Una monarquía fuera de control


El Rey Felipe VI junto a la ministra de Defensa, Margarita Robles, durante un encuentro con militares.- EFE
El Rey Felipe VI junto a la ministra de Defensa, Margarita Robles, durante un encuentro con militares.- EFE

Se cumplen tres semanas desde que el rey Felipe VI anunciara a través de un comunicado que retiraba la asignación presupuestaria a su padre, el emérito Juan Carlos I. Ocho partidos políticos han solicitado al Congreso una comisión de investigación parlamentaria, que ha sido rechazada hasta en tres ocasiones sólo en el mes de marzo. Los portavoces de estos partidos explican a ‘Público’ sus razones para investigar a Juan Carlos I. 

Hace exactamente tres semanas. Aquel domingo 15 de marzo España amanece en estado de alarma. Son momentos graves. La pandemia de coronavirus está afectando especialmente al país y el Gobierno insta a la ciudadanía a no salir de sus casas. Hay que evitar nuevos contagios. “Parar la cadena transmisora”, dice el presidente del Gobierno. El sistema sanitario puede colapsar. Ese mismo día, aquel domingo 15 de marzo de 2020, el rey Felipe VI, jefe del Estado, emite un comunicado. Sin embargo, no hay ninguna referencia a la covid-19. Tampoco a sus consecuencias. Felipe VI anuncia, por contra, que retira la asignación pública a su padre, el emérito Juan Carlos I, y asegura que renuncia a su herencia. El comunicado, sin embargo, levanta más dudas que certezas. Si el rey tenía información sobre la Fundación Lucum desde hace al menos un año, ¿por qué lo anuncia en ese preciso momento?

Comunicado de Federación de Republicanos (RPS): “LA PODREDUMBRE ENDÉMICA DEL RÉGIMEN MONÁRQUICO

“Es evidente que el hecho de que este comunicado surja en medio de esta situación es una especie de voladura controlada o cortina de humo”, denuncia Gabriel Rufián, portavoz de Esquerra Republicana en el Congreso, a Público. “Es especialmente en momentos de excepcionalidad, como el que vivimos ahora, cuando más transparentes tienen que ser las instituciones. Sería moralmente terrible para la democracia que el jefe del Estado aprovechara una situación de emergencia para esconderse o amparar la opacidad”, prosigue Íñigo Errejón, diputado de Más País, en conversación con Público.

Al comunicado le siguen duras críticas, especialmente en redes sociales y medios digitales. También en muchos partidos políticos con presencia institucional. En mitad de una grave emergencia sanitaria parecía consolidarse una nueva crisis institucional de la monarquía. El monarca decide salir en televisión y ofrecer un mensaje a la ciudadanía. Esta vez es al contrario. El rey solo habla de la covid-19 y no menciona ni una sola vez el comunicado de hace apenas unos días ni las sombras de corruptelas y comisiones que rodean a la Casa Real.

“Es evidente que el hecho de que este comunicado surja en medio de esta situación es una especie de voladura controlada”, señala Rufián

“El mensaje televisado del rey fue una completa decepción. Si tenía algún interés era ver si hacía alguna referencia a su padre. Es lo que estamos esperando mucha gente. Estamos esperando que por una vez se deje de ocultar información a la ciudadanía y que el monarca sea valiente y hable. En pleno siglo XXI, cualquier institución del Estado debe ser transparente y es evidente que la monarquía no lo está siendo”, reflexiona Joan Baldoví, portavoz de Compromís en el Congreso en declaraciones a Público.

La declaración institucional del rey es recibida por miles de ciudadanos con cacerolas. Por primera vez, mientras el monarca habla en televisión, miles de ciudadanos salen a sus balcones a mostrar su descontento. Es su única manera, en estado de alarma, de alzar su voz. El presidente del Ejecutivo reacciona y apoya públicamente la decisión tomada por Felipe VI. “Son medidas necesarias y coherentes”, aseguró Sánchez. El PP, principal partido de la oposición, también muestra su respaldo al rey y dice que confía en su “ejemplar servicio público”. Por último,Vox, tercera fuerza en el Congreso, cierra filas con la jefatura del Estado, apoya la declaración del monarca y señala que “España es una gran nación y sus enemigos nunca podrán con ella”.

Comunicado de Espacio Republicano de Madrid:14 de Abril: ni Corona, ni Virus. III República ¡¡YA!!

El monarca ya no vuelve a hablar sobre las presuntas donaciones irregulares recibidas por su padre. Tampoco de la herencia. “No nos parece casual que el rey emita un comunicado de semejante calado en estado de alarma. Aprovecharon la ocasión para que esto apareciera en pleno apogeo y que quedara un poco tapado. El Congreso de los Diputados tiene que investigar porque la democracia no puede estar en cuarentena. La democracia no para y es en el Congreso donde están los representantes de la ciudadanía”, prosigue Laura Borràs, portavoz de Junts per Catalunya, en conversación con Público.

