Las bases de Rota y Morón colocan a España en la diana; el programa PSOE/UP ni las cuestiona


En las bases españolas de Rota y Morón, utilizadas por el Pentágono, nunca hubo tanta actividad aérea desde las vísperas de la segunda Guerra del Golfo, en 2003. En ellas aterrizan y despegan en estos días, con una frecuencia inusual, enormes aviones cargueros como el Lockheed C-5 Galaxy y otros más pequeños como el Lockheed C-130 Hercules, según las webs que rastrean el tráfico aéreo.

Allí también ha efectuado escala un C-32, una versión castrense del Boeing 757-200, que es normalmente utilizado por el equipo de apoyo de emergencias en el extranjero (Foreign Emergency Support Team), con el que EEUU responde a ataques terroristas, aunque también ha transportado al brazo armado de la CIA (CIA Special Activities). Su rastro despareció cuando se adentró en el Mediterráneo Oriental.

EEUU aprovecha ambas bases para reforzar su presencia militar en Oriente Próximo ante un eventual enfrentamiento con el régimen de los ayatolás, desde que el 3 de enero asesinó con un dron al general iraní Qasem Soleimani. De forma indirecta, coloca así a los 550 militares y guardias civiles españoles destinados en Irak en el disparadero de unas hipotéticas represalias por parte de las milicias iraquíes chiíes afines a Teherán.

Insurgente