El Gobierno y las comunidades autónomas acuerdan universalizar el tratamiento de la hepatitis C a todos los pacientes


Miembros de la Plataforma de Afectados por la Hepatitis C en la puerta del Ministerio. EFE/Luca Piergiovanni

El Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas han acordado este miércoles ampliar el Plan Nacional de la Hepatitis C hasta el año 2020 con el objetivo de tratar a todos los pacientes con los nuevos fármacos de última generación. De momento, los llamados antivirales de acción directa sólo se habían utilizado para los casos más graves, aquellos con un grado de fibrosis alto (F2, F3 y F4). Ahora, el tratamiento se extiende también a los pacientes con un grado de fibrosis más bajo (F0 y F1), una de las viejas reclamaciones de los colectivos de afectados.

El acuerdo se ha adoptado en el Consejo Interterritorial de Salud que se ha celebrado el miércoles en Madrid y que ha estado presidido por la ministra de Sanidad, Dolors Montserrat.

Damián Caballero, presidente de la Plataforma de Afectados por Hepatitis C, ha asegurado a este diario que “es una gran noticia” y que están “felices del reconocimiento a esta lucha que llevamos haciendo años”.

Por su parte, Mario Cortés, fundador de la plataforma y paciente curado de hepatitis C, ha señalado a EL MUNDO que “para nosotros y para mi personalmente es muy positivo. Estamos contentos y satisfechos”. Además, Cortés ha asegurado que su lucha “debe ser un espejo para otro tipo de enfermedades, para que otros enfermos se animen a luchar”.

A día de hoy, más de 76.000 españoles han recibido el tratamiento con antivirales de última generación, ha recordado la ministra. Mario Cortés es uno de ellos. “Yo me curé. Me dieron el tratamiento el 14 de abril de 2015. Tenía la fibrosis muy avanzada y me habían dado ocho o nueve años de vida, pero yo no estaba dispuesto a quedarme sentado esperando la muerte. Había un tratamiento y me lo tenían que dar”, señala.

Precio del tratamiento

Sobre financiación, Jesús Vázquez, consejero de Sanidad de la Xunta de Galicia, ha reconocido que los nuevos tratamientos que están apareciendo para ésta y otras enfermedades hacen necesario analizar cómo se incorporan a la sanidad pública sin que “dispare” el gasto sanitario, pero rechazó crear fondos específicos para pagar los fármacos de una enfermedad concreta. “Se debe hablar de financiación en su conjunto”, ha insistido.

Antes de la reunión, la plataforma de afectados ha presentado al Consejo Interterritorial una carta para que obligue a las farmacéuticas a negociar y bajar los precios del tratamiento. “Si se han tratado cerca de 70.000 pacientes de hepatitis C y se han gastado unos 1.400 millones de euros significa que cada tratamiento ha costado de media 27.500 euros” asegura Caballero. “Según el informe que ha presentado el Consejo Interterritorial, si tenemos que tratar 237.000 enfermos más a ese precio, el Sistema Nacional de Salud se hunde. Por tanto, lo que hemos pedido al Gobierno y al consejo es que obligue a las farmacéuticas a poner un precio justo, que para nosotros es el coste de fabricación más un 12% de beneficio, cifra con la que se trabaja en la administración”.

Por otra parte, en la reunión se ha acordado también la creación de un Registro Nacional de Enfermedades Raras, un “paso importante para poder determinar la importancia y el volumen de los pacientes y, a partir de ahí, poder impulsar la investigación para tratamientos que curen”, aseguró el consejero gallego.

EM