La carta de dimisión de la directora de Salud de Madrid: no prevalecen “los criterios de salud” en la petición para ir a la fase 1


Dimite la directora general de Salud Pública de Madrid tras oponerse a pasar a la fase 1 EL MUNDO
Dimite la directora general de Salud Pública de Madrid tras oponerse a pasar a la fase 1 EL MUNDO

Según fuentes del Gobierno regional, las “tensiones” en la Consejería más importante durante la crisis del coronavirus han sido notables, y la renuncia las viene a sacar a la luz

Yolanda Fuentes, la directora general de Salud Pública de Madrid que dimitió ayer al oponerse a que la región pidiese pasar a la fase 1 de la desescalada, no es una paracaidista de la política y su predicamento en el mundo de la sanidad es conocido. De hecho, ha sido directora médico del Hospital Carlos III durante cuatro años y subdirectora del Hospital La Paz otros tres. Por eso, y por su reconocida “ética profesional”, su carta de renuncia ayer hizo temblar los cimientos de la Consejería de Sanidad madrileña.

Según fuentes del Gobierno regional, las “tensiones” en la Consejería más importante durante la crisis del coronavirus han sido notables, y la renuncia las viene a sacar a la luz. Ayer, Fuentes, que fue la primera en ordenar el pasado 7 de marzo, una semana antes del inicio del Estado de Alarma, tomar medidas en los hospitales y las residencias ante el “riesgo inminente” por el Covid, debía firmar el documento técnico que justificaba la petición, pero se negó a hacerlo. Su discrepancia con el consejero de su área, Enrique Ruiz Escudero, que sin embargo sí creía que Madrid estaba lista para abandonar la fase 0, detonó su renuncia.

En su carta de dimisión, adelantada por Servimedia, Fuentes argumentaba que su “compromiso” con la sanidad madrileña le obligaba a tomar esa decisión ya que la petición “no estaba basada en los criterios de salud” que debían prevalecer frente a otros tanto”epidemiológicos como asistenciales”. En la actualidad, Madrid sigue siendo el foco principal de la pandemia, con 63.870 casos, 8.504 muertos y 38.670 curados.

Fuentes argumentaba su dimisión en la “responsabilidad” de su cargo, y en su “compromiso” con la Comunidad de Madrid y los madrileños, a los que ha dedicado su “vida profesional”, y por eso comunicaba que no tenía “otra opción” que abandonar el cargo “con gran dolor” al no respaldar que se pidiera cambiar de fase.

La renuncia obligó a la presidenta, Isabel Díaz Ayuso, a reestructurar el Área, situando al que fuera director médico del hospital provisional de Ifema, Antonio Zapatero, de su máxima confianza, al frente de una nueva viceconsejería de Salud Pública. “Quiero a los mejores al frente de la crisis”, afirmó la presidenta.

La renuncia no impidió que la Comunidad de Madrid solicitara al Ejecutivo estatal cambiar de fase al considerar que reúnen los requisitos por el descenso “mantenido” de contagios y de pacientes hospitalizados, así como el disponer de capacidad asistencial suficiente ante posible rebrote, según detalló el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero. La petición, que no venía firmada, ni siquiera por el consejero, fue formalizada sobre las 22.30 horas.

Dentro del informe presentado al Gobierno central, la Consejería de Sanidad ha explicado el descenso de todos los indicadores provocados por esta epidemia en la región, y especialmente el descenso mantenido en el último mes desde el pico de la crisis -registrado entre los días 31 de marzo y 1 de abril- de las hospitalizaciones en los centros sanitarios madrileños y de los ingresos en UCI.

En concreto, la red de hospitales, tanto públicos como privados, ha registrado un descenso de un 84% en el número de personas hospitalizadas en planta y de un 64% en los ingresados en puestos de cuidados intensivo

“CAPACIDAD ASISTENCIAL”

“Pretendemos fruto del este descenso mantenido en contagios confirmados por pruebas PCR o diagnóstico clínico y también de pacientes ingresados en camas de hospitalización y UCI afrontar este horizonte”, señaló Ruiz Escudero, para subrayar a continuación que Madrid tiene “capacidad asistencial” que se puede adoptar en caso de que la situación “empeorase”.

El consejero de Sanidad quiso trasladar a los madrileños que esta decisión se toma desde la “máxima prudencia” y pidiendo la “máxima colaboración” de todos los ciudadanos para hacer frente al Covid-19 porque esta crisis hay que afrontarla también “desde la responsabilidad que tenemos que tener todos desde el plano individual para seguir escalando y creciendo en las siguientes fases, sin olvidar nunca de dónde venimos” y recordando “que entre todos vamos a poder combatir al virus”.

Por otro lado, Ruiz Escudero tuvo palabras de agradecimiento para la ya ex directora general de Salud Pública de la Comunidad de Madrid, Yolanda Fuentes, durante su etapa al frente de este departamento y “en especial” en estos meses que corresponden a la lucha contra el Covid-19.

TENSAS REUNIONES

La petición de pasar a la Fase 1 a partir del día 11 ya generó un intenso debate en el seno del Gobierno regional durante esta semana, con Ciudadanos abogando por iniciar la desescalada y la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, no teniéndolo muy claro.

“Yo no quiero tener prisa para acceder a nada porque he sido la primera que he visto lo que ha pasado en la Comunidad, pero sí que tengo prisa por acabar con esa maraña de pasos y burocracia, que no ayudan en nada”, dijo la presidenta el miércoles sobre las fases de desescalada, que calificó de “sinsentido”.

Mientras, prácticamente a la misma hora, su vicepresidente afirmaba lo contrario. “Estamos preparados para pasar a la fase 1, pero no bajemos la guardia”, escribía en su cuenta de Twitter Aguado, que destacaba que “Madrid tiene un sistema sanitario robusto”.

La decisión final de si pedir o no cambiar de fase debía tomarse en el Consejo de Gobierno que se celebra todos los miércoles por la mañana, y al que acuden todos los consejeros del Ejecutivo, pero la decisión fue aplazada antes de llegar a una decisión al respecto ya que la presidenta regional se ausentó del encuentro. Según un portavoz regional, abandonó la reunión, “tras tratarse todos los puntos del Orden del Día”, porque debía acudir al Hospital de Móstoles para el minuto de silencio del mediodía “como se había comprometido”.

Tras la marcha de la presidenta, fue el consejero de Transportes, Ángel Garrido, ahora en las filas de Ciudadanos, el que aseguró que no tenía sentido seguir la discusión sobre la desescalada sin la presencia de Díaz Ayuso. Según confirmaron varias fuentes a EL MUNDO, Garrido se levantó entonces con intención de abandonar la reunión telemática siendo secundado por otros consejeros del Gobierno madrileño. La reunión fue retomada a las 18.00, para finalmente acordar pedir entrar en una nueva fase.

El Mundo