Segovia: La región albergó en la Guerra Civil más de 30 campos y depósitos de prisioneros


El historiador Juan Carlos García-Funes publica ‘A recoger bombas: batallones de trabajo forzado en Castilla y León (1937-1942)’

Juan Carlos García-Funes, con su libro. / A. de Torre
Juan Carlos García-Funes, con su libro. / A. de Torre

Castilla y León albergó durante la Guerra Civil más de treinta campos de concentración y depósitos de prisioneros, fundamentalmente en Soria y Burgos, y se utilizó como mano de obra al menos a 46.401 personas, según explica en su último libro el historiador segoviano Juan Carlos García-Funes. ‘A recoger bombas: batallones de trabajo forzado en Castilla y León (1937-1942)’, título de la investigación, revela los entresijos de los campos de concentración y los trabajos forzados que llevaban a cabo los prisioneros en la zona.

«Durante la Guerra Civil, con los clasificados como desafectos al Movimiento Nacional, se formaron batallones que realizaban todo tipo de trabajos como la limpieza, desactivación de bombas, recogida de cadáveres y material a construcciones e infraestructuras necesarias para la guerra», precisó el autor, en declaraciones a Efe. El libro incluye un capitulo en el que se utiliza tanto la documentación propia de la burocracia militar como los testimonios de personas que estuvieron en los campos, para divulgar las condiciones de hambre torturas frío enfermedades, mortalidad y fusilamientos que se daban en ellos.

El título se debe al relato de un joven que trabajó como prisionero en Espinosa de los Monteros (Burgos), Francisco Barreña, quien explica algunos de los trabajos más peligrosos que realizaron en el campo de batalla, como la recogida de bombas. Esta obra supone un aporte a la memoria histórica de la región, ya que cuenta con un inventario por provincias de los trabajos que desarrollaron los prisioneros, algo que, a juicio de su autor, «es muy importante para que los pueblos puedan recuperar una parte su pasado y sigan investigado en su zona». En este sentido, insistió en la necesidad de que en España se conozca más el pasado y lamentado que las administraciones lleven más de treinta años de retraso respecto a países como Alemania, ya que «en España todavía se están cambiando los nombres de las calles franquistas».

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.