“El Congreso de los Diputados tiene que investigar porque la democracia no puede estar en cuarentena”, apunta Borràs

La reacción de hasta ocho partidos políticos con presencia en el Congreso de los Diputados no se hace esperar. Esquerra Republicana (ERC), PNV, EH Bildu, Junts per Catalunya, CUP, BNG, Compromís y Más País presentan en la sede de la soberanía popular una comisión de investigación parlamentaria. Quieren que la cámara baja abra pesquisas sobre “la trama vinculada a las presuntas ilegalidades cometidas por miembros de la Casa Real y las influencias políticas, diplomáticas y comerciales con Arabia Saudí”. Unidas Podemos decide no firmar la petición por el momento político que atraviesa el país, pero se compromete a votar a favor. Así sucede.

Íñigo Errejón, portavoz de Más Madrid en el Congreso, explica a Público por qué presentan la petición para investigar al monarca. “Lo hacemos en este momento, que es un momento de excepción, por tres razones. Uno, sería moralmente terrible que el jefe del Estado aprovechara una situación de emergencia para esconderse. Dos, necesitamos de todos los esfuerzos, especialmente de los que más tienen, y los 100 millones de euros de origen ilícito que se pide investigar vendrían muy bien para el esfuerzo que está haciendo la sanidad pública. Y, por último, recordar que en los momentos excepcionales se suelen definir pautas que después se quedan en los tiempos de normalidad. El sociólogo César Rendueles escribía el otro día que los derechos civiles son especialmente importantes en los momentos de excepción. Nosotros pensamos lo mismo. Creemos que en este momento es más importante que nunca la rendición de cuentas y entendemos que en momentos de excepción las instituciones tienen que funcionar”.

La Mesa del Congreso, sin embargo, vuelve a vetar la comisión de investigación sobre las presuntas irregularidades del rey Juan Carlos I y sus supuestas cuentas en Suiza. Es, concretamente, la tercera vez que lo hace en un mes. Sucede gracias a los votos de PSOE, Partido Popular y Vox, que alegan que los informes de los letrados del Congreso señalan que la cámara baja no puede controlar al rey, cuya inviolabilidad en el ejercicio de su cargo está recogida en la Constitución y en la doctrina del Tribunal Constitucional.

Aitor Esteban, portavoz del PNV en el Congreso, advierte de que no es entendible en una democracia que una institución fundamental, como es la jefatura del Estado, “esté excluida de cualquier control”. “¿Puede utilizarse la institución para enriquecerse privadamente? La respuesta de todos es no. Entonces, si hay sospecha de que puede haber sido así, ¿cómo es que nadie puede investigarlo? ¿Estamos en una democracia occidental? Porque eso es precisamente lo que está en juego. Es muy grave. No entiendo que partidos democráticos no permitan que se realice una investigación desde el Parlamento. ¿Qué temen?”, se pregunta Esteban en declaraciones a Público.

De hecho, los ocho partidos políticos que han firmado la petición de una comisión de investigación anuncian que volverán a presentar nuevas iniciativas con idéntico objetivo. Entre ellos, hay socios importantes del Gobierno de coalición, como es el caso del PNV, y otros partidos que, con su abstención, posibilitaron la investidura como EH Bildu o ERC. Unidas Podemos, miembro del Gobierno, también ha señalado que se sumará a las peticiones una vez terminado el estado de alarma.

“El Congreso tiene que poder investigar cualquier tema que sea de interés general para la sociedad y este, no cabe duda, que lo es”, afirma Iñarritu

“Hemos pedido investigar las posibles irregularidades de la Corona en varias ocasiones en los últimos años y siempre se ha echado para atrás. Señalan el artículo de la inviolabilidad del jefe del Estado, pero aquí estamos hablando de un asunto de transparencia. El Congreso tiene que poder investigar cualquier tema que sea de interés general para la sociedad y este, no cabe duda, que lo es. No creo que ayude en nada que este tema se mantenga como tabú”, denuncia Jon Iñarritu, de EH Bildu.

Por su parte, el BNG denuncia que “en un sistema democrático todo debe poder ser investigado y muy especialmente las evidencias de corrupción en la jefatura del Estado“. “El comunicado de la Casa Real prácticamente certifica que existe corrupción y que el jefe del Estado lo conocía y no la denunció. Es un tema de extrema gravedad”, señala Néstor Rego, diputado del BNG en el Congreso, a Público.

