Sobre reyes y bufones, por Javier Pérez


He querido dejar pasar una semana antes de publicar estas palabras para no hacerlo “en caliente” así que, en frío, lanzo esta reflexión.

El pasado día 12 de febrero Móstoles vivió una situación histórica a muchos niveles. Felipe de Borbón y su esposa llegaron a nuestro Teatro de El Bosque para entregar unos premios institucionales. Era su primera visita como reyes y llegaron en un momento de plena agitación política, sólo una semana después de que tomara posesión la primera alcaldesa de la historia de Móstoles, por abandono del cargo del senador David Lucas.

Como demócrata no podía menos que expresar mi repulsa contra la visita de quien se hace llamar jefe del estado sin haber sido elegido por nadie, continuando una institución impuesta  a sangre y fuego únicamente tras una Guerra Civil y una dictadura de 40 años. Y como yo otras muchas personas, de Móstoles y de fuera, quisimos alzar nuestras voces pidiendo democracia plena para este estado.
Fue interesante. Éramos muchas personas diferentes, de organizaciones distintas, divididos por matices ideológicos e incluso diferencias personales, pero unidos por la defensa de un sistema plenamente democrático, de arriba abajo.

Frente a nosotros y nosotras, tras un desmedido despliegue militar y policial, estaba la pareja real y las fuerzas vivas de nuestro gobierno local. Un gobierno “del cambio” entregado a las genuflexiones y reverencias impuestas sobre el pueblo, cuya actuación ha despertado no pocos comentarios de uno y otro signo.

Del PSOE poco vamos a descubrir señalándolo como el más falso de los partidos republicanos y, en el caso de Móstoles, encabezado por una mujer que no tiene empacho en ejercer de “Responsable de Laicismo” a nivel autonómico mientras realiza ofrendas florales ante la virgen de turno. Pero parece que las llagas se han levantado especialmente entre quienes votaron a la “candidatura de unidad popular” llamada Ganar Móstoles.

Parece ser que sus votantes han descubierto ahora que, tras tres años en las instituciones apoyando un gobierno del PSOE, dos de ellos como miembros de ese gobierno, sin que las grandes líneas de actuación hayan variado en lo más mínimo en la ciudad (privatizaciones, desahucios, enchufismo, capitalismo de amiguetes….) la última frontera se ha rebasado con su sonriente presencia en las fotografías oficiales junto al monarca, provocando amargas decepciones y comentarios despechados en redes sociales, que no han tardado en ser respondidos por voces autorizadas (e interesadas) en el tema.

Dicen estas voces principalmente que la presencia en el acto “va en el cargo” porque son representantes de todo el pueblo de Móstoles y no solo de los republicanos y republicanas locales. Pues bien, esto es mentira.
Como miembros del gobierno, los y las concejales de Ganar Móstoles deben GOBERNAR para todo el pueblo, por supuesto, pero deben hacerlo como representantes de una opción política concreta, votada por una parte de la población que quiso trasladar a las instituciones un punto de vista político determinado. La pretensión de que una vez tomada posesión se evaporan las vinculaciones ideológicas de cada grupo es toda una declaración de intenciones.

El gobierno local estaba ampliamente representado en el acto oficial gracias al PSOE, con la alcaldesa a la cabeza, y por tanto, la presencia del grupo municipal de Ganar Móstoles era innecesaria. Al menos,  cualquier representación del grupo más allá de la persona de su portavoz (y Segundo Teniente de Alcaldesa)
Por supuesto aderezar este argumento, falso de por sí, con la manoseada falacia de la moderación como herramienta para atraer más voto y acumular más fuerza en un hipotético gobierno futuro, no hace más que poner en relieve la debilidad del presupuesto original.

Reducir el acto de aceptación de la jefatura del estado secuestrada desde 1936 por un golpe de estado a un acto burocrático ineludible nos deja ante la paradoja reformista por excelencia; Los representantes políticos no pueden, desde sus puestos institucionales, cuestionar el sistema porque tienen obligaciones para con él, y todo acto radical realizado desde fuera de ellos se circunscribirá exclusivamente al ámbito de la vida privada. Resultado; ni dentro ni fuera se plantea una alternativa al sistema, sino un perfeccionamiento del mismo en su funcionamiento cotidiano, dejando la ruptura en nada, enterrada bajo una palabrería ampulosa pero inútil.

Parece que la legislatura se termina poco a poco y el paso de la “candidatura de unidad popular” por el gobierno se va a resumir en muchas subvenciones, arreglo de aceras y jardines y poco más. Nada nuevo en el arte de cubrir el expediente político para justificar sueldos. Ni siquiera las críticas de sus allegados han persuadido a Ganar Móstoles para presentar alguna explicación colectiva al respecto de su entregada presencia al completo junto a los reyes. Quizás le dan menos importancia a ese acto que a la posibilidad de la celebración de un festejo taurino en Móstoles (para lo cual sí se dignaron exponer su opinión en forma de comunicado de prensa)
Al menos no podrán decir que no estaban avisados/as.

En mayo de 2015 se hablaba de ventana de oportunidad histórica para cambiar el rumbo político de la ciudad. Cada vez parece más evidente que esa ventana no conducía a ninguna parte y en 2019 volveremos a sufrir gobiernos conservadores si no lo remediamos. Por la parte que me toca, en 2019, como en 2015 y en 2011, seguiré trabajando en aportar una alternativa real, sistémica y rupturista. El socialismo.

Blog del autor

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.