¡Viva la República!, por Gumersindo Lafuente


86 años después de la proclamación de la II República, España parece que ha entrado en un oscuro túnel del tiempo con inumerables muestras de retroceso como las banderas de los cuarteles a media asta por la muerte de Jesucristo

14 de abril de 2015, Puerta del Sol

El gobierno del PP no se mete en esos asuntos y no reprocha ni las declaraciones del presidente de RTVE, ni la actitud de los monjes del Valle de los Caídos que se niegan a permitir una exhumación de restos

El 14 de abril de 1931, con la proclamación de la II República, se abrió un periodo de la historia de España lleno de luces, de esperanzas, de logros. También de sombras y violencia. Muy pronto se vio que el camino no iba a ser fácil. El 18 de julio de 1936, un golpe de estado alentado por la derecha y ejecutado por el Ejército terminó con el sueño y dio paso a una sangrienta Guerra Civil y a una no menos violenta dictadura. Hoy, 14 de abril de 2017, 86 años después de la proclamación republicana, por orden del Ministerio de Defensa, las banderas de los cuarteles españoles ondean a media asta por la muerte de Jesucristo. En España es Viernes Santo.

Si leemos las noticias de las últimas semanas, da la sensación de que estamos entrando en un oscuro túnel del tiempo.

Hace unos días, José Antonio Sánchez, el impresentable presidente de RTVE, en una conferencia en Casa de América, glosaba las virtudes evangelizadoras de la conquista de América y aseguraba que “lamentar la desaparición del imperio azteca es más o menos como sentir pesar por la derrota de los nazis en la Segunda Guerra Mundial”. Por tonto y por ignorante debería haber dimitido inmediatamente. Ni lo hizo, ni sus jefes le han destituido. Tampoco que se sepa le han recriminado sus palabras desde la institución que pagamos entre todos para estrechar los lazos que nos unen cultural y solidariamente con América Latina.

Y es que el gobierno del PP no es de meterse en estos asuntos. Como tampoco le ha importado mucho a  Soraya Sáenz de Santamaría, nuestra vicepresidenta, de la que depende Patrimonio Nacional, que los monjes del Valle de los Caídos se nieguen a cumplir una sentencia que les obliga a permitir la exhumación de los restos de los hermanos Lapeña.

Imbuidos en este ambiente de sacristía, tampoco puede sorprendernos que no se haga nada con el escándalo de las inmatriculaciones. Un resquicio dejado en la ley hipotecaria, aprobada en la época de José María Aznar como presidente del Gobierno, ha permitido a la Iglesia Católica hacerse por casi nada con la propiedad de una gran cantidad de inmuebles a lo largo y ancho de toda España. El caso más emblemático, la Mezquita de Córdoba. Hace unos días, el alcalde de Zaragoza se dirigió por carta al Papa para abrir un debate “tranquilo y respetuoso” sobre este asunto. Aquí nadie hace nada, ni tan siquiera disponemos de un listado que nos revele la magnitud del expolio.

Lo que sí es público, no hay más que acercarse a alguna de las clínicas, es la renovada campaña de acoso a las mujeres que haciendo uso de su libertad y de la ley que las protege deciden abortar. No es un capricho, ni una situación precisamente agradable. Parece que en este caso la piedad consiste en agobiar, coaccionar y humillar públicamente. ¿Dónde está la autoridad para defender la intimidad de estas mujeres?

Tampoco sorprende la absolución del padre Román en la Audiencia Provincial de Granada. Este hombre parece que pudo pasarse un pelo en su “amor cristiano”, pero prescritos sus más que probables delitos, la imposibilidad de demostrar que hubo penetración le ha librado de la cárcel. Leyendo la sentencia, más parecía que se estaba juzgando a la víctima que al acusado, pero ya saben, la justicia, cuando se enfrenta a los poderosos, tiene estos defectos.

En Madrid también sufrimos lo nuestro. Ahora nos rasgamos las vestiduras porque en un colegio concertado de Alcorcón, del que ya sabíamos que separan a niños y niñas en diferentes aulas y que su director comparó la ley contra la “LGTBfobia” con el fanatismo terrorista, se ofertan extraescolares de ganchillo para las niñas mientras mandan a los niños de visita al Bernabéu. ¡Qué se puede esperar de una ideología educativa ultraconservadora! Lo vergonzoso es que se siga sufragando con nuestros impuestos. No sé en qué estará tan ocupada Cristina Cifuentes que no interviene ya mismo en este asunto.

Así estamos, en 2017 la santa madre iglesia nos sigue metiendo la mano en el cerebro, en el bolsillo, en la bragueta o en el Boletín Oficial del Estado. Eso sí, con indulgencia plenaria.

Por eso, de nuevo, y aunque a pesar de ser tan razonable no esté de moda: ¡Viva la República!.

El diario