Jardines de Sabatini: el proyecto Real que levantó la II República


Tras expropiar el terreno en 1932, se derribaron las caballerizas y se levantó en su lugar el parque inspirado en la idea original del maestro italiano

n arquitecto zaragozano recuperó el proyecto de jardín de estética neoclásica – ARCHIVO ABC

Ninguno de los ocho reyes cuya impronta representan ahora las estatuas que se alzan en los pasillos laberínticos de los Jardines de Sabatini (Calle de Bailén, 2) pudo pasear entre los parterres de boj y los simétricos setos de aligustre. Ni Carlos III ni sus sucesores. Sólo los madrileños y sus visitantes pueden recorrer desde 1949 las monumentales escaleras que conectan las tres terrazas que configuran este majestuoso parque.

Sobre las casi tres hectáreas que ocupan los vetustos Jardines de Sabatini, a los pies del Palacio Real, se asienta la Historia de Madrid desde su fundación. Esta impresionante terraza albergó numerosos edificios hasta que en el siglo XVI se levantó el Alcázar. Tras el incendió que asoló la imponente construcción en Nochebuena de 1734, se proyectó sobre sus cenizas el actual Palacio destinado a ser la residencia de Felipe V. Se construyó con piedra y ladrillo. Nada de madera. El pavor a que volviera a suceder aquella desoladora estampa del Alcázar en llamas hizo que los arquitectos se decantaran por estos materiales ignífugos.

Carlos IIIprefirió construir un establo en vez de un jardín- ALFONSO

El monarca conocido como «el mejor alcalde de Madrid» fue el primer soberano que disfrutó del Palacio Real a partir de 1764. Sus arquitectos, Giovanni Battista Sachetti y luego Francesco Sabatini, proyectaron unos jardines en el ángulo norte del complejo que nunca se llevaron a cabo: se prefirió destinar este espacio a las Caballerizas Reales.

Este edificio fue derribado durante la II República (1931-1936), una vez que estos terrenos fueron expropiados en favor del Ayuntamiento de Madrid. En 1932 se celebró un concurso de ideas para transformar el lugar en un parque público que evocara la idea original del maestro Sabatini. Tres años después comenzaron las obras bajo la batuta del arquitecto zaragozano Fernando García Mercadal, unos trabajos que tuvieron que ser interrumpidos por la Guerra Civil. Fue el arquitecto Manuel Herrero Palacios quién culminó la obra en 1949.

En la década de los años 70 del siglo pasado, se produjo una importante transformación de los jardines con la construcción del puente de la calle de Bailén, que restó superficie a la zona verde e introdujo cambios en la situación de la puerta de acceso de la plaza de España y una nueva puerta directa a la terraza alta. Sin embargo, desde su inauguración nunca se ha emprendido una restauración integral del conjunto de estética neoclásica. Los materiales con los que fue edificado el jardín de Sabatini acarrean un desgaste, que ha derivado en la aparición de ciertas patologías graves que han obligado al Ayuntamiento a intervenir de forma integral.

ABC

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.