Axdir.

La protesta de hoy fue declarada ilegal por las autoridades marroquíes el pasado lunes y tomó como consecuencia de ello varias medidas para abortarla.

En vísperas de la manifestación, los seis partidos de la coalición gubernamental llamaron a los habitantes de la zona a instaurar un clima de apaciguamiento y respetar la prohibición emitida por las autoridades.

El portavoz del Gobierno marroquí, Mustafa Jalfi, dijo hoy en una rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno que el Ejecutivo “asume su total responsabilidad política” sobre la prohibición de la manifestación.

La represión policial fue precedida por varias medidas como el bloqueo total, desde ayer, de los accesos a Alhucemas por la policía y la Gendarmería (policía rural) o el hecho de dificultar la conexión de internet, lo que impidió realizar transmisiones directas sobre la manifestación, que fue antes una de las herramientas más usadas por los activistas del Hirak.

Estas protestas se caracterizaron por la importante participación de los rifeños residentes en países europeos como España, Francia y Holanda, y por una gran presencia de la prensa internacional y marroquí.

La Vanguardia