Los trabajadores de las residencias de ancianos se manifiestan en Sol para pedir más enfermeros


Concentración de la Plataforma por la Dignidad de las Personas Mayores en las Residencias. (Foto: Diego Sanchez)
La Plataforma por la Dignidad de las Personas Mayores en las Residencias se ha concentrado en Sol para denunciar la falta de enfermeros en las residencias de la región. Esta manifestación ha tenido lugar después del incidente en la residencia de Arganda del Rey donde falleció una anciana de 93 años.

La Plataforma por la Dignidad de las Personas Mayores en las Residencias ha concentrado este viernes, 21 de julio, frente a la Real Casa de Correos, sede del Gobierno de la Comunidad de Madrid, para reivindicar que la falta de enfermeros en las residencias conlleva “mala” calidad asistencial en los centros de mayores.

En la concentración se han reunido trabajadores, residentes y familiares que, al grito de “ ¡Son personas, no mercancías! ’’, reclamaban unos ratios reales en las residencias de ancianos y un mayor presupuesto para recursos materiales, porque esto, aseguran, “repercute en la salud de los residentes y en la de los trabajadores”.

Desde la Plataforma de familiares y residentes de la residencia de Alcorcónaseguran que “estas deficiencias se dan en todo tipo de residencias, sean públicas, privadas o concertadas’’, ya que la ley afecta a todas por igual.

Así lo ha reflejado la Plataforma por la Dignidad de las Personas Mayores en las Residencias en el comunicado que han leído durante la concentración, señalando que la resolución del 12 de diciembre de 2008 de la Secretaría de Estado de Política Social, Familia y Atención a la Dependencia y a la Discapacidad establece que en el cálculo de los ratios se incluirá todo el personal que trabaje normalmente en el centro, independientemente de su forma de contratación. Esto hace que se incluyan en el ratio personal que no tiene contacto directo con los residentes. El resultado es que actualmente el motivo principal de todas las reclamaciones de familiares y trabajadores de residencias, tanto de gestión directa como indirecta, está relacionado con la falta de personal, lo que produce una deficiencia asistencial a los residentes.

Situaciones denigrantes

Concentración de la Plataforma por la Dignidad de las Personas Mayores en las Residencias. (FOTO: Diego Sánchez)
Concentración de la Plataforma por la Dignidad de las Personas Mayores en las Residencias. (FOTO: Diego Sánchez)

Los auxiliares de enfermería y los enfermeros muchas veces no tienen tiempo de atender a todos los ancianos y ancianas que hay en sus plantas. “Muchas veces no puedo llevar a alguien al baño y tengo que decirle: hazte pis en el pañal y te lo cambio en cuanto pueda. Esta situación es denigrante para ellos y para nosotros. Muchas veces hacemos cosas que no queremos hacer, no pudiendo respetar su dignidad”, cuenta una empleada de la residencia Ballesol, en el distrito de Retiro.

Los trabajadores de los centros también han denunciado la importante falta de recursos materiales y la deficiencia de las instalaciones. La falta de material geriátrico afecta directamente a su trabajo y, en muchos casos, a su propia salud. “Si solo hay una grúa para seis plantas y tienes que desplazar a alguien rápidamente, no te paras a buscar la grúa, le coges y le mueves como puedes’’, señala una auxiliar de enfermería.

Muchas veces, estos sobreesfuerzos que deben realizar los empleados repercuten directamente en su salud, ya que se lesionan y deben pedir una baja médica, que en muchos casos no se cubre con personal nuevo. Según denuncia la misma auxiliar, las direcciones de los centros “son inhumanas y no les importan las personas, solo les interesa el beneficio económico con el menor gasto de dinero”.

En la concentración ha estado presente Raúl Camargo, diputado de Podemos en la asamblea de Madrid, quien ha reivindicado el mensaje de la concentración, así como “medidas inmediatas” como la subida de ratios para la contratación de personal de atención directa y un mayor presupuesto para estos centros.

La falta de personal pone en riesgo la vida de los residentes

Esta concentración se produce tras los hechos ocurridos en la residencia de Arganda del Rey, cuando el pasado 9 de mayo una anciana murió días después de caerse de la cama y amputarse parcialmente la pierna, pues quedó atrapada con la barra de protección. Los hechos fueron denunciados por el enfermero que la atendió, Jesús Navarro.

El enfermero afirmó que “la falta de personal no ocurre solo en Arganda, sino que pasa en toda la Comunidad de Madrid”. “Que un enfermero tenga que estar solo para 343 residentes, subiendo y bajando desde la primera planta donde está la sala de curas hasta la sexta planta para atender a una señora, es imposible”, criticó Navarro. El enfermero se encontraba esa noche solo en todo el centro, con la ayuda de 10 auxiliares. El consejero de Políticas Sociales y Familia, Carlos Izquierdo, comparecerá en una comisión extraordinaria para dar explicaciones sobre este caso.

Un mes antes de este suceso murió otro anciano de 82 años en una residencia de mayores en Alcorcón, que apareció muerto en un banco del jardín del centro la mañana del 9 de abril después de que no acudiese a cenar ni a dormir el día anterior. Posteriormente, familiares del anciano fallecido pidieron esclarecer las “circunstancias extrañas” de su muerte.

La respuesta regional

Desde la Comunidad de Madrid afirman que lo ocurrido es un lamentable accidente que no tiene relación con la escasez de plantilla. Así lo manifestó el pasado 18 de julio el consejero de Presidencia y Justicia y portavoz del Gobierno regional, Angel Garrido, quien ha indicado que la Comunidad de Madrid tiene ratios de personal asignado a las residencias por encima del tope marcado por la legislación y que la noche del accidente también se cumplían con ese ratio.

Madrid Diario