CARTAS DE VERANO ENTRE DOS MUJERES (6), POR E. DE LA CRUZ Y L. MODROÑO


Luz, te respondo:

Sí, ya mediados de mes…

Bueno, pues sigo con lo de ayer, donde lo deje: El resultado electoral autonómico indica también república pues, próxima y muy ya a la vuelta de la esquina, espero por el bien general; indica lo inquietante con lo que comenzaba ayer, indica que quien no opta por pisar tierra y se enreda en sus contradicciones, en su amparo al mal, lo lleva fatal y que el descalabro de PSOLé y de Podemitas e IU es porque no llegan ya a la mayoría, a su corazón y a su razón y problemas, porque se les ven ciertas costuras que son hilvanes, porque se disparan al pie queriendo irse con Cs unos; otros, no acabando de rematar la faena de la supuesta izquierda que son.

Y no es como dice Errejón, que sigue en sus trece y queriendo pillar foco a toda costa cuando no pilla ni una, porque eso de esconder el puño en alto no es el problema, el problema es que el puño lo abres y está vacío.

La izquierda española estatal, por así decirlo, no hace más que representar un centralismo monárquico-franquista, a la burguesía, al capital, no a sus bases que es solo una: los jodidos de la tierra que quieren ya, que toman la palabra y que desgraciadamente se repliegan a posiciones, que, termino como empecé, pueden hacerse cada vez más conservadoras, retros, y no ser ningún avance.

Fíjate que reclamamos Estado para ciertas cosas ahora necesarísimas: igualdad en la salud o la educación, en los derechos de vida, comer y tal… Cuando deberíamos estar a lo Lenin, más avanzaditos, que desde que murió ese hombre han pasado años, ¿eh? Pero, claro, a los clásicos como a Marx solo lo leen los Rochiltds y los demás listos de la tierra, que esos sí que saben lo que valen… de comunicación: el de Vox y algunos otros.

Y termino: en política internacional se ve igual, preservar mi trocito de terreno, mi país, poner muros a lo Trump porque los otros son mexicanos, simplemente negros, pobres, maricones, sudacas en general, africanos… Lo que sean, y yo: blanquito, wasp, ruso conservador ortodoxo y macho-man que la tiene más potente: el arma súper avanzada para la guerra. En fin… Claro que hay naciones como Francia que tiene algo que preservar aún, y que en todas las naciones hay mucho de bueno, ya sea la Rusia post URSS, China (que no olvidemos cómo explota a sus trabajadores, come perros y también murciélagos y tiene mierda y escupitinajos de miedo en sus calles y casas), Estados Unidos de Guantánamo, incluso España siendo como es un pudridero de lo mejor, un alma en pena que se vende al turismo grosero por no haber defendido sus fábricas, a su gente maltratada, un madero carcomidillo bastante y de nada que comparar. En todo lugar cuecen habas y en todo lugar hay bueno…

Lo que digo: Como no espabilemos y sepamos organizar desde alternativas e iniciativas que han perdido la izquierda y las organizaciones humanistas en general, vamos apañados. Le dejamos todo el terreno a la solución fácil: La conservadora, la de valores de derecha, parta del supuesto o trampantojo que parta; aunque parezca otra cosa o lo sea de momento. Y eso cuando no haya intereses internacionales de potencias de atomización de países, como han denunciado especialistas en geopolítica. Y al otro lado, el abismo directo y rancio que ya padecemos de un nacionalismo cuasi nazi exhibido sin tapujo en los medios. Y antimujer, por cierto.

Hoy quiero partir una lanza por los hombres avanzados. Los necesitamos en medio de la fobia machista a la mujer y lo que representamos. Necesitamos pensar en femenino. Los hombre no avanzados nos llevan a la ruina, y eso que soy optimista…

Quiero subrayar también que aunque yo pueda hablar en términos categóricos para enfatizar, siempre tendría que leerse un añadido por parte del lecto: “según mi opinión”, o “según creo, esto es así o asao”, porque si bien creo en la verdad como algo concreto, existente, que buscamos y debemos buscar, no creo que yo ni nadie la tenga al cien por cien, eso desde luego, lo que ocurre es que el énfasis es importante, el subrayado, y es muy pesado arrastrar las caenas de la modestia a todas horas, ya se supone que el lector es avispado y entiende que cada cual defienda su postura, que para machacarnos hay millones de soldados ahí fuera…

Sigo con mi lectura de la “conquista” de la Nueva España, esa verdadera historia de la que te hablé y estoy alucinada de lo que enseña ese libro. Cortés, Montezuma, las artes de la guerra y la política en modo diplomacia, el poder de esa atontadora industria de la fe, y las coronas derrochadoras que ya mostró muy bien Carande en Carlos V y sus banqueros.

