Murcia: Los nazis Lucía “la Intocable” y Fran de “Lo Nuestro” agreden a una familia en un bar


Manifestación en Tetuán (Madrid) en el 2016, contra los nazis de Hogar Social que fueron expulsados por los vecinos y sus protestas
Manifestación en Tetuán (Madrid) en el 2016, contra los nazis de Hogar Social que fueron expulsados por los vecinos y sus protestas

Aun reciente en los medios y redes de internet la polémica desatada en torno a la violenta nazi  Lucía alias “La Intocable” y su compinche Francisco García alias “Fran”, portavoz del grupo de ideología neonazi “Lo Nuestro” y la justificación por parte de la mayoría de los medios de comunicación de su amplio curriculum delictivo y terrorista salta la noticia que ambos nazis junto a una decena de sus acólitos han dado una brutal paliza a una familia que comía con niños pequeños en una terraza  de un bar de Churra, en Murcia.

Los hechos

Una familia  se reúne para comer en el Bar-Restaurante “Los Pachiquitos” en la pedanía murciana de Churra, cercano al estadio del club Real Murcia (sábado, día 25 de febrero).

Todo empezó sobre las dos y media de la tarde. Había una familia de cinco adultos y tres niños comiendo en la terraza, al sol, tranquilamente. En otra mesa de al lado empezaron a llegar chicos jóvenes, algunos con pinta de gimnasio y estética ultra. Empezaron a pedir litronas de cerveza, mientras se liaban porros a la vista de todos”, relata una testigo.

Según esta testigo, se veía que algo raro pasaba porque hablaban muy alto, con risotadas y hacían fotos con sus móviles a la familia mientras otros no paraban de hacer llamadas. “Poco a poco, de los cinco o seis del principio pasaron a ser unos treinta o más. Cuando llegaron los últimos, teníamos la sensación de que algo iba a pasar porque no hacían más que mirar y hacer fotos hacía una mesa donde había cuatro chicos y chicas jóvenes, una señora más mayor y tres niños”.

Según esta persona, “no serían las dos y media cuando de pronto se lanzaron como fieras a golpear como locos principalmente a un chico y a una chica, que cayeron al suelo, así como a la señora que intentó detener la agresión. Pero no paraban, mientras se reían y les insultaban. Entre los agresores había tres o cuatro chicas jóvenes. Todos nos quedamos asustados de su brutalidad”. Cuando acabaron la agresión, los agresores abandonaron rápidamente el lugar, unos corriendo y otros en coche y en moto. Pero varios de ellos fueron reconocidos. entre ellos Lucía y Fran, ya conocidos en la zona por sus brutales agresiones y que siguen actuando con total impunidad.

Nos hemos quedado con vuestras caras; sabemos quiénes sois, guarros”. Ésta y otras frases del mismo tenor sirvieron de despedida para la banda de unos 30 neonazis que agredió con brutalidad a una familia con niños pequeños de muy corta edad mientras comían en el Bar Los Pachiquitos, de la pedanía murciana de Churra.

Identificados

Los agresores, miembros de la organización neonazi Lo Nuestro -vinculada al Hogar Social Madrid y a los Ultras Murcia-, habían reconocido en la mesa familiar a un chico y a una chica vinculados a los colectivos alternativos y decidieron darles un escarmiento. Algo que se ha convertido en un drama en la región murciana. De hecho, el Informe Raxen del Movimiento Contra la Intolerancia apunta a un auge exponencial de la violencia ultra en esta comunidad desde 2010, con más de 200 agresiones anuales.

Antes de producirse la agresión, la familia ya se percató de que algo se estaba cociendo, así que procuraron identificar al grupo que iba aumentando a sus espaldas, al tiempo que decidieron abandonar el lugar. Por eso llamaron a un taxi para que los recogiera. Una fotografía realizada en esos instantes recoge la imagen de parte del grupo minutos antes de atacar, donde se aprecia que prácticamente todos están pendientes de los movimientos de la familia. La tensión en su grado máximo se alcanzó cuando llegó el taxi y los chicos se levantaron. En ese momento, los ultras se abalanzaron sobre ellos y comenzó la agresión.

Las víctimas, tras ser atendidos por servicios médicos en el lugar de los hechos, identificaron y denunciaron posteriormente ante la Policía a diez de sus agresores. Entre ellos, a la ya citada Lucía García de la Calzada, La Intocable, y al portavoz de Lo Nuestro, Francisco García, alias Fran, así como a otros conocidos ultras, de esos que recogen alimentos sólo para auténticos españoles a las puertas de los supermercados. Se da la circunstancia que Lucía García se encuentra ilocalizable hasta el momento, según reconoció ayer tarde su abogado, Pedro López Graña, al canal autonómico murciano.

Las identidades de los agresores fueron comunicadas a la Policía por las víctimas el mismo sábado, identificándolas en el archivo policial en algunos casos, como con la aportación de fotografías obtenidas en las redes donde los agredidos han podido poner cara a los autores de esta agresión.

Impunidad

El discurso y acciones xenófobas y homófobas de estos grupos neonazis está siendo tolerado por los medios de comunicación, autoridades e instancias políticas como si se tratara de una opinión más, lo que les permite actuar con total impunidad. Quienes difunden ideas de odio atacando a ideologías que defienden que cualquier persona es igual a otra, independientemente de su religión, etnia, opción sexual, condición de inmigrante o refugiado, defienden los derechos de las mujeres o de las personas vulnerables por su situación económica, deben ser perseguidos y que les caiga todo el peso de la ley como individuos y como organizaciones. Tolerancia cero.

Auge del fascismo

No solo es en Murcia donde ocurre esta situación, está al orden del día en muchas ciudades de nuestro Estado y de Europa donde están proliferando estos grupos neonazis y fascistas e incluso partidos políticos (Le Pen en Francia, por ejemplo) que con un discurso populista aprovechan las épocas de precariedad económica como la actual, porque es fácil culpabilizar ahora al migrante o refugiado de todos los males sociales (no se olvide que la Alemania nazi, utilizó el odio a los judíos o a los comunistas, por ejemplo, para su barbarie).

Ninguna  agresión sin repuesta

¿Quiénes tienen ahora la responsabilidad de poner freno a esta situación, antes de que sea demasiado tarde?  En primer lugar las autoridades competentes, que son las que disponen de los medios adecuados pero también los medios de comunicación que crean opinión y ocultado información o bien contando medias verdades contribuyen a que no se tomen las medidas oportunas.

Pero debemos ser cada uno de nosotros quienes debemos dejar de lado la indiferencia pensando que estas situaciones no nos atañen o justificarnos en el “no se puede hacer nada”. Denunciar estos hechos, apoyar en la calle quienes denuncian estos hechos, dejar patente que no queremos fascistas ni nazis en nuestros barrios es el camino a aseguir. Tolerancia  cero hacia las ideas de odio a lo diferente.
Ninguna agresión sin respuesta.