Cultura: El Guernica, 80 años del símbolo universal contra la barbarie


El Guernica en su actual ubicación en el Museo Reina Sofía

El Guernica fue pintado por Picasso en poco más de un mes – del 1 mayo al 4 de junio 1937- por encargo del Gobierno de la República y con el fin de representar a España en la Exposición Universal de aquel mismo año. Picasso no sabe bien qué pintar hasta que el 26 de abril se produce el brutal bombardeo sobre la población vasca de Guernica , episodio devastador que el pintor malagueño dejó plasmado en un cuadro imponente como alegato contra la crueldad de la guerra, que ochenta años después sigue siendo un símbolo universal contra todo tipo de barbarie.

En enero de 1937 el Gobierno de la II República le encargó a Pablo Ruiz Picasso, (1881-1973), el artista español más reconocido internacionalmente, y que en septiembre del año anterior había sido nombrado director del Museo del Prado -recién estallada la guerra civil-,  un mural para representar a España en la Exposición Universal de París de aquel mismo año. Un pabellón que debía tener evidentemente un marcado carácter propagandístico de la República.

El encargo supuso para Picasso un desafío. Al principio el pintor malagueño no parecía encontrar un motivo en el que centrarse, quizás debido circunstancias de la Guerra civil (1936-1939). En enero hizo su primer aporte político como “artista popular” a la causa republicana. Grabó dos grandes planchas divididas en 9 viñetas, que constituyeron una dura crítica contra los rebeldes: “Sueño y mentira de Franco” (I y II).

El artista sufrió una crisis creativa que le paralizó durante unos meses. Las causas pudieron ser varias, en primer lugar, el marcado carácter propagandístico que le exigían para la obra, le maniataba mucho y por otro lado, estaba atravesando una crisis sentimental. Hay que recordar que en este momento Picasso estaba casado con su primera mujer Olga Koklova, que le negaba el divorcio, vivía con Marie-Thérése Walter con la que tenía una hija y, desde 1936, la fotógrafa Dora Maar era su amante oficial, y la autora de todo el reportaje fotográfico de esta obra.

El 26 de abril de 1937 aviones alemanes de la Legión Cóndor, ayudados por italianos, al servicio de los nacionales, bombardearon Guernika, pequeña localidad vizcína que no constituía ningún objetivo militar y cuya devastación fue un acto brutal hacia la población civil. Fue un episodio gratuitamente cruento, no había razones que justificaran el ataque de una pequeña ciudad como aquella, sin valor militar alguno, poblada entonces casi exclusivamente por mujeres, niños y ancianos, ya que los hombres se encontraban en el frente.

Pero tras el schock, Picasso salió de su aparente atolladero creativo: el atroz bombardeo además de mostrar el horror de la guerra le permitía materializar el encargo del Gobierno republicano.

El primero de mayo de 1937, París vivió una fiesta del trabajo marcada por el rechazo vehemente de la destrucción de la población vasca, y por una fuerte oposición al franquismo.  Ese mismo día Picasso se pudo a trabajar en él de un modo febril. Durante los siguientes diez días hizo numerosos bocetos de lo que podría ser el cuadro hasta que encontró el soporte definitivo, una tela de 349 x 776 centímetros, instalada en un taller especial que Dora Maar había buscado para este propósito

Picasso era consciente que esta obra debía ser contemplada no sólo por entendidos del arte, sino, por todo tipo de personas que visitaran el pabellón español, por lo que partió de una masacre que tuvo resonancia internacional.

Con sorprendente rapidez,  entre el 1 de mayo y el 4 de junio, Picasso creó el que iba a ser uno de los iconos del siglo XX: un mural de enormes dismensiones pintado en blanco y negro -con una variadísima gama de grises y toques azulados casi imperceptibles-, recurriendo al lenguaje cubista, con ciertas deformaciones surrealistas.

Picasso efectuó ocho versiones del cuadro hasta llegar a la definitiva, en la que el caballo desafiante ocupa la posición central y el sol se transforma en luz artificial. El cuadro no representa únicamente el bombardeo de Guernica, ni siquiera contra la Guerra Civil española, sino que lo extiende a la tragedia que supone cualquier guerra, donde todo es violencia, horror y dolor, algo que se siente, que nos late, nada más ver el cuadro.

El Guernica se ha convertido en un símbolo universal contra la barbarie, un duro alegato contra la crueldad de la guerra. Es aquí donde radica su fuerza y la universalización de su mensaje: El Guernica es un símbolo de la sociedad civil y de la democracia, contra la barbarie y todos los desastres que conlleva la sinrazón.

Sobre ello, Picasso en una entrevista publicada el 13 de marzo de 1945 en el “New Mases”, avaló esta idea cuando afirmó en relación al simbolismo del cuadro: “El toro no es el fascismo, aunque sí la brutalidad y la oscuridad“.

Mas explicito fue cuando mientras su realización manifestó: “En la pintura mural en la que estoy trabajando y que titularé “Guernica”, y en todas mis obras, expreso claramente mi repulsión hacia la casta militar, que ha sumida a España en un océano de dolor y muerte”.

El Guernica pasó a ser “propiedad del pueblo español” por expreso deseo de Picasso. Durante la II G. M, Picasso decidió que por motivos de seguridad se llevara al MOMA de Nueva York en calidad de deposito, hasta que se instaurara la democracia en España. EL cuadro se devolvió el 10 de septiembre de 1981. Se instaló en el Museo del Prado de Madrid, hasta que en 1992 quedó ubicado definitivamente en el Museo Nacioal de Arte Moderno Reina Sofía.EFE/Doc

EFE

Un pensamiento en “Cultura: El Guernica, 80 años del símbolo universal contra la barbarie”

  1. Buena obra, sobre Guernica, Creo que no se debería de cambiar el significado de la obra, ya que fue el principal motivo, la barbarie por lo que los NAZIS, con el apoyo y la autorización de los rebeldes a la IIª REPÚBLICA, encabezados por Franco y el Directorio fascista, bombarcearon la Población Civil de Guernica, que condenamos y seguiremos condenando. Su lugar de exibición será siempre el Museo del Prado. Pablo Picasso, dijo que hasta que no fiera restablecida La REPÚBLICA, la Obra “El Guernika”, no debería de regresar a España y no cuando regresara de forma fraudulenta, “la moñarquia”, ya que la IIª REPÚBLICA fue Proclamada el 14 de Abril de 1931 y loa rebeldes encabezados por Franco, se levantaron en armas con el apoyo de NAZIS y FASCISTAS de Hitler y Mussolini, quiere decirse un CRIMEN amparado después, por las potencias que ganaron la Segunda Guerra Mundial, que para mi es como respaldar todos los crímenes cometidos por los reberdes a La República. SALUD Y REPÚBLICA.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.