Me pregunto por qué el ser humano con poder es tan tonto que no extiende el conocimiento ya que puede y se pierde con eso y con guerras y tanto matar gente, a cantidad de einsteins, de galileos, de flemings, que podrían haber sido…, de creadores de vacunas contra su aturdimiento, su ser maligno, sus bobadas. ¡Si todos saldríamos ganando, también ellos! Se avanzaría más rápido. Ya habríamos llegado a conocer a los marcianos que tanto añoran, ya habríamos llegado a ser felices juntos, quizá…

Y he llegado a la conclusión que es por el miedo. Se tiene miedo a que el hijo del obrero no vendidillo, seguro, sea más listo que Ayuso, que el de Aznar o su yerno (listo de verdad, no espabiladillo), más listo que el rey preparao, que las princesas de boca de fresa, que los nietos de los Soros y los judíos esos que dicen que gobiernan el mundo desde épocas de los zares o los egipcios, yo qué sé… Y que Jesucristo llevara razón y nos salvara… Pues nada, a crucificar a todo Dios… A matar por la base, a dilapidar y “al que destaque, pues ya lo contratará Hollywood”, como me dijo a mí un gurú proamericano. Sin gastarse un esfuerzo ni un dólar en su formación, en su búsqueda…

Cuando creemos que es el revés: que si lo hacemos bien, alguien se fijará, que hay oportunidades para todos si sacamos buenas notas… ¡Ay, qué ingenuidad! Eso, si acaso, cuando había valores no liberal-depredadores-capitalistas-rampantes de esta última fase del capitalismo tal como lo conocemos; cuando había humanistas y valores, y un electricista podía aspirar durante los años que se abrió la Universidad un poco (ya no tanto) a que su hijo llegara a abogado (nunca a diplomático, a la academia militar de oficiales de Zaragoza, a magistrado del Supremo, a gran periodista perpetuo de la tele, al FMI, al Banco Mundial o al Eurogrupo, eso no, pero sí a abogadillo, a cosillas, a maestro con doctorado…). Ya nunca más.

La élite del poder es la que se mueve en USA, la que paga las puertas traseras de Yale y otras… No el pobre, el del suburbio… Ni con ascender a la NBA llega ese a nada de sustancia. Y aquí menos sin el carné de pureza de sangre de exterminadores del 36.

Miedo a la mujer, creadora, al pobre, que puede ser más listo. Miedo del poder a perder su varita mágica, a que se descubra el pastel: lo que realmente vale él y cómo se lo monta y cuántas triquiñuelas y trucos sucios utiliza, guarda… Miedo, a que la gobernanza mundial esté en manos del mérito y la igualdad de oportunidades. Y todo lo demás: bonitos cuentos, papel mojado, declaraciones de intenciones, lindas… Para conformarnos… Arda Roma aunque sea con ellos, que si sale uno que destaca, ya le llevarán a su pudridero, a contaminarle, a corromperle. Y que nunca se sepa el pastel… ¿La vacuna? Ya la tenían de antemano. Eso dicen.

Y eso que soy optimista. Y se dan saltos adelante pese al poder corrupto y corruptor….

Luz, amiga: mientras termino esta carta me entero de que ha fallecido Lucio. Anarquista especial, con todas las palabras un hombre entero.

Fue un honor conocerle y aprender de todo lo que me contó. Le hice una entrevista para crónicapopular, que está en la red, cuando coincidimos gracias al Foro Social de Segovia, a su gente impresionante, coherente y generosa. Fue en unas jornadas de literatura: Otra forma de pensar otra forma de escribir… Yo ya había leído mucho sobre él, pero una cosa es “por referencias” y otra conocer a la gente, abrazar a la gente, empaparse de la mirada limpia, de la honestidad, de la entereza, del liderazgo, y su valor… para entender, como Lucio, que se es hombre o mujer para algo, para serlo y no para convertirse en un pelele de cualquier pelagatos, dejándose abusar.

Ya me dijo cómo en su hogar siempre de puertas y oídos abiertos, estuvieron los podemitas a tiempo, y no se enteraron un carajo de nada, es decir, que qué tontos. Pero, claro, es que enterarse conlleva la misma coherencia y eso ¿no es eso lo que estorba para enriquecerse y creerse uno o una gran señor o señora de despachito y postín?

Lucio, hombre que siempre trabajó manualmente, con la cabeza, con todo su ser, para avanzar en otro mundo digno de ser vivido, en otra vida digna de ese nombre y que no se paró cuando vio a su padre sufriendo por enfermedad sin dinero para las medicinas. Que no se paró ante ningún tontainas de estos que nos sobran tantos y habló de tú a los más encopetados asquerosos capitalistas y explotadores, que demostró que no somos el ratón Mickey siquiera, que somos personas de una pieza si queremos y que sí se puede, sí señor, pero de verdad.

Una reflexión es que hasta Ché debió haberle hecho caso y así el capitalismo no hubiera devenido en esta depravación y aniquilación de la gente, en esta rapiña y este covid siquiera, en esta riña vergonzosa entre los que se acusan de robar y todo eso la fórmula de la vacuna cuando los poderes del mundo entero tendrían que ponerse de acuerdo en distribuirla gratis, cuanto antes, igual que se ponen a exterminarnos…

Esas semillas que germinan la tierra fértil frente a la cizaña que no nos aporta más que apocalipsis, fin y sufrimiento antes del maldito fin, esas semillas buenas como Lucio, no nos inspiran funerales de plañideras aprovechadas incluso de eso, de sus víctimas, sino que nos inspiran lucha y seguir. Ellos no mueren, pero de verdad es así. Ya digo: germinan.

He perdido, porque soy tonta, el tiempo muchísimas veces, la posibilidad de volver a hablar y compartir con gente como Lucio. La última llamada me la hizo desde Madrid, yo creía que volvería a verle. No quiero nunca creer que el tiempo pasa, que los años se cumplen y que perdemos mucho el tiempo…

Lo que tú dices, Luz: conocer, comprender y actuar. No hay tiempo, más tiempo, que perder.

AnteriorSiguiente