Fuerteventura: Continúan las protestas para exigir mejor sanidad


Las protestas contra la Consejería de Sanidad no cesan. Aunque ya hay un oncólogo permanente en el hospital, las concentraciones seguirán convocándose todos los jueves. Los manifestantes dicen que la lucha «ya no es solo por el oncólogo, sino por toda la sanidad, que está muy mal en la Isla».

Imagen de la protesta anteayer delante del Cabildo. (Foto: Javier Melián/Acfi Press)

Más de 250 personas volvieron a manifestarse ayer a mediodía para exigir una sanidad más digna en la Isla de Fuerteventura. La concentración, que se suma a las muchas desarrolladas a lo largo del mes de agosto, se realizó en esta ocasión en la calle Primero de Mayo, en concreto delante de la puerta del Cabildo majorero, y contó con la asistencia de numerosos representantes políticos.

Entre ellos, destacó la presencia del presidente insular, Marcial Morales, que informó de que el próximo día 1 de septiembre se reunirá con el consejero de Sanidad, Jesús Morera, «para hablar solo de la sanidad en la Isla» y abordar los problemas que en los últimos meses han afectado a sus usuarios.

«Es evidente que en sanidad hay que mejorar muchas cosas y una es la del oncólogo a la que se le está dando una solución paliativa. La sanidad en la Isla debe dar un cambio de ritmo que tiene que producirse ya y, en este sentido, el Gobierno de Canarias tiene que asumir sus compromisos: hace falta más cobertura y una dedicación especial a una Isla periférica que está por debajo de la media de Canarias en recursos y financiación sanitaria», señaló Morales.

Aunque la Consejería de Sanidad ha puesto un nuevo oncólogo para sustituir a la que dimitió el pasado mes de julio, los pacientes de cáncer y sus familiares demandan más información al respecto. «Esperemos que lo que dice el gerente del hospital sea cierto, pero queremos que de una vez por todas nos digan cuál es el nombre del oncólogo que se va a quedar fijo», manifestó Jackeline Montero, quien asegura que el especialista actual «es permanente, pero no fijo» y, según ella, «tiene que ser fijo».

Montero, que padece la enfermedad desde hace unos tres años y ha sido una de las voces más destacadas de las protestas durante el mes de agostó, explicó además que «esta lucha es por todo, no solo por los pacientes de oncología, sino por toda la sanidad, que está muy mal».

Reclaman una plaza de radioterapia. Así como los efectos de la quimioterapia sobre el cuerpo son demoledores, «también lo son los de la radioterapia, por eso es necesaria una plaza de radioterapia en la Isla para no tener que viajar a Gran Canaria a darse el tratamiento», manifestó Jackeline Montero.

Viajar, casi una sentencia de muerte. La familia de Malole Rodríguez aún tiene reciente el fallecimiento de un ser querido por cáncer y conoce bien la situación de emergencia sanitaria que vive la Isla: «Con el fallecimiento de nuestra madre descubrimos lo mal que está la sanidad en Fuerteventura. Solo había un oncólogo cuando deberían haber dos». También critica que se haga viajar a los pacientes: «Mi madre decidió no ir a Las Palmas, que era la opción que le quedaba, en el estado en el que están los enfermos trasladarlos es un delito, es prácticamente una sentencia de muerte». Rodríguez asegura que el personal sanitario en la Isla «es maravilloso», pero lamenta el estado del hospital: «Estaba sucio y roto, las ventanas agarradas con esparadrapo, obras doce horas al día, los parterres sucios y llenos de colillas».

Canarias 7