Las asociaciones de pacientes se desvinculan de la Plataforma por la Sanidad de Salamanca por desacuerdos


Las Asociaciones de Pacientes (Somos Capaces, AFIBROSAL, Plataforma de Afectados por Hepatitis C Salamanca) junto a la Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de Salamanca (ADSP) han anunciado que abandonan  la actual Plataforma de Sanidad salmantina por no estar “de acuerdo con el nuevo rumbo de actuación decidido en  la misma”. 

En un comunicado conjunto, las asociaciones de pacientes comunican su decisión de abandonar la Plataforma por la Sanidad de Salamanca por no estar de acuerdo con la dirección que ha tomado que, a su juicio, dista de sus propios principios rectores. “Nuestra participación en la plataforma de sanidad hasta ahora se ha sustentado en tres pilares: El respeto mutuo y  la solidaridad, la denuncia y análisis de las carencias sanitarias, y el diálogo con los responsables sanitarios aportando posibles vías de solución que fueron elaboradas por grupos de  trabajo, consensuadas y aprobadas por la propia Plataforma”, señalan.

Según apuntan ahora el “cambio de algunos representantes dentro de la plataforma ha hecho que el modo y el fin de la misma cambien”y se ha pasado, juzgan, “a una línea reactiva: la denuncia constante como desgaste y el protagonismo con matices políticos en los medios. Esto ha supuestouna ruptura con todo el riguroso trabajo  anterior, sin llegar siquiera a evaluar los resultados”.

“Como asociaciones, nos ha costado mucho esfuerzo tener la credibilidadque hemos alcanzado ante la ciudadanía como entidades independientes sin ambiciones políticas, y no podemos participar en este cambio sin ponerlas en peligro”, valoran.

Según estas asociaciones ahora “la línea que se quiere emprender se aleja de  nuestra forma de trabajar y de luchar para defender y proteger la Sanidad Pública y los intereses de las personas enfermas”.

Finalmente aseguran que seguirán reivindicando y defendiendo una sanidad pública de calidad y que esta sirva para ofrecer una respuesta real a los pacientes y también a los trabajadores sanitarios.

Tribuna de Salamanca