En la sociedad, mientras tanto, se abre el debate. Las noticias sobre el coronavirus captan toda la preocupación y las cifras son aterradoras. También las repercusiones en materia económica y social. En mitad de toda esta emergencia sanitaria surge el argumento de que probablemente ahora no es el mejor momento de poner el foco en la Corona y sus cuentas. Es el momento de salvar el mayor número de vidas y después ya se verá. Por otro lado, surge la respuesta contraria. ¿Quién fue el que, en el primer día de estado de alarma lanzó un comunicado tan grave e importante? Efectivamente, fue el rey. Nadie se lo había pedido. Y, también, una realidad conciliadora: investigar a la Corona no implica dejar de luchar con todas las herramientas contra la pandemia.

“Parece que nunca es el momento para investigar a la Corona. Para mí, es hipócrita decir que ahora no es el momento de aprobar una comisión de investigación”, dice Baldoví

“Parece que nunca es el momento para investigar a la Corona. Para algunos, nunca lo es. Estamos ante un problema de voluntad política. Para mí, es hipócrita decir que ahora no es el momento de aprobar una comisión de investigación. Para nosotros es el momento de decir  a una comisión de investigación y, obviamente, que tenemos que luchar con todas las fuerzas contra la pandemia y cuando ésta acabe ya se constituirá esa comisión y se verá cómo se hace”, explica Joan Baldoví.

Mientras tanto, el monarca multiplica su presencia pública y su aparición en medios. Al mensaje del monarca, le siguen noticias de que el rey Felipe VI ha intervenido para que España reciba material sanitario de primera necesidadEspaña recibe medio millón de mascarillas “gracias al apoyo del Rey”titula ABC. Es el inicio de un cambio de estrategia en la Casa Real. De un perfil bajo en la gestión de la crisis, el monarca pasa a volcarse en actos vinculados con la emergencia sanitaria reactivando su agenda de visitas oficiales y contactos con diferentes personalidades y entidades del país.

Los siguientes días vuelven a sucederse titulares con el rey como protagonista. Desde la prensa generalista a la conocida como prensa del corazón. El Rey Felipe VI sale a la calle para agradecer la labor de las Fuerzas Armadas, titula Vanity FairLa llamada de Felipe VI a Donald Trump desbloquea el envío de respiradores para pacientes con coronavirus en España, dice Antena 3. El rey Felipe sigue trabajando en plena crisis por el coronavirus, informa Diez Minutos. Entre estos titulares, también aparecen informaciones sobre las reuniones del monarca con Juan Roig, dueño de Mercadona; con gerentes de hospitales en Madrid o La Rioja; con representantes de patronal y sindicatos; o con los principales responsables de Mercamadrid o la Federación Gallega de Cofradías.

Poco a poco, las informaciones que ponían el foco en las supuestas donaciones irregulares a Juan Carlos I van desapareciendo de la prensa. Para Gabriel Rufián, portavoz de ERC en el Congreso, resulta “evidente” que se trata de un nuevo intento de limpiar la imagen de la Corona y alejar al monarca de las informaciones de corrupción. “Prácticamente lo quieren mostrar como una especie de gurú”, denuncia. Tampoco sería la primera vez que sucede con la monarquía española en democracia. Las informaciones que afloran en la prensa internacional sobre presuntas corruptelas de Juan Carlos I han dejado en evidencia el papel de los medios de comunicación como mecanismo de control democrático y supervisión de las instituciones públicas.

“Creo que todo esto merece una reflexión de los periodistas y del periodismo en general. Ha habido un periodismo dominado por el poder económico, por gente muy poderosa a la que nadie ha votado en este país (…) Costará mucho explicar en un futuro el papel de los medios de comunicación en todo esto”, explica Rufián. 

Pero, medios de comunicación aparte, los partidos políticos que pidieron una comisión de investigación continúan exigiendo que sea el Congreso de los Diputados el que investigue esas presuntas comisiones o la fundación donde supuestamente aparecía como beneficiario Felipe VI. En la misma línea se manifestaba el catedrático en Derecho Constitucional de la Universidad de Sevilla Javier Pérez Royoque en una entrevista con Público que exigía una comisión de investigación como única manera real de realizar un ajuste de cuentas con la monarquía. “Hay que hacer una comisión de investigación de verdad, donde se coja toda la documentación que haya y se haga una investigación de principio a fin“, decía el catedrático, que defiende que la sociedad española tiene el derecho a poder preguntarse sobre el papel de la monarquía en esta democracia.

“La interpretación que se hace de la inviolabilidad del rey es inaceptable”, denuncia Aitor Esteban

Así, Aitor Esteban rechaza categóricamente el argumento empleado por PSOE, PP y Vox para rechazar la comisión de investigación. “La interpretación que se hace de la inviolabilidad del rey es inaceptable. Llevada a su literalidad, como se está haciendo, significaría que el rey puede cometer un homicidio y no podría ser juzgado. Sencillamente ridículo“, denuncia Esteban. El portavoz del PNV advierte, además, que el mantenimiento de esta cerrazón a investigar a la monarquía lo único que hace es debilitar al propio Estado: “La absoluta incapacidad de España, en general, para tener un mínimo espíritu crítico hacia el rey, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y las Fuerzas Armadas, en vez de reforzar el Estado, lo debilitan”.

