Comunicado Campo de Gibraltar por la República manifestación sanidad pública La Línea y Algeciras


Campo de Gibraltar por la República, tras su asamblea de 2 de septiembre en el Ateneo Republicano del Campo de Gibraltar, se adhiere a la gran movilización por la sanidad pública que tendrá lugar durante este mes en la comarca e insta a la ciudadanía en general y a todos los republicanos y republicanas a participar en las manifestaciones de La Línea y Algeciras convocadas por la Plataforma en defensa de la Sanidad Pública.

Dichas manifestaciones tendrán lugar en La Línea el 6 de septiembre a las ocho de la tarde desde el Hospital Municipal, construido por el gobierno de la II República; y en Algeciras el viernes 15 a las siete de la tarde desde el Hospital Punta Europa.
El deterioro en las prestaciones de un servicio básico de la Sanidad Pública Andaluza está causado por la reducción del presupuesto sanitario desde 2010 y las restricciones impuestas por el Gobierno central que, según la neoliberal Susana Díaz, impidió reponer personal y obligó a un recorte de 7.000 millones en los fondos para sanidad, copagos, privatizaciones y despidos.
Pero tras este cuento de la defensa a ultranza de la sanidad pública del PSOE frente a privatizaciones en las comunidades autónomas donde gobierna el PP vemos que desde hace décadas  está ocurriendo lo contrario. En veinte años, la mayoría de los hospitales construidos con dinero público por la Junta de Andalucía han sido de gestión privada.
Podemos afirmar  que somos cada vez más los que estamos seguros de que sin República no habrá cambio, y que seguimos decididos a hacer realidad la República Democrática, Popular Y Federativa como única vía posible  hacia mayores cotas de libertad, igualdad y bienestar para la clase trabajadora.
La excusa esgrimida por los políticos de la Monarquía  es la supuesta incapacidad de mantener las correspondientes infraestructuras sanitarias públicas por ser «deficitarias». A esta conclusión llegan tras aplicar los análisis de costo-beneficio y otros cálculos de eficacia económica propios de la «economía de libre mercado» al ámbito de la Sanidad.
Esta justificación se convierte en una contradicción ya que no falta un cártel de corporaciones privadas dedicadas al negocio de la salud que pugnan abiertamente por convertirse en los adjudicatarias de esos “deficitarios” hospitales y centros  que van a privatizarse. Los lobbies de la industria farmacéutica y de la tecnología sanitaria y las empresas aseguradoras tienen mucho interés en desmontar nuestra sanidad pública para convertirla en negocio.
La República es la igualdad de todos los ciudadanos y ciudadanas ante la Ley en una sociedad y por tanto todo el mundo tiene derecho a una sanidad pública de calidad. La monarquía pretende una sanidad privada para clases sociales altas y una sanidad pública deteriorada para la clase trabajadora o que los que puedan de nuestra clase contraten seguros privados.