Manuela Carmena cesa a Carlos Sánchez Mato(IU) como concejal de Economía y Hacienda


Terremoto político en el Ayuntamiento de Ahora Madrid. La crisis de Gobierno finalmente se ha producido y Manuela Carmena ha decidido este lunes a primera hora cesar a Carlos Sánchez Mato de sus funciones de delegado de Economía y Hacienda del Consistorio, después de que Izquierda Unida decidiera este domingo a última hora pedir el aplazamiento del pleno de este lunes en el que debe aprobarse el plan económico que incluye los recortes que exige Montoro.

Jorge García Castaño, hasta ahora concejal de distrito Centro y Chamberí, será el sustituto del Sánchez Mato como ha informado el Ayuntamiento de Madrid en una nota de prensa. Castaño seguirá compaginando este nuevo cargo con los de su presidencia en los dos distritos.

“Carmena ha firmado el decreto correspondiente ante la decisión comunicada por IU y el propio delegado de que se ausentaría de la sesión plenaria que se celebrará hoy lunes, 18 de diciembre, y que no defendería el Plan Económico Financiero (PEF) que él había elevado al pleno en su calidad de responsable del Área. La alcaldesa ha tomado esta decisión en virtud de lo dispuesto en el artículo 14.3 de la ley 22/2006, de 4 de julio, de Capitalidad y Régimen Especial de Madrid”, recoge el comunicado remitido por el Ayuntamiento.

La coordinadora de IU ciudad de Madrid aprobó a última hora de este domingo pedir a la alcaldesa aplazar el pleno municipal para que las bases de Ahora Madrid decidieran en voto de los concejales. Una petición que ha rechazado Carmena debido a que el plan económico ya fue aprobado este viernes en Junta de Gobierno. Ante este rechazo los concejales iban a ausentarse del Pleno y en concreto, Carlos Sánchez Mato como concejal de Economía rechazaba defender el plan económico en el mismo.

El concejal ya ha reaccionado a su destitución a través de su cuenta de twitter. “Ha sido un privilegio trabajar en el Ayuntamiento de Madrid desde el Área de Economía y Hacienda durante estos dos años y medio”, ha asegurado Sánchez Mato. “Un 10 a todo mi maravilloso equipo y al funcionario. Los errores son míos. Los aciertos colectivos”, ha añadido.

Puede haber más ceses

Manuela Carmena fue clara con su equipo de gobierno: solo aceptaría el voto a favor para el plan económico en el que se incluyen los recortes que exige Montoro. Los concejales que votasen en contra de la decisión aprobada en la Junta de Gobierno el viernes tendrían que asumir “consecuencias”, les dijo. Por primera vez, la disciplina de voto era obligatoria, aunque solo para aquellos que forman parte del gobierno de Ahora Madrid. Todavía se desconoce qué pasará con el otro concejal de IU con responsabilidades de Gobierno, Mauricio Valiente, actual tercer teniente de alcalde del Ayuntamiento, que en principio se ausentará del Pleno como determinó IU.

Las discrepancias entre la alcaldesa y Sánchez Mato por este asunto no han dejado de producirse desde el estallido de la pugna con el Ministerio de Hacienda por la polémica regla de gasto. La gestión del ya exdelegado de Economía y Hacienda al frente de la Concejalía se traduce en más de 2.000 millones menos de deuda, la administración que más la ha reducido desde 2012, y superávit en las cuentas municipales de 1.000 millones cada año. También un aumento de la inversión y los servicios sociales.

En una entrevista el pasado 4 de diciembre en el diario.es, Manuela Carmena habló de que las formas del concejal al gestionar esta crisis con Hacienda no habían sido las más acertadas, en su opinión. Sánchez Mato apostó por la confrontación hacia una decisión del Ministerio que siempre ha calificado de “injusta” y “política” y se negaba a aceptar unos recortes.

Finalmente, las discrepancias por un plan económico que incluye recortes por unos 500 millones de euros entre 2017 y 2018 ha supuesto la ruptura entre Carmena y Sánchez Mato. La postura del concejal era mantener un poco más el pulso con Hacienda tras la puerta abierta en el Congreso de los Diputados a cambiar la regla de gasto, una pugna con la que Carmena quería acabar cuanto antes.

El Diario