Adiós al Medallón de Franco en la Plaza Mayor de Salamanca


El Ayuntamiento tendrá que aplicar la Ley de Memoria y retirar el símbolo franquista tras el informe de la Comisión de Patrimonio de la Junta de Castilla y León que establece que no existen “suficientes razones artísticas” que justifiquen su permanencia en la Plaza Mayor

Medallón del dictador Francisco Franco en la Plaza Mayor de Salamanca
Medallón del dictador Francisco Franco en la Plaza Mayor de Salamanca

MADRID- Adiós al Medallón de Franco en la Plaza Mayor de Salamanca. El Ayuntamiento de la ciudad, gobernado por el Partido Popular, tendrá que retirar el elemento escultórico sí o sí en las próximas fechas. Así lo ha determinado la Comisión Territorial de Patrimonio de la Junta de Castilla y León en un informe que señala que no existen razones de tipo artístico que justifiquen su mantenimiento en la Plaza Mayor de Salamanca y, por lo tanto, debe ser aplicada la Ley de Memoria Histórica.

Esta Ley establece la retirada de todos los símbolos que exalten la dictadura franquista con la excepción de aquellos que se determine que tengan una especial relevancia por su valor artístico, arquitectónico o artístico-religioso. Pues bien, el Medallón de Franco no es una excepción. 

“Ha sido una larga batalla. Se trata de una reivindicación histórica que el Partido Popular ha rechazado sistemáticamente. Tanto el alcalde, Alfonso Fernández, como el resto del partido, han mantenido una actitud muy evidente de intentar esquivar la Ley de Memoria y mantener el Medallón“, explica a Público José Sarrión, coordinador general de Izquierda Unida Castilla y León.

El inicio de la larga batalla mantenida contra el Ayuntamiento para retirar el Medallón de Franco, a la que hace referencia Sarrión, arrancó nada más aprobarse la Ley de Memoria Histórica, a finales de 2007. El PCE de Salamanca entregó entonces al Consistorio más de 7.000 firmas de salmantinos que pedían la retirada del Medallón. Pero no hubo respuesta y la la lucha continuó.

En 2013, Izquierda Unida Castilla y León registró una solicitud en el Ayuntamiento para que se retirara el símbolo franquista en cumplimiento de la Ley de Memoria. Sin embargo, el Consistorio no contestó a esta solicitud por lo que se dio por desestimada debido al silencio administrativo.

Fue entonces cuando la coalición de izquierdas decidió acudir a la Justicia y ganó. El Juzgado nº 2 de Salamanca de lo Contencioso-Administrativo resolvió en octubre de 2016 que el Ayuntamiento de Salamanca tenía dos opciones: retirar el círculo con la cara del dictador de la Plaza Mayor o aportar un informe de Patrimonio que avalara su permanencia por motivos de valor artístico.

El informe de la Comisión Territorial de Patrimonio de la Junta de Castilla y León, que ha sido aprobado por unanimidad, ha sido claro: el Medallón no cuenta con “suficientes razones artísticas” que “obliguen a mantenerlo necesariamente en su actual ubicación”.

“El Consistorio nos ha obligado a acudir a todas las instancias posibles y ha retrasado al máximo la aplicación de la Ley, pero, finalmente, tendrá que aplicarla. Ha sido una larga batalla y esto ha sido una victoria”, zanja Carrión, en conversación telefónica con Público.

Público