Málaga sufre la mayor debacle laboral de su historia: 30.234 desempleados más en un mes


Málaga sufre la mayor debacle laboral de su historia: 30.234 desempleados más en un mes

Es la mayor subida del país en términos porcentuales (19,7%) y la segunda en números absolutos y sitúa a la provincia de golpe con más de 180.000 parados

No por esperado es menos escalofriante. En sólo un mes, que se recordará como el del estallido de la crisis del coronavirus, el paro ha subido en Málaga en 30.234 personas, o lo que es lo mismo, un 19,7%. Es el mayor aumento mensual registrado en toda la historia y sitúa a la provincia con 183.720 desempleados. Málaga encabeza la subida del paro a nivel nacional en términos porcentuales (registra un aumento del 19,7%, el doble que la media española) y en términos absolutos es segunda por detrás de Sevilla.

No caben paliativos ante estas cifras, pero sí un matiz que explica que la subida del paro de marzo haya sido más brusca en Málaga y el conjunto de Andalucía que en otras regiones. Se trata de una anomalía estadística que tiene que ver con los trabajadores incluidos en expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE). Según las normas que rigen la medición del paro registrado, los afectados por ERTE no deben ser considerados «parados registrados», sino «demandantes de empleo no ocupados» (DENOS). Sin embargo, en Andalucía se exige a los afectados por ERTE que se inscriban o reinscriban en el Servicio Andaluz de Empleo (SAE) como demandantes de empleo, cosa que no ocurre en otras comunidades autónomas. Y al estar produciéndose una avalancha de estos expedientes (a nivel andaluz hay más de 280.000 afectados, mientras que en Málaga se superan los 80.000), el SAE no ha tenido tiempo de filtrar las inscripciones y restar a los afectados por ERTE del conjunto de demandantes de empleo. «Hasta que este colectivo no sea clasificado correctamente, debido al volumen de ERTE que estamos tramitando, estarán incluidos en el paro registrado, pero tendrán que pasar a ser DENOS», explican desde la Consejería de Empleo.

La conclusión de este embrollo estadístico es que uno de los motivos por los que Andalucía ha cerrado marzo con una cifra de paro tan abultada en comparación con otras regiones es que en esa cifra hay incluidos trabajadores afectados por ERTE, y en otras comunidades no. Se entiende que a lo largo de este mes se irá filtrando la estadística, de forma que los datos de paro de abril serán más homogéneos. Precisamente el Gobierno ha agilizado la tramitación para los ERTE con la esperanza de que sirvan para contener la destrucción de empleo, al menos a corto plazo.

En cualquier caso, la debacle laboral de marzo ha sido histórica en Málaga, como indica también la afiliación a la Seguridad Social: hay una caída de 12.377 trabajadores (un 2%) respecto a febrero en la provincia. Y la bajada real debe de ser todavía mayor, puesto que la comparación no se realiza con el último día sino con la media de marzo, que está condicionada por los datos de principio de mes, cuando aún no había eclosionado la pandemia. El Ministerio de Trabajo reveló ayer cuánto cae específicamente la afiliación desde el 12 de marzo y Málaga es la segunda provincia española con mayor descenso porcentual: un 7,9%.

Volviendo al paro, subió en marzo en todos los sectores: los servicios, que es el ramo más afectado por el confinamiento y también el que más empleo concentra en Málaga, acapara dos tercios de los nuevos parados (+21.917). El siguiente sector con mayor aumento es la construcción (+5.883), seguido de la industria (+1.111) y la agricultura (+568). También se incrementa el colectivo de parados sin empleo anterior (+755).

Reacciones

Ante la gravedad de las cifras, la Confederación de Empresarios de Málaga afirma que se hace «más necesario que nunca redoblar esfuerzos de apoyo a las empresas y autónomos, con el fin de sostener su pervivencia». «Se necesita la adopción de iniciativas importantes y de calado, tanto de apoyo financiero, para asegurar la liquidez del tejido productivo, como de carácter fiscal, sin olvidar otras medidas de estímulo económico».

El secretario general de CC OO Málaga, Fernando Cubillo, advierte de que la subida de 30.000 parados «no se corresponde con la destrucción real de empleo, dado que la saturación del SAE ha impedido a más de 100.000 personas inscribirse como demandantes de empleo».

Diario SUR