La Comisión 8M de Madrid: manipulación, antifeminismo y revuelta puteril


Resultado de imagen de Revuelta Feminista

Tras meses de asistencia a sus reuniones, las mujeres de la Asamblea Abolicionista de Madrid queremos denunciar la infiltración del lobby proxeneta y las malas prácticas en la Comisión 8M Madrid.

Desde hace algunos años, la Comisión 8M Madrid es considerada la voz del feminismo para la opinión pública y para muchos medios de comunicación, hasta el punto de editar su argumentario bajo el título ¿Qué quiere el movimiento feminista?, como si alguien las hubiera legitimado a hablar en nombre de todas. La realidad del movimiento, sin embargo, es bien distinta y somos muchas las feministas que advertimos una apropiación del término despolitizada y conveniente para intereses muy distintos a la lucha por los derechos de las mujeres, así como malas prácticas en sus procesos supuestamente asamblearios y en las decisiones que de ellos concluyen. Tras la invitación a una revuelta puteril en la presunta Revuelta Feminista del pasado 8 de febrero y un año de asistencia a sus reuniones, las mujeres de la Asamblea Abolicionista de Madrid, queremos compartir los comportamientos completamente antifeministas, antiasamblearios y antidemocráticos con los que funciona el 8M Madrid y reivindicar un feminismo histórico y crítico con el sistema patriarcal con las mujeres como sujeto político.

En las primeras visitas, las asambleas de la organización 8M ofrecen una apariencia de horizontalidad y participación de todas las asistentes. Unas veces, dan comienzo con una ronda de abrazos, otras con discursos pseudomísticos sobre clases de yoga. En poco tiempo, es fácil darse cuenta de que las decisiones que se debaten en estas reuniones están tomadas de antemano en otros espacios, de cómo las dinamizadoras dirigen las discusiones para confirmar los acuerdos premeditados y censuran cualquier postura discordante con acusaciones de “violencia patriarcal” y apelaciones a una falsa “sororidad” ante cualquier insistencia. La pertenencia a una comisión supone la participación al correspondiente chat de WhastApp de esta. En estos chats oficiales, la mayoría de las integrantes nunca responden ni se manifiestan, ni siquiera para responder dudas sobre cuándo se celebrará el próximo encuentro. Hay constancia de la existencia de chats reducidos donde se toman las verdaderas decisiones que luego deben corroborarse en el plenario. Los temas que puedan surgir fuera de los que decide la cúpula de la organización, no son trasladados a las asambleas generales.

En ese sentido, un tema completamente censurado en cualquier espacio del 8M es la prostitución. Quienes controlan el 8M de Madrid aluden a que no existe “consenso” en esta cuestión y por ello la obvian. Mientras en las reuniones se silencian las reivindicaciones relativas a la explotación sexual de las mujeres, caras visibles del 8M Madrid como Justa Montero conceden entrevistas en las que hablan de “trabajo sexual”, y se firman manifiestos que también se refieren a la explotación sexual como “trabajo”. Esto ocurrió el pasado mes de noviembrecuando la Comisión apoyó, sin consultarlo en plenario sino de nuevo desde círculos reducidos, un manifiesto antirracista en el que paradójicamente se legitimaba la prostitución. El año pasado, varias representantes del ilegalizado sindicato OTRAS fueron invitadas al evento nacional de la Comisión 8M en Valencia y difundieron fotografías con la cúpula de la organización en sus redes sociales como estrategia de blanqueo del proxenetismo. La gota que ha colmado el vaso ha sido el llamamiento público al regulacionismo de una de las cabezas visibles de la Comisión en la «Revuelta Feminista» del pasado 8 de febreroAquí, como puede verse en el vídeo que abre este texto, la prostitución dejaba de ser una realidad de trata y mujeres pobres explotadas para convertirse en un emblema feminista con purpurina y unicornios. Es intolerable que un supuesto grupo feminista asambleario vete la postura abolicionista en sus reuniones con la excusa de la falta de consenso en la prostitución cuando su núcleo duro se salta esta decisión a su antojo y conveniencia a favor de los intereses del proxenetismo.

A quienes componen el 8M transformar la realidad les importa poco. Sus acciones son todas de carácter lúdico-festivo, no hay reivindicaciones reales en cuanto a los derechos de las mujeres ni se pretende molestar al poder patriarcal. En esta Comisión, el feminismo desaparece en otras causas, como los desahucios o el ecologismo, y en actividades carnavalescas varias como el “Eventazo” del que se presume constantemente en sus asambleas porque “los vecinos se lo pasaron muy bien”. No hay teoría feminista ni pensamiento crítico sobre las raíces de la opresión de las mujeres dentro de la Comisión. Tampoco se vota ni se sigue ningún sistema objetivo de recuento en estos encuentros en los que se decide por “sentires”. Con el método del “sentir” se resolvió la Revuelta Feminista que ha concluido como Revuelta puteril. Estos son los modos de quienes dicen representar al movimiento feminista. La cuestión de fondo y su concepción de lo que es el feminismo queda clara en cómo constantemente tratan de cambiar la palabra “mujeres” por construcciones deshumanizantes como “cuerpos feminizados” o “espectro femenino”.  En los círculos de poder del 8M Madrid, el sujeto político del feminismo es indefinido.

La gravedad de esta situación nos obliga a no prolongarla más. No podemos permitir que el feminismo se traslade a la opinión pública como una etiqueta de moda o una fiesta despolitizada de las reivindicaciones históricas que unieron a las mujeres a lo largo de los siglos. La lucha contra la feminización de la pobreza no puede encontrar una solución en considerar la prostitución un trabajo cuando históricamente el feminismo lucha contra la mercantilización de nuestros cuerpos, contra la idea del libre acceso de los hombres a ellos y por una sexualidad en la que el deseo femenino sea imprescindible y nunca reducido a un consentimiento negociable. No podemos aceptar la apropiación del feminismo por quienes invisibilizan la palabra mujeres, por quienes invitan al lobby proxeneta a sus encuentros y convierten el movimiento en un cajón desastre de paellas y rondas de abrazos.

La intención inicial con la que decidimos acudir al 8M de Madrid era poder conocer y participar en la estructura que desde hace unos años dice representar al movimiento feminista. Tal objetivo se hizo imposible desde el momento en el que detectamos los funcionamientos engañosos y la despolitización de la teoría y práctica feminista. Somos muchos los grupos que pensamos lo mismo, nos atreveríamos a decir que la mayoría de los que hemos tenido que compartir espacios con ese supuesto feminismo de cuidados y feminidad patriarcal. “Tenemos que volver al ambiente de las cocinas” señaló una de estas mujeres en cierta ocasión. Nosotras creemos que no toca reivindicar los lugares que históricamente se nos han impuesto, sino luchar por una emancipación real. El feminismo nunca ha estado dividido porque la Comisión 8M nunca ha sido feminista. Con este texto, no buscamos un conflicto, sino que se conozca, en la medida de lo posible, la verdad, sobre los intereses partidistas y personales que se manejan en una Comisión que no duda en afirmar que nos representa a todas.

Asamblea Abolicionista de Madrid 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .