Todos los cabos sueltos de la fortuna de los Borbones llevan a Suiza


Antes de que una supuesta amante del rey emérito airease la existencia de cuentas suizas a nombres de parientes, varias investigaciones periodísticas habían seguido la pista del dinero de la familia real en Ginebra

El anterior monarca recibió 375 millones de pesetas de la herencia de su padre a través de tres cheques ingresados en cuentas suizas en 1993. Pilar de Borbón, tía de Felipe VI, mantuvo una sociedad opaca en Panamá durante cuatro décadas y cuatro familiares en la línea de sucesión repatriaron cuatro millones en la amnistía fiscal de Montoro

Mucho antes de que empezaran  a airearse las conversaciones de la supuesta amante del rey emérito Corinna  zu Sayn-Wittgenstein existían abundantes indicios de que varias generaciones de los Borbones escondieron fortunas millonarias en Suiza. El propio padre de Juan Carlos I legó a sus hijos bienes y fondos por valor de 1.100 millones de pesetas tras su muerte en 1993. La mayor parte de esos fondos se encontraba en entidades de Ginebra, según reveló el diario El Mundo

La mayor parte de la fortuna que Juan de Borbón escondía en cuentas suizas acabó en manos de su hijo. Fueron unos 375 millones de pesetas. Juan Carlos de Borbón los recibió a través de tres cheques que fueron ingresados el 21 de octubre de 1993, momento en el que se procedió al reparto de la herencia, en la cuenta 10.031 de Sogenal -Société Générale Alsacienne de Banque-, de Ginebra. Se desconoce qué sucedió a partir de ese momento con ese dinero depositado en el paraíso fiscal. Tampoco se sabe qué ha sido de la cuenta.

Esos y otros indicios de la existencia de dinero de los Borbones en el extranjero se ven ahora apuntalados por las grabaciones en las que Corinna Zu Sayn-Wittgenstein asegura que el anterior monarca la utilizó para esconder parte de su patrimonio en Mónaco y se explaya -aparentemente sin saber que estaba siendo grabada- sobre la existencia de cuentas en Suiza del anterior monarca que están a nombre de varios familiares.

De los Papeles de la Castellana a los de Panamá

Los Papeles de la Castellana, una investigación conjunta de eldiario.es, La Marea y Diagonal en 2016 a partir de una documentación remitida al buzón seguro Fíltrala, revelaron que cuatro miembros de la familia en la línea de sucesión habían regularizado en la amnistía fiscal del Gobierno de Mariano Rajoy cuatro millones de euros. El capital procedía del banco suizo Lombard Odier y correspondía a la infanta de España Alicia de Borbón Parma, a su hijo, el infante Carlos de Borbón-Dos Sicilias; y dos de sus nietos, Pedro de Borbón-Dos Sicilias y Orleans y su hermana, Cristina.

Y para repatriar el dinero, los familiares del rey utilizaron a viejos conocidos de los investigadores contra el fraude fiscal. Los vehículos financieros, las sociedades en paraísos fiscales y hasta los testaferros, utilizados por esa rama de los Borbones para repartirse el dinero de la herencia de la tía del rey emérito, María Cristina Borbón Parma, fallecida en 2009, son los mismos a los que recurrieron protagonistas de sumarios de corrupción.

En esa lista de personajes que compartían testaferros están el extesorero del PP Luis Bárcenas; el exministro y expresidente del Fondo Monetario Internacional, Rodrigo Rato, y la familia Pujol. La documentación en poder de eldiario.es sirvió para desvelar un sofisticado plan urdido años antes para repartirse la herencia a través de fundaciones panameñas, entidades suizas y sociedades radicadas en Islas Bermudas.

Durante varios días este medio destapó esas prácticas de la dinastía de los Borbones. Varios miembros de la saga  emitieron un comunicado en el que admiten haber recurrido a la amnistía fiscal pero atribuyen las informaciones a una “campaña de desprestigio”.

Otra investigación periodística, Los Papeles de Panamá, desarrollada por un consorcio internacional en el que estaban presentes El Confidencial y La Sexta, desveló que la infanta Pilar de Borbón mantuvo durante cuatro décadas una sociedad opaca en Panamá.

Los documentos secretos revelados en abril de 2006 situaban a la hermana del rey emérito y tía del actual monarca al frente de Delantera Financiera, una sociedad creada por el hiperactivo bufete Mossack Fonseca entre 1974 y 2014. La compañía se creó un mes después de que el entonces príncipe Juan Carlos asumiera la Jefatura del Estado tras el empeoramiento de la salud del dictador Francisco Franco y se cerró cinco días después de que Felipe VI fuera coronado.

El archivo sonoro de un comisario jubilado que manejó durante décadas documentación sensible sobre las más altas instituciones del Estado y hoy  encarcelado por corrupción amenaza ahora con destapar nuevos secretos sobre la fortuna de la familia real en el extranjero.

El diario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.