Familiares volverán a homenajear en Iruñea a los 3.452 navarros muertos por el franquismo


Imagen de una edición anterior del homenaje a los fusilados por el franquismo en Nafarroa. (Idoia ZABALETA/ARGAZKI PRESS)

La vuelta del Castillo de Iruñea acogerá el 14 de abril el homenaje anual que la Asociación de Familiares de Fusilados rinde a los 3.452 navarros muertos en la Guerra del 36, en el que se recordará que hace 86 años en esa fecha se abrió una «ventana de esperanza» para lograr «un mundo mejor».

El testimonio de familiares, expuesto en esta ocasión a través de las vivencias de Arcadio Ibañéz y Conchita Salinas, marcará el homenaje que tendrá lugar a mediodía junto al monolito que recuerda a los muertos, en el que, como novedad, una orquesta dirigida por Asier Zabalza interpretará una obra escrita con intención de ser un himno titulada ‘Himno de la República Española’ compuesta por Ricardo Pradels.

El acto, que será conducido por Iñaki Zabala y la cantautora Maite Mene, se completa con la interpretación de diversas piezas musicales, la actuación de un jotero, un aurresku y una ofrenda floral.

Los actos han sido presentados en rueda de prensa por el presidente de la asociación, Jokin de Carlos, quien acompañado, entre otros, por Arcadio Ibáñez, ha remarcado que al celebrarse el acto el 14 de abril, fecha en la que se conmemora la II República, es un doble homenaje.

Así ,por un lado se recordará que hace 86 años «se abrió una ventana a la esperanza» para que campesinos y trabajadores lucharan por sus derechos, para intentar «construir un mundo mejor» y por otro se homenajeará, a las 3.452 navarros y navarras que sufrieron la represión y a sus familiares.

Como novedad, uno de los miembros de la asociación, Eneko Arteta, ha destacado la interpretación del ‘Himno de la República Española’, una obra, cuya letra y partitura se guarda en la Asociación de Amigos del Arte, en la que se rechaza la monarquía y se loa la república, al tiempo que se habla de una ley «igual para todos» y se llama a defender la libertad.

Uno de los momentos más emotivos de este homenaje, que comenzó a celebrarse en 2006, es el relato de los familiares, experiencias como la de Arcadio Ibáñez, quien sigue buscando el cuerpo de su padre, quien fue concejal de Miranda de Arga, presidente del Partido Radical Socialista y que llegó a presentarse a las elecciones a diputado, sin llegar a ser elegido, y cuatro de sus tíos.

Ibáñez ha lamentado que ochenta años después «no se quiera esclarecer lo que ocurrió aquí», donde, ha remarcado «no hubo una guerra, hubo un golpe de estado».

«Es triste» que esto suceda, ha sostenido Ibáñez, quien ha comentado que en el caso de su padre, que se había trasladado a vivir a Zaragoza cuando fue detenido y «desapareció», está siguiendo el rastro con apoyo que tiene en esa ciudad, a la que tiene previsto ir para ver si logra información al respecto, si bien ha reconocido que no tiene mucha en fe en poder encontrar a ninguno de los suyos.

En este sentido, ha subrayado que las grandes obras han tapado las cunetas, lo que dificulta el hallazgo de los muertos. Pese a esto ha dicho sentirse satisfecho porque cree que «se está dignificando a estas personas».

En esta línea, ha agradecido el apoyo recibido tanto desde el Gobierno de Nafarroa como desde Aragón y ha remarcado que tiene la sensación de tratar «con personas antes que con políticos».
Su esposa que le ha acompañado en el acto y que ha recordado que en este tiempo ha visto el sufrimiento de muchas madres, que, además eran «mal miradas», ha instado a «restituir el buen nombre de aquellas personas que por tener ideas sociales fueron asesinadas».

NAIZ