Refugiados: en recuerdo a los 5000 ahogados en el Mediterráneo


Más de 1000 personas protestan en la playa de Las Moreras contra “la política del miedo y la indiferencia”

INSTANTE DE LA PERFORMANCE ‘5000 SUEÑOS AHOGADOS’. FOTO: JORGE OVELLEIRO

El Pisuerga no es el Mediterráneo ni la playa de las Moreras es la costa turca de Bodrum, donde el mar arrojó en septiembre de 2015 el cuerpo sin vida de Aylan, de 3 años. El  pequeño huía de la guerra de Siria y encontró la muerte junto a su hermano de 5 años y su madre. Una historia que se repite. Hoy, más de 1000 personas han lanzando desde Valladolid un mensaje al mundo para poner fin a la vergüenza del drama de los refugiados.

A las 11.30 horas, todo el dispositivo de voluntarios coordinados por el Colectivo Indignado se encontraba ya desplegado en las Moreras, donde 30 minutos después estaba anunciado el acto de protesta: ‘5000 Sueños Ahogados’, incluido en la programación del TAC.

De forma intermitente por megafonía se fueron dando mensajes del desarrollo del acto de denuncia contra “la política del miedo y la indiferencia”. El primer aviso fue que todos los que se encontraban en la arena para tomar el sol la desalojaran.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Poco a poco, la arena se fue cubriendo de personas que acudían para sumarse a una iniciativa, que oficialmente dio comienzo sobre las 12.15 horas con el sonido de una sirena, seguida del ruido de las olas. Fueron tan solo unos minutos en los que más de 1000 cuerpos tumbados sobre la arena representaban la tragedia que se vive todos los días en aguas del Mediterráneo.

La captación de las imágenes se realizó en absoluto silencio, solo roto por los ladridos de algunos perros. Lo de menos era la cifra. No se trataba de buscar un ‘récord Guinness’ al que nos quieren acostumbrar en las fiestas de la ciudad.

Lo que parecía un reto se había cumplido. “La utopía está en el movimiento”, palabras de Eduardo Galeano que allí se recordaron. Y “Valladolid dijo ‘no’ a una Europa fortaleza”y “‘No’ a las guerras”, a la vez que se denunciaba la insensibilidad de los gobiernos, empezando por la de Mariano Rajoy, que se comprometió a acoger a 1.800 refugiados y a finales de 2016 no habían llegado ni el 5%.

Después del ‘momento’ en el que “todos los cuerpos habían sido el mismo cuerpo tendido sobre la arena”, vendría el tiempo de los agradecimientos, la lectura de manifiestos -el del Colectivo Indignado fue leído por Nicole (Congo) y Shalet (República Democrática Saharaui)-.

Luego vinieron las canciones. La primera en sonar, tras un tema étnico africano, fue el ‘Imagine’ de John Lennon, coreado por los asistentes, que rápidamente se fueron alejando del arenal a la búsqueda de una repadora sombra.

Seguidamente, Manuel Iglesias y Jaime Lafuente cantaron algunos temas. La protesta continuó fuera del escenario con la actuación de un numeroso y multiracial grupo de percusión. 

Ultimo cero