El “barco de la muerte” saudí carga explosivos en el puerto de Bilbao


Concentración realizada este lunes en Santurtzi para denunciar la llegada del buque saudí Bahri Yanbu. ONGI ETORRI ERREFUXIATUAK
Concentración realizada este lunes en Santurtzi para denunciar la llegada del buque saudí Bahri Yanbu. ONGI ETORRI ERREFUXIATUAK

El Bahri Yanbu, que llevaba anclado desde el domingo a la tarde en la terminal marítima vizcaína, ha cargado al menos un contenedor que ha llegado en un camión escoltado por la Guardia Civil. El Gobierno guarda silencio.

Hermético y gigante. Tan hermético y tan gigante como el silencio que rodea todo lo que transcurre en sus entrañas. El barco saudí Bahri Yanbu, anclado desde la tarde del domingo en el puerto de Bilbao, ha cargado este lunes material explosivo que, según temen distintas organizaciones de derechos humanos, podría ser empleado en los ataques contra la población civil en Yemen, donde la ONU calcula que se han registrado ya más de 200 mil muertes.

La carga se ha producido en torno a las 18.00 en medio de un gran hermetismo. Según ha podido confirmar Público, al menos un camión escoltado por la Guardia Civil ha accedido al puerto vizcaíno con un contenedor que llevaba etiquetas de explosivos.

Posteriormente, efectivos de Bomberos han participado en las labores de carga del barco, siguiendo lo estipulado en los casos de “mercancías peligrosas”. Los bomberos abandonaron el puerto en torno a las 19.00.

De momento se desconoce por completo la cantidad de material cargado. Tampoco se sabe cuál será su utilización ni su destino final.

“Después de pasarnos todo el día aquí, se ha confirmado la información que manejábamos: se ha cargado un contenedor con explosivos que seguramente se acabará usando en la guerra de Yemen, lo que nos convierte en cómplices del asesinato de población civil”, afirma a Público Ina Robles, el bombero que fue sancionado por negarse a subir armamento a un barco saudí y que este lunes, como integrante de la Comisión La Guerra Empieza Aquí de Ongi Etorri Errefuxiatuak, ha estado fuera del puerto vizcaíno.

Silencio oficial

No en vano, desde instancias oficiales han vuelto a optar por el más absoluto silencio en torno a este asunto. Se trata de un tema delicado: si los explosivos cargados en el buque saudí son empleados en los ataques contra Yemen, supondría una vulneración del Tratado Internacional sobre Comercio de Armas, ratificado por España.

En ese contexto, en la Delegación de Gobierno en Bilbao indican que cualquier información sobre la actividad del buque saudí en el puerto vizcaíno debe ser tramitada ante la Autoridad Portuaria. Sin embargo, en la Autoridad Portuaria despachan la consulta vía correo electrónico, con apenas 16 palabras que nada aclaran. “La Autoridad Portuaria de Bilbao no da ninguna información al respecto sobre el atraque de buques”, dice la versión oficial.

No hay dos sin tres. En las oficinas de Bergé Logistics, una importante empresa del sector marítimo, tienen una respuesta positiva y la otra negativa. “Sí, somos los consignatarios de Bahri”; “no, no tenemos ninguna información sobre ese barco”. La conversación duró algo menos de un minuto.

Mientras nadie sabía nada, en los alrededores del puerto de Bilbao –situado en realidad en el término municipal de Santurtzi, a unos 15 kilómetros de la capital vizcaína–, varias personas desplegaban una pancarta amarilla con un lema en euskera y castellano. “Gerra hemen hasten da. La guerra empieza aquí“. También llevaban una bandera de Ongi Etorri Errefuxiatuak (Bienvenidos Refugiados).

Desde esa organización de solidaridad con las personas migrantes denuncian, precisamente, que la guerra empieza allí, en el puerto de Santurtzi. Lo gritaron a viva voz hace un par de años, hasta que la naviera Bahri dejó de utilizar, por razones nunca especificadas, esa terminal marítima y pasó a cargar armas en Santander, Motril o Sagunto.

Los activistas vuelven a reivindicar que Bilbao está, otra vez, en esa ruta de la muerte. Así lo han hecho durante una concentración realizada este lunes a la mañana, marcada por el silencio oficial en torno a la carga de este barco.

“Falta de transparencia”

“La actitud de opacidad y falta de transparencia sobre la carga del Bahri Yanbu demuestra la necesidad de que el nuevo gobierno y el conjunto del Congreso aborde de forma urgente la Ley de Secretos Oficiales y que haya una ley que responda a los estándares democráticos similares a otros países”, afirmó a Público el portavoz de Amnistía Internacional, Alberto Estévez.

En efecto, la Ley de Secretos Oficiales del franquismo es una pieza clave de esta historia. Gracias a esa norma, el negocio de la venta de armas se mantiene bajo un absoluto hermetismo, de forma que las actas de la Junta Interministerial para el comercio y control del material de defensa y tecnologías de doble uso (JIMDDU) tiene garantizado que sus resoluciones en torno a la concesión de licencia de venta de armas no saldrá nunca más allá de sus paredes.

La ONG verde y pacifista Greenpeace –integrante junto a AI, Intermón Oxfam y FundiPau de la plataforma Armas Bajo Control– remarcó también que el nuevo Gobierno “debe explicar si se siguen exportando armas españolas que pueden utilizarse en Yemen contra civiles”, al tiempo que advirtió que la Ley de Secretos Oficiales “impide a la sociedad obtener información sobre el comercio de armas”.

Público