El Ayuntamiento de Madrid multa a la caravana de HazteOir, que ha colocado interrogaciones a su mensaje tránsfobo


La caravana de los utracatólicos ha llegado a la plaza de Cibeles, donde ha sido multada por incumplir la ordenanza de publicidad de Madrid – Sin embargo, este vehículo no ha sido retenido, y se ha encontrado con un bus del programa de El Intermedio – HazteOir ha aprovechado la polémica del bus tránsfobo para avivar su campaña de donaciones que disfrutan del régimen fiscal de las entidades de utilidad pública

La caravana de HazteOir con el autobús de El Intermedio en Cibeles. / R.R
La caravana de HazteOir con el autobús de El Intermedio en Cibeles. / R.R

El grupo ultracatólico HazteOir ha reiniciado este viernes su campaña publicitaria y su desafío: le ha colocado unas interrogaciones a su mensaje tránsfobo y ha iniciado así el viaje con una “autocaravana” por los alrededores de Madrid sorteando la prohibición judicial de exhibir sus eslóganes contra la transexualidad. Su plan es que este vehículo acompañe al autobús retenido por orden del magistrado del juzgado de Instrucción número 42 de Madrid, que dicen que sacarán el lunes y lo pondrán a circular.

Esta mañana, sobre las 13.30 horas, ha llegado hasta la fuente de Cibeles, que está frente al Ayuntamiento de Madrid. Allí, un policía local le ha interceptado, ya que es un lugar donde está prohibido estacionar. Según el presidente de HazteOir, Ignacio Arsuaga, le han permitido seguir circulando. Pero se ha ido con una multa, por incumplir la ordenanza municipal de publicidad en la vía pública. Minutos después la caravana ha emprendido su marcha.

La base de la gira es la misma, HazteOir insiste en que existe “adoctrinamiento sexual en diez comunidades”. Hace referencia a las leyes sobre identidad de género. Sí ha desaparecido de esta nueva versión las frases que decían: “Si naces hombre, eres hombre. Si eres mujer seguirás siéndolo”.

Arsuaga ha lanzado un mensaje al Ayuntamiento de Madrid: “Si la señora Carmena quiere ilegalizarnos tendrá que cambiar la ordenanza”, ha dicho en referencia a una hipotética intervención de la policía municipal.

Además, en ese punto se ha encontrado con otro autobús, el del programa de El Intermedio del Gran Wyoming, que lleva un mensaje opuesto: “La identidad de género no se elige. Que no la elijan otros por ti”.

La asociación utiliza el foco que le ha proporcionado su campaña contra la transexualidad para arrancar una segunda fase publicitaria. De hecho, ha aprovechado la retención del autobús para tratar de mostrarse como víctima de la censura de la libertad de expresión y asegurar que ha triunfado la “inquisición gay”.

Toda la polémica despertada por sus mensajes en los que aseguraba que no había que dejarse engañar le ha servido también al grupo ultracatólico para reavivar su campaña de petición de donaciones, su principal fuente de ingresos que, además, se beneficia de su carácter de asociación de utilidad pública. La ley permite a estas entidades que sus donantes y asociados se desgraven las aportaciones económicas que les hagan. HazteOir fue declarada como tal en 2013 mediante una orden firmada por el exministro del Interior Jorge Fernández Díaz.

El Diario