Cataluña y nuestro particular “Estado de derecho” o de desecho (III), por Antonio Maira*


El proceso de creación de opinión en Falsimedia

En un artículo anterior inicié el análisis de los medios de información y de su producto, la opinión, como consecuencia de un doble proceso: por un lado la creación de unos moldes o matrices informativos, que se convierten en una estructura por la que circula y en los que se adapta la propia información (los hechos y sus interpretaciones que, en conjunto, constituyen el relato).

El segundo proceso es el de la adaptación de los profesionales de la información a esta estructura mediática que es asumida, más o menos conscientemente -pero siempre con claras responsabilidades-, como proceso que en el mejor de los casos los desborda, y en el peor comparten.

Los profesionales trabajan en una cadena de poder y de tareas que les permite eludir su propia participación y su culpa en el proceso de manipulación.

Señalé también como parte de la información se pierde en el laberinto de lo oculto o en el proceso de lo desaparecido o de lo normativamente (es decir: obligatoriamente) olvidado. Es difícil contrastar lo “que ha ocurrido realmente” con lo que se ha desdibujado, olvidado, perdido o falseado. No es muy difícil buscar el origen del poder en los medios, y sus modos de influencia y objetivos, pero casi nadie lo hace. Los que alguna vez han sido buenos periodistas llegan a creer que eso que ellos utilizan como “verdad indiscutible” es, en realidad, una matriz informativa, es decir: algo que es muy inseguro o totalmente incierto pero que hay que acatar o aceptar como elemento necesario de su trabajo.

En ese momento, el del acatamiento, comienzan a volcar todos sus recursos personales de persuasión para ocultar su traición al código ético. Paradójicamente, suelen estar, en cuanto a técnica informativa, entre los mejores de todos. Por eso los eligen y los someten a un proceso de corrupción que alcanza los mejores resultados si se produce poco a poco. Eso es porque tienen que ser creíbles tanto ellos como sus medios.

Su tarea, que al principio puede haber sido un modo de conservar su trabajo y superar escalones, o de salvar su dignidad “diciendo pero sin decir del todo”, “resaltando y enfatizando lo menos importante”, se convierte en un verdadero arte de mentir.

La secuencia de “ir mintiendo poco a poco” -de conservar restos de verdad para engañar con más eficacia- cuya finalidad es la construcción de la mentira como instrumento de desinformación manipulada y dirigida, es lo que denuncian, con frecuencia a costa de sus vidas o de la conservación de su propio trabajo, los verdaderos periodistas y algunos analistas, fundamentalmente en América Latina. Ellos le llaman a la mentira codificada postverdad con conciencia plena de que es un instrumento de guerra mediática, casi siempre el primer instrumento de las fuerzas reaccionarias contra las fuerzas progresistas, de los conservadores contra los revolucionarios, del imperio contra la resistencia de los pueblos en la “guerra global” y en unos escenarios más o menos reducidos pero interrelacionados.

Los medios en la “guerra global”

Ahora bien, lo mismo que ocurre con la “diplomacia civil”, es decir, con el uso de buena parte de las ONG y de los Centros de Estudio (nacionales o extranjeros) al servicio de los EEUU, la creación de estos instrumentos de guerra mediática ha sido progresivo y, finalmente, codificado. Es imprescindible conocer esos códigos y la forma en la que se utilizan o se utilizarán llegado el caso, en nuestros escenarios de lucha social; incorporar a ellos nuestras propias observaciones y ejemplos y divulgarlas para ir codificando también las respuestas en nuestra guerra contrainformativa, globalizada, anticapitalista y antiimperialista.

La guerra empieza siempre con la demonización del enemigo, con el calentamiento del ambiente. Siempre va acompañada de amenazas y, frecuentemente, con la aparición de los primeros pasos de la guerra económica y con el aumento de la represión; en el caso de Cataluña con la represión estatal que lo cubre todo, con el establecimiento de leyes de excepción enmascaradas en el artículo 155 de la Constitución hasta llegar al estado de sitio gradual siempre oculto y colocado legalmente dentro de las posibilidades del Gobierno y de su “estado de desecho”. En Cataluña hemos llegado al encarcelamiento de Consejeros candidatos electorales y dirigentes sociales, y al exilio obligado el Presidente de la Generalitat. La vigilancia y la guerra cibernética se han convertido en instrumentos de coacción o de amenaza.

La codificación de la mentira

La codificación de la mentira no ha empezado en Cataluña ni ha empezado ahora. En tiempos más o menos próximos podemos recordarla masivamente durante la guerra de Yugoslavia, en las dos guerras de Irak, en el Líbano, contra Irán, en Palestina, en Ucrania, en Siria y, desde hace mucho tiempo, en Irán y desde luego en América Latina, contra Cuba y Venezuela. También ha sido usada, sistemáticamente, como preparación de los golpes militares en Chile, en Argentina y en decenas de lugares en los que el pueblo buscaba o busca alternativas a la pobreza, a la explotación y a la sumisión a las oligarquías locales y, a través de ellas, al imperio.

