La Marea Blanca vuelve a su origen: desemboca en La Princesa para exigir el cese de Sánchez Martos


Los colectivos integrados en la Marea Blanca “abrazará” el centro donde pedirán la dimisión de la presidenta de la Comunidad de Madrid y de su consejero de Sanidad.

El Hospital de La Princesa fue el origen donde nació uno de los movimientos sociales con mayor intensidad de los últimos años: la Marea Blanca. El plan de reconversión del centro por un geriátrico que planificó el consejero de Sanidad de aquel entonces, Javier Fernández-Lasquetty, dinamitó las protestas de los profesionales de la sanidad madrileña. 4 años, 6 meses y 21 días después, el foco de la movilización en defensa de la sanidad pública vuelve a su génesis.

Si hace casi un lustro los trabajadores sanitarios y no sanitarios junto a los ciudadanos se opusieron al plan del Gobierno de Ignacio González al grito de “¡No al desmantelamiento del Hospital de La Princesa!”, la 56ª Marea Blanca que desmboca este domingo en el centro es un pequeño homenaje a “la lucha constante” alrededor del hospital. Sin embargo, el colectivo es consciente de que no hay tiempo de celebración.

La Mesa en Defensa de la Sanidad Pública de Madrid (MEDSAP) mantiene la señal de alerta al ver los movimientos de la Consejería de Sanidad del Ejecutivo de Cristina Cifuentes en Móstoles. “La estrategia privatizadora continúa hoy con el intento de convertir el Hospital Universitario Público de Móstoles en un centro de media y larga estancia”, recuerda la plataforma.

Y es que detrás de ese plan que tuvo que echar abajo la Comunidad de Madrid ante la contundente movilización ciudadana, la Marea Blanca ve una “operación de trasvase de pacientes de la Sanidad Pública al (vecino) hospital Rey Juan Carlos, propiedad del consorcio Fresenius-Helius”. Pese a que el consejero de Sanidad, Jesús Sánchez Martos, ha asegurado que no se reconvertirán las 130 camas que anunció, un nuevo plan más general se avista en la política sanitaria madrileña.

De hecho, Móstoles, a través de una asamblea multitudinaria, también ha alzado esta semana la voz. Vecinos y profesionales del hospital público pusieron como línea roja en sus reivindicaciones que “sobre todo” se abandone el nuevo plan anunciado por el consejero de Sanidad. Un proyecto en el que el Gobierno regional busca reconvertir camas de agudos a media-larga estancia en seis hospitales públicos de la Comunidad de Madrid (Móstoles, la Paz, Getafe, Gregorio Marañón, 12 de Octubre y Príncipe de Asturias).

A pesar de que La Princesa no está entre los seleccionados por Sánchez Martos, la Marea Blanca ve múltiples motivos para “abrazar” al hospital. Y entre estos los Presupuestos Generales de la Comunidad de Madrid para 2017 tienen mucho que decir. Las cuentas autonómicas relatan que el centro cuenta este año con 157,8 millones de euros, lo que representa un recorte de 5,5 millones de euros en comparación con 2016. De esta manera, la MEDSAP prefiere hablar de las “falsedades y medias verdades acerca del hipotético crecimiento que publicita el Gobierno de Cristina Cifuentes”.

Además, el colectivo reprocha “la falta de profesionales médicos y del resto de categorías, la accesibilidad para personas dependientes, la falta de plazas en residencia de mayores y las camas cerradas por la negativa de la Comunidad de Madrid de rehabilitar el hospital Puerta de Hierro, actualmente abandonado y que podría albergar 500 camas”. Por todo ello, los colectivos integrados en la Marea Blanca piden este domingo la dimisión de la presidenta de la Comunidad de Madrid y de su consejero de Sanidad.

El Boletín