Diatribas frente al espejo, por Emilio Sales


En las arengas que pasaré a referir no hay piedad, amor al prójimo, caridad, perdón, justicia. Solo odio y ansias de sangre.

Hay un hecho curioso en los discursos y escritos de verbo violento e injurioso difundidos por los principales gerifaltes, de los cabecillas del fracasado golpe de estado contra la República y que desembocaron en una guerra y la posterior dictadura que asoló nuestro país. Además hay un hecho “extraordinario” y es que todos estos personajes se vistieron con las galas de su fe católica. Ellos que practicaron la misa y comunión diaria, que pasaron bajo palio los atrios de los templos, algunos enterrados en iglesias o catedrales, hermanos mayores de cofradías, etc, etc. Sin embargo en sus soflamas no se vislumbra ningún dato que se case con los preceptos de la creencia que decían practicar. En las arengas que pasaré a referir no hay piedad, amor al prójimo, caridad, perdón, justicia. Solo odio y ansias de sangre. Voy a relatar unas cuantas.

General Emilio Mola (director de la conspiración).

“Es necesario propagar una atmósfera de terror. Tenemos que crear una impresión de dominación… Cualquiera que sea abierta o secretamente defensor del Frente Popular debe ser fusilado”.

“¿Parlamentar? ¡Jamás! Esta guerra tiene que terminar con el exterminio de los enemigos de España…Quiero derrotarlos para imponerles mi voluntad que es la vuestra y para aniquilarlos”

“Repitamos ahora las palabras pronunciadas tantas veces por el ilustre general Queipo de Llano: del diccionario de España tienen que desaparecer las palabras perdón y amnistía”

Francisco Franco (el generalito despiadado)

“En una guerra civil, es preferible una ocupación sistemática de territorio, acompañada de una limpieza necesaria, a una rápida derrota de los ejércitos enemigos que deje al país infectado de adversarios”

“Es preciso liquidar los odios y pasiones de nuestra pasada guerra, pero no al estilo liberal, con sus monstruosas y suicidas amnistías, que encierran más de estafa que de perdón…Quien otra cosa piense, o peca de inconsciencia o de traición”

Antonio Vallejo-Nájera (el mengele español)

“Nuestras esperanzas de justicia no quedaran defraudadas ni tampoco impunes los crímenes perpetrados, los mismo los morales que los materiales. Inductores y asesinos sufrirán las penas merecidas, la de muerte la más llevadera. Unos padecerán emigración perpetua, , lejos de la Madre Patria, a la que no supieron amar, a la que quisieron vender, a la que no pueden olvidar, porque también los hijos descastados añoran el calor materno. Otros perderán la libertad, gemirán durante años en prisiones, purgando sus delitos, en trabajos forzados, para ganarse el pan, y legarán a sus hijos un nombre infame; los que traicionaron a la Patria no pueden legar a la descendencia apellidos honrados. Otros sufrirán el menosprecio social, aunque la justicia social no los perdonará, y experimentarán el horror de las gentes, que verán sus manos teñidas de sangre”

Onésimo Redondo (“converso”)

“Para nosotros, todo reparo y todo freno está desechado. Ya no hay parientes. Ya no hay hijos, ni esposa, ni padres, solo está la patria”

General Queipo de Llano (digno de un estudio psiquiátrico, su soflama animando a violar podría ser por problemas de índole sexual)

“Nuestros valientes legionarios y regulares han demostrado a los rojos cobardes lo que significa ser hombres de verdad. Y de paso también a sus mujeres. Esto está totalmente justificado porque estas comunistas y anarquistas predican el amor libre. Ahora por lo menos sabrán lo que son hombres y no milicianos maricones. No se van a librar por mucho que berreen y pataleen”

Cardenal Isidro Gomá (digno enviado de Dios en la tierra)

“Efectivamente, conviene que la guerra acabe. Pero no que se acabe con un compromiso, con un arreglo ni con una reconciliación. Hay que llevar las hostilidades hasta el extremo de conseguir la victoria a punta de espada. Que se rindan los rojos, puesto que han sido vencidos. No es posible otra pacificación que la de las armas. Para organizar la paz dentro de una constitución cristiana, es indispensable extirpar toda la podredumbre de la legislación laica”

Estas son una pequeña muestra de las invectivas lanzadas por estos siniestros personajes. Pero me quedaría con la última por ser obra de un “ministro de la iglesia” y emisario del papa (representante de Dios en la tierra).  “Llevar las hostilidades hasta el extremo de conseguir la victoria a punta de espada”, “No es posible otra pacificación que las armas”, todo muy edificante.

Talavera del Tajo. 28 de agosto de 2019

Emilio Sales Almazán. Foro por la Memoria de Toledo

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.