Residencia de Mayores: El cuento de la lechera, por María de la Cruz*


Francia cede y autoriza visitas a residencias de ancianos - San ...

La Pandemia nos tiene sumidas en incertidumbres varias, pero hay una muy especial, por el sufrimiento que está provocando en las personas mayores que viven en Residencias.

Pasan los días, semanas, meses y no ven ni de lejos ni de cerca, a sus hijas, o nietos, o bisnietas, o hermanos, o sobrinas, o a las amistades que han tenido a lo largo de sus vidas.

Por fin llega la Fase 2 y la Consejería de Sanidad anuncia que las Residencias se adecuarán para recibir visitas. Pero este martes se publica en el DOE el protocolo que regula las visitas y dice: “Se  permitirá  la  realización  de  visitas  de  familiares  en  aquellos  centros  que  se  encuentren  libre  de  COVID-19  y  en  donde  ningún  residente  se  encuentre  en  cuarentena”.

O sea, se rompió el cántaro de la leche. Porque en cualquier residencia con un promedio de 100 ó 200 mayores, siempre habrá alguien en cuarentena, porque haya tenido que ir al hospital, o a consulta externa, o presenta fiebre… y por lo tanto a su regreso debe guardar cuarentena.

¿Qué sentido tiene anunciar una medida que no se puede poner en práctica? Los familiares de ancianos residentes que estamos deseando ver a nuestros seres queridos nos hemos quedado estupefactos al comprobar que, con este régimen de visitas, no se puede visitar a nadie.

Una vez más, habrá que desenliar el lío, supongo que será como consecuencia de lo desprevenido que nos ha pillado el dichoso Coronavirus.

*María de la Cruz, es profesora jubilada residente en Badajoz, activista de luchas por la laicidad y la República, derechos humanos y feminismo que comprueba desesperada cómo no concuerdan  la letra y la práctica