Las fosas comunes siguen a la espera


Fue en 2011 cuando se recibió la última ayuda pública y desde entonces poco se ha podido hacer, a pesar de que se tiene constancia de la existencia de diez nuevas fosas con 200 muertos más

Primer craneo encontrado en la exhumación de Piedrafita de Babia, en León, en 2002 / Eloy Alonso/ASOCIACIÓN PARA LA RECUPERACIÓN DE LA MEMORIA HISTÓRICA
Primer craneo encontrado en la exhumación de Piedrafita de Babia, en León, en 2002 / Eloy Alonso/ASOCIACIÓN PARA LA RECUPERACIÓN DE LA MEMORIA HISTÓRICA

Cinco años lleva parada la investigación sobre fosas comunes y víctimas de la Guerra Civil y la represión franquista. Fue en 2011 cuando se recibió la última ayuda pública y desde entonces muy poco se ha avanzado en un trabajo que, tras los ocho años previos de dura faena de indagar en archivos y registros civiles, había colocado a Asturias en una situación de cierto privilegio respecto a otras autonomías del país. Carmen García (Ponferrada, 1955), profesora de Historia Contemporánea de la Universidad de Oviedo, ha liderado desde 2003 el estudio que en 2011 dejó cerrado un mapa de fosas comunes que incluye algo más de 340 en el Principado y la recopilación de 27.000 nombres de víctimas mortales de la guerra y la represión.

Los nombres que faltan

GRÁFICO: El mapa de las fosas comunes de Asturias

A ellas habría que añadir ahora una decena más de fosas y otras doscientas víctimas mortales que han ido apareciendo en estos últimos años de parón. Sostiene Carmen García que harían falta solo un par de años y un par de investigadores para completar una tarea que se antoja necesaria y que conviene finiquitar cuanto antes, porque aún hoy quedan octogenarios y nonagenarios capaces de recordar y porque en todo este trabajo meticuloso de búsqueda juega un papel clave el de los testimonios orales.

Carmen García muestra un documental en el que se ven los grafitis de la cárcel de Cangas del Narcea
Carmen García muestra un documental en el que se ven los grafitis de la cárcel de Cangas del Narcea / SIMAL

El grueso de ese trabajo está hecho.Podrían surgir algunas fosas más, pero nunca sería una cifra muy abultada. Además, no está entre sus objetivos realizar catas de esas fosas para confirmar lo que la documentación y los testimonios apuntan. «Nosotros no las abrimos, en esto hay cierta polémica, hay partidarios de hacerlo y quienes no, es un tema vidrioso y complejo», precisa Carmen García, que sin embargo asegura que con una documentación rigurosa como la que ellos manejan no es preciso ir más allá.

Porque además en muchos casos esos restos humanos ya han desaparecido, por obras de infraestructura o por la propia composición del terreno, y porque además su localización exacta es prácticamente imposible. «Si alguien se planteara abrir todas esas fosas, va a llenar Asturias de agujeritos y no va a encontrar la mitad de la mitad», apunta. El mapa es, en todo caso, exhaustivo y absolutamente fiable. «Mapas de fosas en España como el nuestro, poquitos», subraya la profesora de la Universidad de Oviedo.

Sí queda, sin embargo, mucho trabajo por hacer en lo que se refiere a la base de datos de víctimas de la guerra y la represión entre los años 1936 y 1952. Desde la guerra, al franquismo, el movimiento de los huidos, de los fugados. «Encarcelamientos, represalias políticas de otro tipo ya no tocamos, solo muertes violentas derivadas de la guerra y la postguerra», apunta. Su base de datos se nutre de: muertos en combate de los dos bandos, víctimas civiles, represión republicana, represión franquista, guerra y postguerra, represión guerrillera y represión contra la guerrilla.

Milicianos tomando el barrio de Santo Domingo durante la ofensiva sobre Oviedo
Milicianos tomando el barrio de Santo Domingo durante la ofensiva sobre Oviedo / Constantino Suárez/MUSEO DEL PUEBLO DE ASTURIAS

El trabajo para alcanzar ese listado de 27.000 personas ha requerido de inmensas dosis de paciencia. Para empezar, se revisaron uno a uno los asientos de los 78 registros civiles asturianos. «Hay que ir mirando muertes violentas y no vale desde cuando termina la guerra, porque hay muchos que se inscribieron fuera de plazo, e incluso después de la transición». O sea, se miraron los registros civiles desde 1936 hasta el año 2010. En algunos casos es fácil saber qué muertes se produjeron en la guerra: «Murió gloriosamente luchando contra los fasciosos» o «Herido en combate, fue trasladado al hospital de Sama y falleció tres días después». El problema es cuando no se registran esos fallecimientos al producirse, por ejemplo, en una trinchera en plena batalla. «En el caso de los muertos en combate, revisamos la documentación del archivo de Salamanca, viendo la lista de batallones, cambios, reestructuraciones, estadillos de altas y bajas, cobros de nóminas», relata la investigadora. «Hay centenares de fuentes», revela Carmen García.

Sobre la represión republicana se cuenta con la documentación al completo, puesto que se acudió al Archivo Nacional para obtener los 11.000 fotogramas de la Causa General correspondiente a la Provincia de Oviedo. Aquí aparecen recogidos asesinatos de clérigos, incendios de conventos, incautaciones. Y de aquí se extrajeron los nombres de muchas de las víctimas que conforman ese extensísimo listado.

Hay más fuentes. «Creo que fui la primera persona que entró en el Valle de los Caídos para investigar los traslados», señala la investigadora.Son algo más de tres mil los asturianos que acabaron en territorio madrileño, la mayor parte de ellos procedentes de fosas comunes. Más de un millar corresponden al cementerio de San Pedro de los Arcos, que albergaba los muertos en combate de Oviedo.

No queda, obviamente, constancia escrita dado que no media procedimiento reglado alguno. A partir de 1979 se abrió un proceso para que se pudieran inscribir estos fallecimientos a través de los testimonios de quienes lo vivieron o conocieron, lo que hizo que se incorporaran a los registros civiles. Pero, obviamente, no fueron todos, y es difícil conocer la magnitud real de esa represión irregular de la que solo hay constancia a través de testimonios orales e informaciones indirectas. Las ejecuciones, en cambio, están perfectamente documentadas por escrito y saber quiénes murieron en el paredón es mucho más fácil.

El proyecto lleva cinco años en stand by. Creciendo muy poquito a poco gracias a la tarea ahora solitaria de Carmen García, que recibe algunos testimonios y continúa con el trabajo de documentación. Pero falta más. Aparte de concluir el trabajo de búsqueda de los soldados marroquíes, a la investigadora le gustaría también saltar las fronteras del Principado para poder poner nombre y apellidos a todos los asturianos que murieron fuera de la región, que son también muchos. No hay que olvidar que la mayor parte de los consejos de guerra contra asturianos se llevaron a cabo en Galicia. Aún faltan sus nombres para sumarlos a los 27.000.

El Comercio

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.