Así es La Flamenca: la finca favorita de Juan Carlos I donde Letizia se negó a cazar


finca La Flamenca

Gestionada por Javier Corsini, íntimo de la Casa Real, la finca es del duque de Fernán Núñez. Tiene uno de los mejores cotos de perdiz, y por allí han pasado reyes y hasta Miguel Delibes

Los expertos cazadores lo consideran uno de los mejores cotos de España. La finca La Flamenca, de la que el rey Juan Carlos I es asiduo, es uno de los lugares más apreciados para la caza de perdiz roja. Lo frecuentaba Miguel Delibes, amigo de su aristocrático propietario, Manuel Falcó de Anchorena, quien ostenta numerosos títulos nobiliarios, entre los que destaca el ducado de Fernán Núñez.

Situada en la vega de Aranjuez, a pocos kilómetros de Madrid, La Flamenca es una finca de 4.000 hectáreas que cuenta con más de 60 ojeos diferentes ofreciendo todo tipo de variedad de vuelo de la perdiz. Los cazadores suelen ir en grupos de ocho o nueve personas y en función de sus habilidades, pueden llegar a salir con casi 2.000 piezas.

La empresa que gestiona la finca es Milbro, cuyo nombre comercial es Great Spanish Hunts (GSH), y está especializada en escapadas en todo el mundo. GSh es propiedad de Javier Corsini, miembro de una de las familias burguesas más arraigadas y amigo de la familia real. Entre sus relaciones destacan también Alejandro Agag Jaime de Marichalar, de quien era vecino en el mismo edificio de la calle Ortega y Gasset cuando todavía estaba casado con la infanta Elena. No son casualidades de la vida, los grandes apellidos suelen moverse por los mismo rincones.

Escapada de los príncipes

Por eso no era extraño que Marichalar cazara en tiempos lejanos en La Flamenca con su entonces esposa. Incluso los reyes Felipe y Letizia, cuando eran príncipes, acudieron a una jornada de caza en la finca. Fue horas después de anunciar su compromiso en Zarzuela, en 2003, cuando la pareja se ‘escapó’ a pasar el día en La Flamenca. Eso sí, mientras don Felipe se cobró alguna pieza, doña Letizia, a quien le espanta la caza, se negó a disparar, tal como recuerda la revista ‘¡Hola!’ de aquellos días, y prefirió dar largos paseos a caballo por los deliciosos terrenos.

Felipe y Letizia, en 2003 durante el anuncio de su compromiso. (Getty)

Volvamos a la gestión del lugar: la empresa de Corsini organiza cacerías en esta finca y la consideran una de las mejores para la caza de perdiz roja. Famosa es la jornada en la que Manuel Fraga estuvo de caza en La Flamenca en los tiempos del Prestige. Aquel día fue el también hermano de Miguel Corsini, expresidente de Renfe, quien organizó la montería.

Gestión de Javier Corsini

Así se define la empresa en su página web: “La familia de Great Spanish Hunts está compuesta por más de 35 experimentados y magníficos profesionales, que con el mayor esfuerzo y dedicación hacen que cada viaje o día de caza sea una vivencia única e inolvidable para nuestros cazadores. GSH no es una agencia de caza sino que organiza todas las cacerías personalmente, de manera que nada quede al azar o en manos de terceras personas. Dos de nuestras mejores fincas, La Flamenca y Fuensaúco”.

Jornada de caza de perdiz roja en la finca La Flamenca. (Great Spanish Hunts)

La sociedad tiene ingresos millonarios cada año (3.568.053 euros en el último ejercicio) y posee un patrimonio activo de tres millones. La empresa se creó en 1997 y presenta como actividad la “caza, captura de animales y servicios relacionados con las mismas”. En La Flamenca, Corsini organiza unas 100 cacerías al año.

El duque y sus ilustres invitados

Pero no es de su propiedad, la finca es de Manuel Falcó de Anchorena, duque de Fernán Núñez (desde 1956) y, además, duque de Bivona, marqués de la Mina, marqués de Alameda, marqués de Almonacir, marqués de Castelnovo, marqués de Miranda de Anta, conde de Barajas, conde de Cervellón, conde de Anna, conde de Molina de Herrera, conde de Montehermoso, conde de Pezuela de las Torres, conde de Puertollano, conde de Saldueña, conde de Xiquena y señor de la Higuera de Vargas. Casado en 1986 con María Cristina Ligués Creus, tienen dos hijos.

Un camarero prepara las mesas del almuerzo en La Flamenca. (Great Spanish Hunts)

Dentro de La Flamenca hay un palacete al que solo acceden algunos de los cientos de cazadores que pasan por el lugar. Don Juan Carlos suele ser uno de ellos, invitado por el duque de Fernán Núñez, quien suele agasajar a los cazadores más ilustres con copiosos almuerzos en este paraje. La zona social en la que se organizan desayunos y almuerzos es conocida como la Casa del Monte, y es también el lugar de encuentro y reuniones para los participantes en las cacerías de perdiz. La zona tiene un gran salón con una enorme chimenea, comedor y paredes decoradas con fotografías de cacerías, y está situado a los pies del palacio (construido en el cerro) donde reside actualmente la familia. La finca tenía su propia iglesia, su párroco y su escuela, algo que ha desaparecido con los nuevos tiempos.

La finca tiene su historia, claro. Forma parte de la Real Heredad de Aranjuez y en sus terrenos se encontraba la Escuela Central de Agricultura, creada por decreto en 1855 por el entonces ministro Fomento Manuel Alonso Martínez. En el centro educativo se impartían los cursos de perito agrícola hasta 1868, cuando la escuela se trasladó a la Ciudad Universitaria de Madrid. Allí, en 1969, se construyó de Instituto Agrícola de Alfonso XII, la actual Escuela Técnica Superior de Ingenieros Agrónomos de Madrid.

Vanitatis