Goodbye to Queen Elizabeth II


Hay mucha gente que hoy celebra la muerte de Isabel II, aunque el imperio sigue. No todo el mundo hace de hipócrita plañidera. Como dice nuestro compañero Nómino: “No nos cansaremos de pregonar que los monarcas son unos perniciosos psicópatas a los que no debemos creer nada –absolutamente nada”… Y de Isabel II nada, nada.

Queríamos publicar al apremio de la noticia, y como tantas veces, encontramos en redes un interesante resumen de la mano de Daniel Mayakovski @DaniMayakovski, que reproducimos a continuación enriquecido con algún comentario añadido y unos vídeos.

Antes que nada, nos sumamos al calor de la felicitación de este tuit:

A

Isabel II con 7 años haciendo el saludo nazi junto a su madre, la reina Isabel Bowes-Lyon, y su tío Eduardo VIII, príncipe de Gales y duque de Windsor. (1933)

La familia real británica se ha enriquecido a base del saqueo y la colonización de África.
En la corona y el cetro de Isabel II, hay fragmentos del diamante de la Estrella de África. La piedra fue robada de Sudáfrica en 1905 y tiene un valor de 400 millones de dólares.

En Yemen del Sur, Isabel II estableció un apartheid contra los yemeníes nativos, que eran perseguidos y asesinados por sus soldados de ocupación. En los años 60, el pueblo yemení se rebeló e Isabel II ordenó reprimir a todos los que se sublevaran. La Yemen de Isabel II…

En Kenia, apenas 6 meses después de la coronación de Isabel II, tuvo lugar la mayor masacre británica en África. La masacre de Mau Mau, donde los británicos reprimieron a los kenianos que se sublevaron y les bombardearon con 6 millones de bombas matando a más de 300.000 kenianos.

Igual que en la Alemania nazi, en Kenia con la aprobación de Isabel II y de Churchill, se establecieron campos de concentración incluso para niños. El modelo nazi fue usado por el imperialismo inglés contra los Mau Mau, usándolos como mano obra esclava y violando todos los DDHH.

Los campos de concentración británicos para niños en Kenia eran llamados «Wamumu Camp», donde era «educados» por los colonialistas blancos británicos y hacían trabajos forzados bajo disciplina militar.

Por no hablar del saqueo imperialista que persiste hasta hoy, el sistemático exterminio de indígenas apoyado por los británicos en sus gobiernos títeres en África o los golpes de estado contra países soberanos, todo bajo la monarquía de Isabel II que se enriquece de ello.

Y por supuesto, como dije en el primer tuit, su familia fue íntima amiga de los nazis, su tío Eduardo VIII junto a su mujer, Wallis Simpson, duquesa de Windsor, visitaban a Adolf Hitler muy a menudo en sus banquetes. Por otra parte, como toda la oligarquía capitalista mundial.

Era tal el fanatismo nazi de Eduardo VIII, tío de Isabel II, que, según correspondencia desclasificada, Eduardo VII deseaba el bombardeo nazi a Reino Unido y ayudaba a los nazis para poder establecer un estado fascista. Lo tuvieron que desterrar del pais rumbo a las Bahamas.

Esta es la «abuelita simpática» que los medios han blanqueado durante décadas. La «abuelita» que con 31 años comandó a un ejército a encerrar a 1,5 millones de personas en campos de concentración en Kenia y que vivió del saqueo, rodeada del oro robado a África.

Para los que dicen que andamos exagerando en el nazismo de la familia real británica, otro ejemplo. Felipe de Edimburgo, marido de Isabel II, tenía tres hermanas nazis miembros del NSDAP con sus maridos de la Werhmatch y una le puso de nombre Adolf a su hijo en honor a Hitler.

Felipe de Edimburgo, marido de Isabel II, encabeza un desfile nazi en homenaje fúnebre a su hermana Cecile Hesse. En la foto, familiares de la familia real británica como Christoph de Hesse con uniformes de las SS mientras los asistentes hacen el saludo nazi. Darmstadt, 1937.

Recomendamos un artículo publicado ayer en The Washington Post:
Queen Elizabeth II and the end of Britain’s imperial age
Interesante resumen, con detalles cómo su responsabilidad en la represión atroz de los movimientos de Liberación en varias colonias del Imperio.

Para saber más de las relaciones del nazismo con la corona británica y el mundo entero, volvemos a recordar un libro imprescindible:
Grandes negocios con Hitler

Y de cierre que mejor que con música, os dejamos con una canción que ya es historia, como la reina… God save the Queen, Sex Pistols

Fuente: Lo que somos