Las protestas por el conflicto de Coca Cola se trasladan a Berlín


Los planes de reestructuración de la compañía en Europa incluyen centralizar en Bulgaria la gestión administrativa. 8.000 TRABAJADORES AFECTADOS EN ALEMANIA

España, Alemania, Francia, Bélgica, Holanda… Los trabajadores de Coca Cola en estos países se enfrentan a un futuro incierto. Los planes de reestructuración de la compañía pasan por reducir drásticamente las fábricas, el número de empleados (24.000 en toda Europa), los costes laborales y hasta el hábito de los europeos consumidores de este refresco universal, cambiando el cristal por las botellas de plástico PET.

Sindicatos europeos han mostrado estas últimas semanas su solidaridad con los trabajadores de #cocacolaenlucha en Fuenlabrada. La semana pasada, delegaciones de estos países viajaron a Madrid para comprobar in situ la situación de esta planta, en teoría un “centro logístico” que se ha quedado prácticamente sin actividad pese a las sentencias judiciales que obligan a la compañía a restablecer las condiciones laborales de sus trabajadores tras el ERE que fue declarado nulo por el Tribunal Supremo.

Madrid se ha convertido en la punta de lanza de una protesta laboral que se encona con el tiempo y que todavía tiene causas abiertas en los tribunales. Lo planes de Coca Cola para España eran reducir a la mitad las 8 fábricas dispersas por todo el territorio nacional continuando después con esta reestructuración en el resto de países europeos, entre ellos Alemania, donde se podrían ver afectados un total de 8.000 trabajadores. De ahí, que los sindicatos hayan convocado una jornada de trabajo los próximos 8 y 9 de marzo en Berlín que podrían hacerla coincidir con la primera gran movilización a nivel europeo.

De los planes de la compañía en Alemania ya se conoce la intención de la misma de cerrar varias factorías en Alemania oriental que afectaría a más de 500 trabajadores.

Coca Cola también tiene previsto -así se ha manifestado de forma oficiosa- trasladar y centralizar en Bulgaria toda la gestión administrativa contable de la marca con el fin de reducir aún más los costes salariales.

La conflictividad laboral en Madrid podría estar detrás de la caída de ventas. Según datos a los que ha tenido acceso Nuevatribuna, el consumo de Coca Cola en las comunidades de Madrid, Castilla-La Mancha y Castilla y León cayó en 2016 un 2,4%, una cifra que llegaría hasta el 10% en el sector de hostelería.

Nueva Tribuna