Fed. de Republicanos: Sobre la decisión del Tribunal Supremo


Gana la banca. Se quedaron con los más de 40.000 millones de euros que el erario (nuestros bolsillos) les prestó por la crisis hipotecaria y que los gobiernos no le han obligado a devolver, y hoy el Tribunal Supremo ha hablado y puesto del lado de esa banca y en contra del pueblo. En este régimen siempre gana la banca y el gran capital.


Sábado 10 a las 18:00 hrs
CONCENTRACIÓN
Frente al Tribunal Supremo


Aquella su sentencia que obligaba a los bancos a pagar el impuesto de las escrituras de las hipotecas duró un suspiro. Hoy el poder judicial, uno de los poderes de este régimen de Monarquía parlamentaria, ha decidido que el impuesto de actos jurídicos documentados de la escritura de las hipotecas lo tienen que pagar los ciudadanos. Esta es la justicia del reino de España: El poder judicial es injusto con las clases populares y las agrede, unas clases ya golpeadas por la crisis, con altas tasas de paro, de precariedad y de salarios que condenan al 15 % de los trabajadores a la pobreza, incapaces de hacer frente al pago de una hipoteca o un alquiler al alza. Y es injusto porque, como ha quedado manifiesto, su voluntad es la de los magnates y la banca, la misma que nos quita nuestros pisos y casas con las sentencias de desahucios de los juzgados a partir de leyes que fabrica el parlamento monárquico.

Los distintos gobiernos de la Monarquía llevan décadas promoviendo la vivienda en propiedad, para que la banca obtenga grandes beneficios, a través de préstamos, desgravaciones fiscales y de no asegurar una oferta apropiada y asequible de vivienda de alquiler (España tiene uno de los niveles más altos de la Unión Europea, el 85 por ciento, y apenas el 2 por ciento de la oferta total de vivienda está reservada para la vivienda pública o de alquiler subsidiado). Apenas hace cuatro años el Parlamento (con la oposición de la izquierda institucional) echaba por tierra la ILP de dación en pago. El pasado año fueron desahuciadas 22.300 familias. Con la entrada en vigor en 2016 del plazo establecido por la nueva ley de arrendamientos urbanos, se han disparado los precios de los alquileres y los desahucios de inquilinos. ¡Y ahora esto!

Si algo bueno tiene esta decisión es que es harto ilustrativa. Queda claro que los distintos poderes del Estado y el régimen en su conjunto no solo son incapaces de resolver el problema habitacional sino que lo agravan. No son parte de la solución, sino parte del problema. La solución solo puede venir de la mano de un nuevo régimen político, de una III República, con nuevas leyes, gobierno y justicia que representen y estén al servicio de las clases trabajadoras, de la mayoría social, del pueblo, donde la banca sea pública (para ayudar, no para robar, al ciudadano) y las hasta ahora clases dominantes pasen a ser dominadas.

En el recorrido del camino hacia ese objetivo debemos trabajar por la dación en pago, la paralización de los desahucios, la cesión a los Ayuntamientos de las viviendas que los bancos tienen en stock, para que sean ocupadas por familias desahuciadas mediante un alquiler social, el aumento del IBI municipal a la casa sin habitar y segundas viviendas,  la promoción y desarrollo de un parque público de viviendas en alquiler, asequibles a personas y familias (10% del salario), etc.

6 de noviembre de 2018

Comisión Permanente de Federación de Republicanos

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.