La sanidad salmantina empeora al ponerse a la cabeza de Castilla y León en porcentaje de quejas


Vista panorámica de las obras de construcción del nuevo complejo hospitalario salmantino. / ALMEIDA

El progresivo y preocupante deterioro de la sanidad pública salmantina cada vez cuenta con más objetivos indicadores que permiten calibrar la alarmante dimensión de su declive. Un jugoso y pormenorizado informe confeccionado por la Consejería de Sanidad de la Junta de Castilla y León, que describe con todo tipo de detalles el volumen de reclamaciones y sugerencias formuladas por la ciudadanía a lo largo de 2015 en relación al sistema sanitario público, coloca a Salamanca como la provincia con mayor número de quejas vertidas por los usuarios, sobrepasando de forma especialmente llamativa a la media regional.

El estudio estadístico de la Consejería de Sanidad pone de relieve que durante la pasada anualidad los ciudadanos de la Comunidad elevaron un total de 16.791 reclamaciones por el funcionamiento de la estructura sanitaria pública, lo que representó un sensible incremento del 1,5% en relación a 2014. Respecto al número de usuarios de la tarjeta sanitaria del Sacyl, se produjeron 70,6 reclamaciones por cada 10.000 usuarios, es decir, un 2,1% más que en el ejercicio anterior.

Si el enfoque estadístico se centra en la actividad asistencial desarrollada por los centros y servicios del sistema regional de salud –exactamente 42.869.829 actos asistenciales– se computaron 39,2 reclamaciones por cada 100.000 actos asistenciales, un 1,7% más que en 2014.

De las 16.791 reclamaciones contabilizadas en el conjunto regional, 3.484 correspondieron al área sanitaria de Salamanca. No fue, numéricamente, la zona con mayores incidencias, dado que a la primera posición se auparon las áreas sanitarias de Valladolid, con 4.535 reclamaciones. Evidentemente, trazar una comparación entre ambas realidades no resulta plenamente extrapolable, dado que las áreas sanitarias vallisoletanas concentran un número más elevado de población sanitaria si se compara con la densidad poblacional salmantina.

El análisis estadístico de esta marabunta de dígitos arroja, sin embargo, una referencia fundamental, y así lo enfatiza la Consejería de Sanidad en su informe. Salamanca fue, con diferencia, la zona sanitaria con mayor cantidad de quejas por cada 10.000 usuarios, concretamente 105,5. El número en sí adquiere una especial significación, dado que Salamanca experimentó una sustancial subida del 27,4% en relación a las 82,8 reclamaciones detectadas por cada 10.000 personas en el ejercicio anterior. Solo Ávila se encaminó por esta peligrosa tendencia, con un crecimiento del 23,4% en el número de quejas, cuatro puntos por debajo del aumento salmantino. En cambio, en las áreas sanitarias de Segovia y León-El Bierzo se vislumbraron reconfortantes disminuciones del 15,9% y 12,3% respectivamente.

Ese cuantioso dato –105,5 quejas– despunta de una forma especialmente negativa si se coteja con la media regional, que fueron 70,6 reclamaciones por cada 10.000 usuarios en el año 2015. Por detrás de Salamanca y una distancia relativamente considerable irrumpieron las áreas sanitarias vallisoletanas, con 87 objeciones por cada 10.000 habitantes. Conviene complementar esta referencia con un rasgo porcentual especialmente importante, como es que el ajetreo de reclamaciones pucelanas descendió un 2,2% respecto a las 88,8 quejas por cada 10.000 personas del año precedente. En Salamanca, en cambio y como contrapunto claramente pesimista, se apreció el mencionado aumento del 27,4%. En 2014, además, Valladolid adelantaba a Salamanca en reclamaciones (88,9 frente a las 82,8 citadas anteriormente)

En la balanza opuesta en este singular ‘ranking’ se ubicaron Soria y Zamora, las áreas con menor número de reclamaciones por 10.000 usuarios, con 25 y 31,5 respectivamente. A escala regional, el informe de la Consejería de Sanidad saca a la luz, analizando la evolución de los últimos años, que el número de reclamaciones recibidas ha aumentado progresivamente desde el año 2011, con un incremento global en Castilla y León del 36,1%.

Niveles asistenciales

Si el prisma estadístico se ejecuta canalizándose en virtud de los distintos niveles asistenciales en los que se organizan los servicios sanitarios del sistema de salud de Castilla y León, el área de atención primaria abanderó una parte reseñable del aluvión de las quejas, con 4.095, lo que representa el 24,4% del total. La atención especializada fue, sin duda alguna, la que más irritó los ánimos de los usuarios disconformes, con 12.267 reclamaciones (un 73,1%), mientras que las gerencias de salud de área oscilaron en unos parámetros más discretos, con 380 quejas, apenas un minúsculo 2,3%. Por su parte, la gerencia de las emergencias sanitarias pasó especialmente desapercibida en este apartado, con solo 29 reclamaciones –un ínfimo 0,2%– mientras que otros centros dependientes de la Gerencia Regional de Salud se enfrentaron a apenas 20 reclamaciones.

Disminuyeron también las quejas del Centro de Hemoterapia y Hemodonación de Castilla y León  (un 35% menos) y del área de Atención Primaria, cayendo un 27%.

El Norte de Castilla

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .