El Gregorio Marañón debe 4.000 días libres a sus trabajadores


Entrada del hospital Gregorio Marañón. JAIME VILLANUEVA
Entrada del hospital Gregorio Marañón. JAIME VILLANUEVA

Los trabajadores del hospital público Gregorio Marañón denuncian que muchos de ellos se están viendo obligados a compensar la falta de plantilla trabajando más días de los que les corresponden. En octubre, la administración les debía 26.035 días libres correspondientes a 2015, según un informe del sindicato UGT. Actualmente —en base a las cuentas realizadas el 21 de diciembre—, ese número se ha reducido, pero aún les adeudan más de 4.000 días. Además, existe otra cantidad de días libres “sin determinar” por las bajas que han de cubrir. UGT denuncia que el hospital, donde trabajan 7.408 profesionales, carece de un sistema informático de control horario y que su política de empleo no contempla “contrataciones por sustitución de baja”.

Para subsanar la anomalía de los días perdidos, el Consejo de Gobierno aprobó la concesión de permisos por asuntos propios y de vacaciones por antigüedad. Todos disfrutables antes de que finalice de este año. UGT denuncia que no hay tiempo para disfrutarlos antes de 2016 y lamenta la “cuenta de la vieja” realizada por el hospital. La Comunidad alega que “los trabajadores pueden haber demorado el disfrute de esos días para hacerlos coincidir con estas fechas”, y garantiza que serán otorgados.

Para acceder a este derecho [disfrutar los días de asuntos propios], el trabajador debe tener al menos 15 años de antigüedad. Y en el caso de los días adicionales, seis trienios (18 años) de antigüedad. Requisitos que no cumple toda la plantilla: menos del 50% de los trabajadores (unos 3.000).

Para facilitar el disfrute de los días pendientes, la dirección del hospital dio orden de que solo se denieguen días de permisos “de manera excepcional y exclusivamente por razones asistenciales”. “La concesión de días libres en el departamento de enfermería es un horror”, explica uno de los trabajadores del centro, que prefiere no dar su nombre. “Me deben ocho días y no hay ni uno libre en el calendario. Además, otras veces te deniegan la libranza porque no hay personal suficiente”.

“El verdadero problema del hospital no es cómo va a devolver a los trabajadores esas 4.000 jornadas de 7,5 horas que les debe antes de fin de año”, dicen desde el sindicato. “El verdadero problema es que el hospital desconoce los días devengados y no disfrutados en el año 2016, pues no dispone de una herramienta para contabilizarlos”, añaden. Este hecho lo reconocía el director de recursos humanos del hospital en un escrito del pasado 26 de febrero y lo ratificaba en otro de mayo. Para solventar este problema, han pedido el desarrollo de una herramienta funcional a la Agencia para la Administración Digital de la Comunidad de Madrid, según afirman los trabajadores.

El País