El líder de Más Madrid, Íñigo Errejón, también señala que cuando una institución como es la jefatura del Estado “no puede ser controlada por otras instituciones y poderes” es que se está situando “fuera del Estado de Derecho y del equilibrio de poderes”. “Esto daña a toda la democracia española”, denuncia el diputado madrileño.

No obstante, varias fuerzas políticas también quieren destacar que la falta de transparencia y control de la monarquía no viene de ahora y que los problemas de transparencia que arrastra están vinculados con su propio origen. Así, Mireia Vehí, portavoz de la CUP en el Congreso de los Diputados, señala que el problema de la monarquía borbónica está en su propio origen y que la corrupción está asociada a su ADN. “Es inaudito que en pleno siglo XXI se nieguen comisiones parlamentarias. Es una anomalía democrática que pone de manifiesto que la monarquía es una institución anacrónica que no debe poder tener espacio en un Estado que se pretenda democrático. Es imprescindible auditar las cuentas e incluso poder debatir si esta monarquía tiene razón de ser”, explica la diputada Mireia Vehí, que recuerda que la legitimidad de la monarquía “emana de la herencia franquista” y “es el cordón umbilical del orden que impuso Franco”.

“No podemos dar esta crisis por finalizada. Su comunicado certifica que existió corrupción en la Casa Real”, dice el BNG

Tampoco olvidan muchos de estos partidos que la cerrazón de los principales partidos del Congreso, a excepción de Unidas Podemos, para investigar a la monarquía tampoco surge de la situación de emergencia sanitaria. En este sentido, partidos como Compromís, EH Bildu, Junts o la CUP, entre otros, recuerdan a Público que en los últimos años han presentado diversas iniciativas dirigidas a acotar el concepto de inviolabilidad, pedir comparecencias del monarca en el Congreso o, simplemente, preguntas parlamentarias que trataban de fiscalizar las cuentas de la Corona como si fueran igual que cualquier otra institución del Estado y que la respuesta mayoritaria del Congreso o del Gobierno de turno siempre ha sido la misma: un rotundo “no”.

“Ante hechos tan graves como los que enuncia el comunicado del monarca, necesitamos que el monarca aclare muchos puntos y muchas dudas que nos surgen. Incluso de tipo jurídico”, apunta Iñarritu, de EH Bildu. “El comunicado del rey es prácticamente una confesión y eso ensombrece aún más una institución que ya estaba en duda porque nunca fue consultada ni legitimada”, prosigue Borrás, de Junts. “No podemos dar esta crisis por finalizada. Su comunicado certifica que existió corrupción en la Casa Real y que el jefe del Estado lo conocía y no lo denunció”, incide Néstor Rego, de BNG.

A ojos de Aitor Esteban, del PNV, la crisis abierta en la institución que ostenta la jefatura del Estado abre una “oportunidad” para la democracia española y la propia institución “para demostrar transparencia y madurez democrática”. “No es la primera vez que hay sospechas acerca de las actividades del rey emérito, y no es arriesgado decir que en el futuro habrás más noticias”, sentencia el nacionalista vasco.

La pelota, en el tejado del PSOE

La pelota está ahora en el tejado del PSOE, el partido que más diputados acumula en el Congreso y que con su voto a favor puede abrir la puerta a una comisión parlamentaria. Las ocho fuerzas políticas que presentaron la última petición de abrir una comisión de investigación en el Parlamento inciden en que volverán a presentar estas peticiones tantas veces como sean necesarias hasta que se acepte. A ellos se unirá Unidas Podemos. La pelota, por tanto, permanece en el tejado del principal partido del Gobierno que, hasta ahora, ha rechazado cualquier tipo de investigación sobre la monarquía.

“A veces el progresismo del PSOE llega hasta donde llega y nunca traspasa la línea de la Corona. Creo que ahora es el momento, que la sociedad ya ha demostrado su madurez. Hay un dicho de los valencianos que dice que cuanto más claro esté todo, más amigos. En este caso, cuanto más transparente sea la institución, más respaldo puede tener. Pero si la institución se dedica a guardar los trapos sucios debajo de la alfombra con ayuda de determinados partidos… probablemente, entre todos, estén contribuyendo al desapego de la gente con la institución“, sentencia Joan Baldoví, que no olvida que el CIS lleva cinco años sin preguntar a los españoles por su valoración de la monarquía.

Público