El Manual para la Guerra de la Informacióni señala:

  1. “Este Manual es el primer asomo de futuras investigaciones sobre las guerras… en el mundo”. Surge de la observación continua de las guerras actuales y que en él se “exploran una serie de conceptos de la guerra mediática (por lo tanto psicológica) en donde se concentran los mayores esfuerzos desestabilizadores e intoxicantes de la información y el entendimiento sobre el proceso revolucionario actual y sus frentes de ataque (…) los conceptos componen el mismo modo de actuar, su telón de fondo…

  2. Las guerras, hoy en día son multidimensionales: no se concentran en el mismo objetivo, no los ataca por una sola vía ni los separa del entorno general… pero todas son una y la misma guerra. Así como el mundo se actualiza, se globaliza se mediatiza las guerras también (…) Las guerras en las que se enfrentan ejércitos regulares (…) son asunto del pasado. Esta es una guerra irregular, y en esta guerra los objetivos son los civiles: usted y yo (…) todos somos beligerantes, todos estamos en condiciones de pasar a la ofensiva desmontando el entramado de mentiras e intenciones: la guerra la llevamos adentro, en nuestra conciencia.

3.- Todos los conceptos que usted encontrará en este manual están vinculados a procedimientos específicos, estudiados mediante métodos establecidos en las escuelas de formación militar y en los manuales de los servicios de inteligencia de la OTAN. Conocerlos, revelar las mentiras o medias verdades es el principio para irlos desmontando. Al nombrar lo oculto, al exponerlo, darle nombre a tal o cual procedimiento, traerlo al mundo visible, es desactivarlo. Conocerlos es quebrar al enemigo.

4.- Todo manual convoca a poner algo en ejercicio llama a actuar. Sentarse a ver la televisión manual en mano, identificar los mecanismos por los que se transmite una mentira, una verdad adulterada, arrancarle la orientación interesada es el primer paso…

5.- La mayoría de los conceptos aquí desarrollados fueron tomados de los manuales Information Operation 3-13 (2006), Public affairs: Joint publication 3-61 (2005) y Doctrine for Joint Psychological Operations. Join 3-53 (2003) elaborados por las Fuerzas Armadas Conjuntas de los Estados Unidos.

Conceptos e ideas para mentir adecuadamente

Vamos a recorrer algunos de los 46 términos contenidos en el Manual, cuya aplicación hemos visto y analizado en las guerras mediáticas organizadas y dirigidas por los EEUU y sus aliados, en todos los frentes puestos en marcha y en todas las situaciones posibles de enfrentamiento o desestabilización del imperio.

Muchos de ellos podrán insertarse, y podremos reconocerlas sin duda alguna en las últimas guerras que ya hemos señalado.

Los conceptos y su significado podrán ser observados en la guerra mediática y en las demás guerras relacionadas, también en la que el Estado español se enfrenta con el proceso de insurrección en Cataluña.

Son los siguientes:

(añadimos los ejemplos que hemos observado en Cataluña y que tendrán un desarrollo imprevisto. Algunas de ellas van dirigidas para que causen impacto directo en la totalidad del territorio del Estado).

Acción directa

Pueden considerarse acciones directas todas las relacionadas con el intento de impedir por la coacción o por la fuerza el desarrollo del referéndum del 1 de octubre, incluidas las que tenían por objeto expropiar o destruir los elementos materiales del propio referéndum: destrucción de urnas y de los documentos censales, cierre violento de mesas de votación, secuestro y destrucción de urnas y de actas, abusiva intervención policial, refuerzo de dotaciones represivas en Cataluña, intervención policial violenta en el proceso de votación, amenazas y amedrentamiento.

Uso de adjetivos disuasivos

Es decir, empleo de palabras y expresiones que no admiten réplica ni razonamiento lógico. Excluyen el matiz y toda clase de trámite inteligente. Tienen tal contundencia emocional que excluyen toda posible duda. En Cataluña, las jornadas de octubre fueron calificadas de “golpe de Estado”. La portavoz de Ciudadanos se ha manifestado como una experta disuasoria por su promoción inmediata y continua de la aplicación del artículo 155 de la forma más dura posible.

Adulación

Es el uso de calificativos agradables, en ocasiones excesivos, con la intención de convencer al receptor. Otra vez es Inés Arrimadas la que se los autoaplica como salvadora y reconstructora de Cataluña a pesar de que, con el PSOE, ha hecho posible la aplicación rápida del 155, ha cerrado cualquier intento de negociación y ha exigido la “rendición incondicional” de los diputados independentistas. Arrimadas es una devotísima defensora de la Constitución. Ella es la Cataluña reconciliada, pacífica y productiva. Se ha aplicado, con intensidad, a la puesta en marcha de medidas económicas coercitivas, para señalar sus efectos y para promover la salida de empresas de Cataluña.

