Fuerzas bareiníes vuelven a reprimir protestas pacíficas


Las fuerzas bareiníes reprimieron el martes las protestas realizadas en Baréin en rechazo a las medidas represivas del régimen de Al Jalifa.

Las marchas se llevaron a cabo en varias ciudades bareiníes, en las que los participantes portaban banderas nacionales y las imágenes de los activistas que perdieron la vida como consecuencia de la represión del régimen.

Los manifestantes corearon consignas contra las autoridades bareiníes, sobre todo, contra el rey Hamad bin Isa Al Jalifa mientras mostraron su apoyo al prominente clérigo chií el sheij Isa Ahmad Qasem, cuya ciudadanía fue revocada en junio de 2016.

Las manifestaciones pacíficas se volvían violentas después de la intervención de las fuerzas de seguridad bareiníes, que lanzaron granadas de aturdimiento y gases lacrimógenos para dispersar a la multitud. No ha habido víctimas o detenciones.

Pero, los enfrentamientos entre los elementos gubernamentales y los manifestantes jóvenes en el pueblo de Nuwaidrat dejaron varios heridos. Los asistentes pidieron el fin de la feroz represión del régimen de Manama contra los opositores y los activistas pro democracia.

En la aldea natal del sheij Isa Ahmad Qasem, Diraz, situada a unos 12 kilómetros al oeste de la ciudad capitalina de Manama, un gran número de manifestantes realizaron una sentada para protestar las medidas de Al Jalifa contra la figura religiosa, uno de los destacados críticos del régimen.

La represión del régimen de Manama contra su propio pueblo se inició inmediatamente después de que comenzaran las primeras protestas antigubernamentales de los bareiníes en 2011 en demanda de sus derechos civiles fundamentales.

El Observatorio de Derechos Humanos (HRW, por sus siglas en inglés) ha condenado en reiteras ocasiones las medidas represivas contra los activistas bareiníes, y en su informe publicado en enero de 2017 advirtió del incremento de esas prácticas en 2016

Hispan TV