XII Semana republicana de Segovia


Ni Borbones, ni ladrones. Construyendo República frente al fascismo.
Colectivo Republicano Antonio Machado, Juventudes Socialista de Segovia, RPS, IU Segovia, PCE Segovia, Izquierda Castellana, PCE (ml), Yesca Segovia, Segovia Decide-Comité por la República.

La irrupción del coronavirus ha puesto en evidencia con claridad la precariedad de nuestro sistema de Salud Público y las condiciones draconianas en las que deben trabajar sus profesionales.
En nuestra comunidad autónoma y provincia, Segovia, esa situación se ve agravada aún más, por el desmantelamiento de servicios sanitarios provocados en los últimos años, tal y como han denunciado diferentes colectivos, además, vemos cómo esta parte de la España vaciada sufre en sus carnes las décadas de abandono y olvido de las instituciones tanto públicas como privadas, lo que demuestra que, si un territorio se vacía, no es por casualidad.

En el estado español, los años de gobiernos monárquicos, con sus políticas de recortes desmantelaron y privatizaron lo público y a empresas y sectores económicos estratégicos con el fin de enriquecer a unos pocos, en detrimento de la inmensa mayoría de la población. Con el pretexto de la crisis, las derechas recortaron los presupuestos a la sanidad, educación, servicios sociales, etc. Ahora vemos que esas políticas ponen en peligro el bienestar e, incluso, la vida de una mayoría, cuyos valedores, no olvidemos, son los gobiernos centrales y autonómicos y el resto de las instituciones del Estado.

Esas políticas son las responsables de las deficiencias de la sanidad pública, de que los profesionales sanitarios estén trabajando en condiciones lamentables, con plantillas insuficientes, sin apenas descanso y sin materiales de protección adecuados e insuficientes, poniendo en riesgo su salud y su vida, y la de todos. También faltan camas, UCIs y medios técnicos como respiradores.

Ahora, los trabajadores ven peligrar sus puestos de trabajo con los ERTEs y viven confinados con la angustia de perderlos porque los empresarios, finalizado el estado de alarma, pueden despedirlos. Además, muchos de ellos han estado trabajando sin medidas adecuadas de seguridad y protección y ven peligrar su salud. La CEOE se arrima a la derecha más franquista que hemos conocido, pensando en más mano de obra barata, precariedad e inestabilidad en el empleo y en nuestros hogares. ¡¡¡No lo vamos a permitir!!!”

Mientras todo esto ocurre, la Monarquía muestra, una vez más, su carácter corrupto y antidemocrático. El mismo día en que se iniciaba el estado de alarma, la Casa Real, aprovechando la tormenta para pasar inadvertidos, sacó un comunicado que confirmaba que, desde hacía un año, Felipe VI sabía que era titular de una cuenta con 1oo millones, que la dictadura teocrática saudí entregó a su padre, en el paraíso fiscal de Suiza. El Preparao nunca lo hizo público, sólo cuando se vio obligado por las informaciones periodísticas, ni lo puso en manos de la Fiscalía Anticorrupción. Todo un ejemplo de “conducta íntegra, honesta y transparente”.

Solo este escándalo era motivo suficiente para que el Rey abdicara, pero sin la más mínima vergüenza, cinco días después, para lavarse la cara aprovechando vilmente la desgracia de la crisis sanitaria, hizo una aparición pública con un discurso vacío, que no decía ni aportaba nada, ni condenaba tales hechos. El mismo día y a la misma hora, decenas de miles de cacerolas en todo el Estado retumbaban desde balcones y ventanas en señal de rechazo a la monarquía; pitidos y gritos exigiendo que Felipe VI se fuera.

Esta situación de emergencia sanitaria, social y económica se va a agravar aún más si las fuerzas republicanas, populares, de izquierdas, no somos capaces de, unidas, darle una salida, de trazar y luchar por una alternativa, que palie los efectos negativos que va a sufrir especialmente la clase trabajadora, luchando por medidas de protección de los derechos laborales, de generación de oportunidades, así como de protección social para las personas más desfavorecidas y en riesgo de exclusión. De no ser así, corremos el riesgo de que sea encauzada y manipulada por reaccionarios y fascistas.

La crisis sanitaria y la situación de miedo, desesperación e inseguridad la están utilizando las fuerzas de extrema derecha para lanzar su sucia y demagógica propaganda, llegando a proponer y defender abiertamente un Golpe de Estado: que los militares tomen el poder.

También, debemos estar atentos a que el propio Régimen se pueda ver tentado de, aprovechando el rebufo del estado de alarma y una vez que termine este, iniciar una deriva antidemocrática, de recorte de libertades y derechos fundamentales. En tal caso, debemos estar prestos a denunciarla y combatirla. Sabemos que esa situación solo alimentaría al fascismo.No debemos caer en los cantos de sirena de la “unidad nacional”. No podemos unirnos a aquellos que nos explotan, recortan salarios y pensiones, a aquellos que son un peligro para nuestra salud y vidas, aquellos que quieren quitarnos libertades. A esos se les combate.

Ahora es más necesaria que nunca la unidad, pero una unidad ideológica, de identidad, de proyecto común, para dar solución, en clave popular y trabajadora, a las crisis sanitaria, económica, social y del sistema monárquico.

Una República para la clase trabajadora que garantice la salud y el bienestar de nuestros pueblos y un futuro nuevo y mejor, en el que todas las naciones que conforman el Estado encuentren su sitio, así como su derecho a decidir.

Una nueva República como aquella que vio nacer nuestro compañero Nicolás Berzal, desaparecido recientemente, ejemplo de republicanismo, tenacidad, compañerismo y lucha, y cuya memoria tendremos presente muy especialmente en esta XII Semana Republicana de Segovia. 

Llamamos a los ciudadanos de Segovia a participar en la campaña del 14 de abril llenando sus balcones de banderas republicanas y en defensa de la sanidad pública y universal, y que este día, a las 21 h, salgan a sus balcones o ventanas a lanzar un grito contra la corrupta Monarquía y por la República, por un futuro nuevo y mejor.

¡Ni Corona, ni Virus! ¡Fuera los Borbones, corruptos y ladrones!
Ahora, más que nunca: ¡Salud y República!