Apelación a la autoridad

El PSOE ha apelado, sin demasiado éxito, al exministro Josep Borrell y, por supuesto, a su candidato en Cataluña, Miquel Iceta. Sánchez y los pesos pesados históricos González, Rubalcaba y Zapatero restan votos más que suman.

El PP tampoco ha tenido claro que la presencia pública de los grandes inquisidores vaya a mejorar su posición parlamentaria, aunque está jugando a nivel estatal mientras Ciudadanos le roba votos en Cataluña. El PP seguirá jugando con la vigencia del artículo 155 y con que el estrangulamiento de las instituciones catalanas y el encarcelamiento de los líderes sociales y los políticos de Esquerra y del PDdeCAT le abra camino para seguir dirigiendo la política catalana. Entretanto ha apelado al rey, a las instituciones europeas y al Presidente de los Estados Unidos.

Apelación al miedo

La apelación al miedo ha sido el factor más determinante a corto plazo, en la determinación de los poderes que en Cataluña llevarán el gato al agua.

Austroturfing

“Es la creación o cooptación de movimientos aparentemente populares para implantar un contenido ideológico específico y direccionado a un objetivo político interesado. De ese modo se venden como espontáneos por los medios de comunicación. El término proviene de la grama artificial “astroturf” diseñada para parecer natural”.

En Cataluña tal es el caso de Sociedad Civil catalana que agrupa al PP, PSOE, Ciudadanos, e incluso a viejos líderes de IU, además de antiguos trovadores de la Transición, y después atlantistas, como Joan Manuel Serrat que ha traicionado a sus propias canciones.

Audiencia objetivo (TA)

Son las de las distintas cadenas de radio televisión que hay en el Estado español. Por eso mismo Rajoy ha nombrado Delegados estatales para poner líneas rojas a los medios catalanes. Por eso mismo el fiscal de la Audiencia y el juez del Tribunal Constitucional han establecido cargos descomunales a los procesados por los “hechos delictivos” vinculados a la declaración de la República de Cataluña y fijado para los principales detenidos fianzas extraordinarias.

Cámara de combate

Adquisición y utilización de imágenes como apoyo al combate (…) y otras operaciones que involucran a los servicios militares (…) Subir videos de aficionados a You Tube es una modalidad creciente… para presentarnos trabajos visuales que “evaden la censura”. En el actual conflicto en Cataluña se ha presentado un video de supuestos civiles sobre carros de combate en los que amenazan de muerte a Puigdemont y a Pablo Iglesias, entre risotadas, con una terrible grosería y en tono fuertemente amenazante. La ministra de Defensa ha respondido con el consabido “se ha abierto un expediente”.

Chivo expiatorio

“Demonizando a un individuo (o grupo de individuos) se acusa a este (o estos) de ser responsable de un problema real o supuesto; así, el propagandista puede evitar hablar de los verdaderos responsables y profundizar en el problema mismo”.

A continuación explicaré, únicamente, alguno de los conceptos que pueden ser consultados en el sencillo Manual: Defensa extranjera interna

Demanda de desaprobación

“Consiste en identificar la opinión contraria con el mal, de forma que la propia opinión resulte ennoblecida o glorificada. Se trata, ante todo, de convencer con sentimientos y no con razones. Habitualmente se emplea en defensa de intereses económicos (…)”

Demonización o satanización

Desinformación

Diplomacia pública

Efecto acumulativo

Engaño militar

Engaño

Eslóganes

Estereotipar

Eufemismo o deslizamiento semántico

Guerra centrada en redes

Guerra cibernética

Guerra de cuarta generación

Guerra de información

Guerra irregular

Guerra política

I War (guerra irregular)

Imprecisión intencional

Información crítica

Mando y control

Manejo de percepción

Misticismo

Operaciones de información no militares

Operaciones de contrapropaganda

Operaciones de información

Operaciones psicológicas

Oscurecimiento

Programa de relaciones con la comunidad

Propaganda

Propaganda negra

Quidam

Redefinición y revisionismo

Sabotaje

Seguridad de comunicaciones

Simplificación exagerada

Testimonio

He presentado algunos de los 46 términos que remiten al Manual de la Guerra de Información. 46 términos y conceptos para la guerra actual, que nos invita a leer, discutir, e intercambiar.

En este trabajo he intentado hacerlo, aplicándolo únicamente a unos pocos de ellos que he señalado en negrita. Los textos explicativos que los acompañan son del Manual. A ellos he añadido algunas observaciones mías, muy modestas, a las que ahora añado la invitación a que las compañeras y compañeros de Cataluña, y a los del resto del Estado que han tenido la paciencia de seguir el conflicto catalán durante estos meses, para que los completen con sus observaciones y testimonios.

Nota:

i Ver en la Red: Manual para la guerra de la  información.

*Antonio Maira. Analista político, capitán de fragata de la Armada.